6 octubre, 2021

Conflicto interno del pueblo arhuaco llegó a la violencia

Las autoridades indígenas denunciaron el uso de la violencia usado dentro del territorio y piden la intervención del Gobierno nacional para frenar la crisis en la que se encuentran.

Según indican algunas personas de la comunidad, el conflicto está relacionado al poder administrativo. 
POR: JOAQUÍN RAMÍREZ.

Durante el fin de semana las comunidades indígenas arhuacas denunciaron el uso de la violencia, al parecer, por parte de Zarwawiko Torres, reciente cabildo gobernador revocado de su cargo, tras impedir el ingreso de personas de la misma etnia y entes de control al territorio.

Según indica la denuncia publicada en Twitter por la Confederación Indígena Tayrona, CIT, personas de la comunidad arhuaca no pudieron entrar a Nabusimake, lugar en el que se había pactado una reunión, debido a que Torres impidió el ingreso a “personas que no sean condescendientes con el apoyo a su apuesta de seguir siendo el gobernador del pueblo arhuaco”.

Lea también: Divisiones internas en los pueblos indígenas de la Sierra Nevada y la serranía

Ante el hecho de violencia, las comunidades arhuacas presentaron el caso ante la Fiscalía, el Ministerio del Interior, la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo, esta última entidad afirmó que se vulneró el derecho al libre tránsito de los miembros del pueblo arhuaco de la Sierra Nevada.  

Según relató la CIT, un grupo liderado por Torres tomó el control del portón que divide la ruta de Nabusimake y Pueblo Bello, e impidió el paso de autoridades civiles con el argumento de que no pueden intervenir en sus asuntos internos.

Danilo Villafañe, cabildo gobernador arhuaco del Magdalena, manifestó: “Se ha venido promocionando que esto es un asunto interno y que el Gobierno nacional y las entidades de control no deberían intervenir, pero personalmente, en representación de las 36 comunidades que desaprueban esta elección, creemos en la importancia de que el gobierno asista, medie, conozca la situación de cerca y pueda ayudar a resolverlo de manera pacífica”.

Por su parte, la líder indígena Leonor Zalabata, reconocida por defender los derechos de las comunidades, solicitó al alcalde de Pueblo Bello, Danilo Duque “la presencia de la fuerza pública, de manera urgente, dado que las autoridades mayores y mamos se encuentran indefensos ante la arremetida protagonizada por el señor Zarwawiko Torres”.

REVOCATORIA Y CAPTURA

La asamblea de mamos y autoridades centrales del pueblo arhuaco decidieron declarar el desacato y revocar la elección de Zarwawiko Torres como cabildo gobernador del resguardo, quien además fue presentado ante la justicia ordinaria por el delito de fraude procesal. La comunidad también pide al presidente Iván Duque ordenar su exclusión del registro en las bases de datos del Ministerio del Interior con el fin de superar la profunda crisis, la conflictividad y restablecer la unidad y armonía en el pueblo.

Le puede interesar: Crearon Alianza Interétnica para fortalecer autonomía de los pueblos indígenas

Según las autoridades arhuacas, Torres es responsable de la aprehensión violenta, el maltrato físico y moral perpetrado contra los miembros de la directiva general. Igualmente, del desmoralizante traslado y encarcelamiento en Nabusímake de dos de los miembros de dicha junta sin un juicio previo.

La asamblea tambiénexpuso un documento denominado Acta de Decisión Judicial, fechado el 28 de septiembre de 2021, en la cual revocan el mandato Torres y emiten la orden de captura en su contra y de su asesor Norey Maku Kigua.“El señor Zarwawiko Torres como autoridad, también carece de nulidad absoluta, toda vez que tiene deuda con la justicia propias y este no le permite ocupar cargo y es en contravía de los principios culturales”, expone el documento.

Por: REDACCIÓN/EL PILÓN