Publicidad
Categorías
Categorías
Sin categoría - 30 marzo, 2010

Cocotazos

Cocotazos a las personas que insisten en el afán de musicalizar excesivamente la misa. Es el colmo que quieran musicalizar hasta el Padre Nuestro. Todo tiene un límite y los asuntos religiosos también, con tanta música en un acto tan sobrio como una misa estamos llegando a los extremos, al ridículo.

Cocotazos a las personas que insisten en el afán de musicalizar excesivamente la misa. Es el colmo que quieran musicalizar hasta el Padre Nuestro. Todo tiene un límite y los asuntos religiosos también, con tanta música en un acto tan sobrio como una misa estamos llegando a los extremos, al ridículo.

Sin categoría
30 marzo, 2010

Cocotazos

Cocotazos a las personas que insisten en el afán de musicalizar excesivamente la misa. Es el colmo que quieran musicalizar hasta el Padre Nuestro. Todo tiene un límite y los asuntos religiosos también, con tanta música en un acto tan sobrio como una misa estamos llegando a los extremos, al ridículo.


Cocotazos a las personas que insisten en el afán de musicalizar excesivamente la misa. Es el colmo que quieran musicalizar hasta el Padre Nuestro. Todo tiene un límite y los asuntos religiosos también, con tanta música en un acto tan sobrio como una misa estamos llegando a los extremos, al ridículo.