Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 20 marzo, 2010

Carta a los congresistas del Cesar

Por: José Gregorio Guerrero A Felix, Ape, José Alfredo, Yensi, De la Peña y Muvdi Estimados amigos, ya pasó la ventolera de la política, el proceso para ustedes hacerse elegir. El Cesar y Colombia lo decidieron, fueron ustedes los escogidos; pero quiero dedicar a ustedes esta carta, que no es más que un compromiso que […]

Por: José Gregorio Guerrero


A Felix, Ape, José Alfredo, Yensi, De la Peña y Muvdi

Estimados amigos, ya pasó la ventolera de la política, el proceso para ustedes hacerse elegir. El Cesar y Colombia lo decidieron, fueron ustedes los escogidos; pero quiero dedicar a ustedes esta carta, que no es más que un compromiso que deben asumir ustedes con el Cesar.
En periodos anteriores los congresistas y senadores del Departamento, salían después de electos a recorrer unos caminos desconocidos, donde cada uno cogía por donde mejor le pareciera.  Esta individualidad es el resultado de lo que hoy podemos ver, un Departamento olvidado en el concierto nacional, desbarajustado, sin aparente liderazgo, pero que hoy podemos retomar las riendas y llevar esta gran nave a un puerto seguro.
Es por eso que los invito a que trabajen por el Cesar, que se haga en equipo, que antes de posesionarse, se reúnan, para que fijen  metas, para que todos tengan un mismo norte, y para que por fin sepan lo que van a hacer y a defender; para que el departamento  de verdad esté representado en la cúpula Nacional.
Demuestren ustedes que son personas serias, no vayan a hacer mal uso de la unidad Legislativa, no llenen sus cupos con amistades, compromisos y compadrazgos, nombren  en esa unidad a personas serias, profesionales y competitivas, de las cuales ustedes van a recibir una asesoría verdadera, para que se vea traducido en favorecimiento para el Departamento.
No se vayan a dejar meter los dedos en la boca con contratos millonarios, cuyo fin subyacente es darle la fronda a otros Departamentos y simplemente pasen ustedes como convidados de piedra, y terminen beneficiándose con la desgracia del departamento.   Abonen ustedes el camino a los futuros políticos del Cesar; sean personas serias, para que la credibilidad reviva; para que al momento de repetir ustedes estas aspiraciones, no sea el motivo de salir a tirar dineros, sino que por sus obras ustedes sean recompensados, nombrándolos nuevamente como Congresistas.
Antes de tomar decisiones, consúltenlas con los grandes líderes del departamento, traigan para el Cesar, lo que para en otros Departamentos es peste, traigamos conocimiento, traigamos tecnología. Que sean ustedes tan diligentes como los representantes y Senadores de Antioquia, de Cundinamarca, del Valle del Cauca y de otras zonas que están en desarrollo.
Quiero tocar un punto en especial, quiero que tomen el sartén de la minería por el mango, en el Departamento, quiero que se revisen los contratos, quiero que las tierras fértiles del Cesar tengan dolientes, quiero que sean ustedes diligentes y no se conviertan en los políticos inútiles que solo van a sentarse a dar pupitrazos y esperar que les paguen el salario y meterse los contratos dentro del bolsillo, para beneficiar a sus familias, mientras el Cesar se debate de hambre y de miseria.  Quiero verlos convertidos en prohombres y no en zánganos y bandidos, que simplemente se dedican a chuparle la sangre al Departamento.
Todos son mis amigos, pero el día que me toque señalar a uno de ustedes, con nombre propio, no dudaré en hacerlo; no es una amenaza ni una advertencia, simplemente soy un ciudadano más, que se siente con la capacidad y el deber de hacerlo; no me temblará el pulso para escribir sobre actos mal hechos, ni acusaciones soportadas con pruebas fehacientes.
El Cesar hoy está mudando plumaje, esa clase politiquera está desapareciendo, y hoy está comprobado que puede llegar al Congreso de la República, desde un profesor, un visitador médico, pasando por jóvenes empresarios; y esto lo que traduce es que la democracia en el Cesar está aprendiendo a caminar.
Antes la maquinaria elegía a los mismos, con las mismas; hoy la maquinaria está eligiendo a personas del común y corriente; pronto la maquinaria también tendrá que desaparecer; y será el pueblo a voto limpio quien los elija. Pero entiendo que esto es un proceso por el cual debemos pasar para depurar la política en el Cesar.
No siendo más, me despido de ustedes deseándoles buen viento y buena mar; y que el Dios del Cielo les de la suficiente sabiduría salomónica, para enfrentar y solucionar las grandes problemáticas que tiene el Departamento.
Feliz fin de semana,

www.goyoguerrero.com
[email protected]

Columnista
20 marzo, 2010

Carta a los congresistas del Cesar

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
José Gregorio Guerrero Ramírez

Por: José Gregorio Guerrero A Felix, Ape, José Alfredo, Yensi, De la Peña y Muvdi Estimados amigos, ya pasó la ventolera de la política, el proceso para ustedes hacerse elegir. El Cesar y Colombia lo decidieron, fueron ustedes los escogidos; pero quiero dedicar a ustedes esta carta, que no es más que un compromiso que […]


Por: José Gregorio Guerrero


A Felix, Ape, José Alfredo, Yensi, De la Peña y Muvdi

Estimados amigos, ya pasó la ventolera de la política, el proceso para ustedes hacerse elegir. El Cesar y Colombia lo decidieron, fueron ustedes los escogidos; pero quiero dedicar a ustedes esta carta, que no es más que un compromiso que deben asumir ustedes con el Cesar.
En periodos anteriores los congresistas y senadores del Departamento, salían después de electos a recorrer unos caminos desconocidos, donde cada uno cogía por donde mejor le pareciera.  Esta individualidad es el resultado de lo que hoy podemos ver, un Departamento olvidado en el concierto nacional, desbarajustado, sin aparente liderazgo, pero que hoy podemos retomar las riendas y llevar esta gran nave a un puerto seguro.
Es por eso que los invito a que trabajen por el Cesar, que se haga en equipo, que antes de posesionarse, se reúnan, para que fijen  metas, para que todos tengan un mismo norte, y para que por fin sepan lo que van a hacer y a defender; para que el departamento  de verdad esté representado en la cúpula Nacional.
Demuestren ustedes que son personas serias, no vayan a hacer mal uso de la unidad Legislativa, no llenen sus cupos con amistades, compromisos y compadrazgos, nombren  en esa unidad a personas serias, profesionales y competitivas, de las cuales ustedes van a recibir una asesoría verdadera, para que se vea traducido en favorecimiento para el Departamento.
No se vayan a dejar meter los dedos en la boca con contratos millonarios, cuyo fin subyacente es darle la fronda a otros Departamentos y simplemente pasen ustedes como convidados de piedra, y terminen beneficiándose con la desgracia del departamento.   Abonen ustedes el camino a los futuros políticos del Cesar; sean personas serias, para que la credibilidad reviva; para que al momento de repetir ustedes estas aspiraciones, no sea el motivo de salir a tirar dineros, sino que por sus obras ustedes sean recompensados, nombrándolos nuevamente como Congresistas.
Antes de tomar decisiones, consúltenlas con los grandes líderes del departamento, traigan para el Cesar, lo que para en otros Departamentos es peste, traigamos conocimiento, traigamos tecnología. Que sean ustedes tan diligentes como los representantes y Senadores de Antioquia, de Cundinamarca, del Valle del Cauca y de otras zonas que están en desarrollo.
Quiero tocar un punto en especial, quiero que tomen el sartén de la minería por el mango, en el Departamento, quiero que se revisen los contratos, quiero que las tierras fértiles del Cesar tengan dolientes, quiero que sean ustedes diligentes y no se conviertan en los políticos inútiles que solo van a sentarse a dar pupitrazos y esperar que les paguen el salario y meterse los contratos dentro del bolsillo, para beneficiar a sus familias, mientras el Cesar se debate de hambre y de miseria.  Quiero verlos convertidos en prohombres y no en zánganos y bandidos, que simplemente se dedican a chuparle la sangre al Departamento.
Todos son mis amigos, pero el día que me toque señalar a uno de ustedes, con nombre propio, no dudaré en hacerlo; no es una amenaza ni una advertencia, simplemente soy un ciudadano más, que se siente con la capacidad y el deber de hacerlo; no me temblará el pulso para escribir sobre actos mal hechos, ni acusaciones soportadas con pruebas fehacientes.
El Cesar hoy está mudando plumaje, esa clase politiquera está desapareciendo, y hoy está comprobado que puede llegar al Congreso de la República, desde un profesor, un visitador médico, pasando por jóvenes empresarios; y esto lo que traduce es que la democracia en el Cesar está aprendiendo a caminar.
Antes la maquinaria elegía a los mismos, con las mismas; hoy la maquinaria está eligiendo a personas del común y corriente; pronto la maquinaria también tendrá que desaparecer; y será el pueblo a voto limpio quien los elija. Pero entiendo que esto es un proceso por el cual debemos pasar para depurar la política en el Cesar.
No siendo más, me despido de ustedes deseándoles buen viento y buena mar; y que el Dios del Cielo les de la suficiente sabiduría salomónica, para enfrentar y solucionar las grandes problemáticas que tiene el Departamento.
Feliz fin de semana,

www.goyoguerrero.com
[email protected]