5 octubre, 2021

¿Así es el fin del mundo? Un día sin WhatsApp, Facebook e Instagram

El día de ayer tres de las principales redes sociales presentaron caídas prolongadas en todo el mundo, lo que afectó la conectividad de las personas.

WhatsApp, Facebook e Instagram hicieron perder la conectividad a millones de personas en el mundo.

La mañana del 4 de octubre, WhatsApp, Facebook e Instagram presentaron fallas en su conectividad hasta altas horas de la tarde, cuando paulatinamente las tres redes sociales fueron restableciendo su funcionamiento.

Todos los usuarios resultaron sorprendidos. Los mensajes no se enviaban ni llegaban; las notificaciones no sonaban; el feed se paró y no cargaba más. Se pausó el mundo. Por eso no se hicieron esperar las reacciones y todo tipo de comentarios por medio de Twitter, donde rápidamente se hizo tendencia la caída de las tres grandes.

Y es que desde hace varios años, en nuestro día a día, las redes sociales cumplen distintos roles como la de informar, entretener, comunicarnos entre otras. Se hicieron indispensables. Tal es el nivel de influencia actual de las redes que algunas personas logran explotar sus habilidades, potenciar negocios y obtener beneficios económicos por medio de ellas. Sin embargo, debido a la afectación que tuvieron varios sectores económicos se vieron afectados.

Ejemplo, Luis Miguel Calderón, CEO del Restaurante Luisk: “Nosotros nos apalancamos en la tecnología, tanto para temas publicitarios, toma de pedidos y comunicación interna del restaurante, más aun cuando estábamos en un evento tan relevante para este tipo de negocios como lo es Master Food acá en Valledupar”.

Por otro lado están las personas que utilizan estos medios sociales para su labor diaria en distintos campos, como lo explica Jorge Colpas, técnico en sistemas: “Por WhatsApp es donde genero la comunicación con los distintos clientes; los reportes de localización y servicios exitosos con la empresa se hacen por allí”.

Negocios como Multi Servicios Murano vieron cómo sus ventas de papelería mermaron. “No teníamos manera de recibir por WhatsApp los documentos para imprimir, lo que hizo que las ventas disminuyeran un poco” afirmó Javier Prieto dueño del local.

Vigilantes, técnicos de instalaciones, restaurantes, medios de comunicación, ventas por redes y un sin número de ocupaciones se vieron afectados por las fallas de WhatsApp, Facebook e Instagram. Estos ejemplos reflejan lo relevante que las redes se han convertido en nuestra vida, no solo como medio de entretención, sino como medio de trabajo, sea directo o indirecto.

POR: JHOSER BERMÚDEZ