Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 22 abril, 2010

Algo más sobre los verde

MEDIO AMBIENTE Por: Hernán Maestre Martínez Valledupar Ciudad Ecológica de Colombia. Recuperemos y Conservemos las cuencas de los ríos Guatapurí y Cesar. La trayectoria de los partidos políticos verde en el mundo ha ido defraudando  convertidos en muchos casos en una forma de hacer política que no era alternativa, ni aglutinadora de marginalidades, ni partido […]

MEDIO AMBIENTE

Por: Hernán Maestre Martínez

Valledupar Ciudad Ecológica de Colombia. Recuperemos y Conservemos las cuencas de los ríos Guatapurí y Cesar.

La trayectoria de los partidos políticos verde en el mundo ha ido defraudando  convertidos en muchos casos en una forma de hacer política que no era alternativa, ni aglutinadora de marginalidades, ni partido –movimiento, ni partido anti-partido. La realidad ha sido cruel con las ilusiones iniciales de muchos de los que creyeron y siguen creyendo que podría crearse fácilmente unas concepciones políticas nuevas con miembros y costumbres de partidos políticos antiguos. ¿Será que aquí en Colombia no pasa lo mismo?.
En nuestro país, los del partido verde han confluido allí como una alternativa de asilo, en la medida que no consiguen posibilidades en los partidos en que han militado tradicionalmente por convicción o tradición, es decir, lo hacen por la conveniencia de lograr un aval u otros intereses, pero de ninguna manera porque se sientan VERDE. Nos preguntamos, ¿Tendremos aquí en nuestro entorno, ejemplos palmarios? Blanco es, la gallina lo pone.
La realidad ha conmocionado y desilusionado a muchos impulsores de los partidos verde por las mezquindades, las intrigas, los comportamientos, intransigencias y otros aspectos no muy verdes han hecho mella en la ilusión de los primeros militantes, ya que se han dedicado a mecanismos insanos para obtención de votos, que incluso les va a impedir lograr representación institucional con continuidad, ellos mismos, los que han llegado ahora, están lanzando fuera del circuito a los que medraban a corto plazo, a los justos de ilusión y a un gran colectivo que veía en el CAMINO VERDE que sus propuestas podrían ser mínimamente una realidad. Por favor, no se dejen desplazar por los espurios asistidos por apetitos de poder.
Muchos de estos angelitos que visten de verde aparentan ser ausentes o apáticos estigmatizando a los partidos tradicionales, pero esto es sólo un disfraz, ya que no pueden desconocer que militaron en los partidos tradicionales y que la política es polémica  y problemática, en tal sentido, el militante verde debe comprender que estas dos características hacen necesario una reflexión: aún siendo las ideas que se defienden incuestionables desde un punto de vista ético, el realizar cambios sin consenso, sin la comprensión, sin una previa educación, sin una justificación pública y continua, no servirán para nada (con eufemismos, mimos, insignias, signos y apariencias no cambiamos nada), así las cosas, el futuro de los verdes es corto o efímero como ha pasado con otros partidos en Colombia que sólo fueron novelerías.
NOTA BREVE:

Insistimos en que la problemática de la arborización de Valledupar es un problema serio con alta incidencia de la plaga comején, que afecta el 35% de los árboles de Valledupar, especialmente a los uvito, almendro, mango, alistonia, cañahuate y ceiba. Se ha encontrado últimamente un alto porcentaje de comején en la palma de botella y cocoteros, y otros insectos y enfermedades, a estos no escapan los olivos, robles y otras especies arbóreas, lo que amerita un sumo cuidado por algún ente que se responsabilice de estos controles y mantenimiento de la vegetación de Valledupar, que es considerada como una de las ciudades más arborizadas del país. Si no le ponemos cuidado a esta situación en el mediano plazo, dejaremos de ser la ciudad admirada por su vegetación.
En Valledupar, se ha introducido una serie de especies que no son adecuadas para la ecología nuestra en cuanto a suelo, humedad relativa y otras condiciones; por tanto, se están deteriorando rápidamente, lo que implica una reingeniería del sistema de arborización para eliminar árboles envejecidos, árboles plantados en sitios inadecuados, árboles que afectan las placas de los pavimentos, controlar las podas inadecuadas, entre otros. Aquí hemos traído especies foráneas despreciando las nuestras que están adaptadas y también embellecen el paisaje.
Alcalde, propiciemos una reunión con entidades que tengan cierta responsabilidad en el tema y personas que muestren interés por mejorar la parte ambiental de la ciudad, (Corpocesar, Amoblamiento Urbano, ONG’s, ambientalistas y colegios) para crear un ente o una Sociedad de Ornato y Embellecimiento de la Ciudad.

Columnista
22 abril, 2010

Algo más sobre los verde

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Hernán Maestre Martínez

MEDIO AMBIENTE Por: Hernán Maestre Martínez Valledupar Ciudad Ecológica de Colombia. Recuperemos y Conservemos las cuencas de los ríos Guatapurí y Cesar. La trayectoria de los partidos políticos verde en el mundo ha ido defraudando  convertidos en muchos casos en una forma de hacer política que no era alternativa, ni aglutinadora de marginalidades, ni partido […]


MEDIO AMBIENTE

Por: Hernán Maestre Martínez

Valledupar Ciudad Ecológica de Colombia. Recuperemos y Conservemos las cuencas de los ríos Guatapurí y Cesar.

La trayectoria de los partidos políticos verde en el mundo ha ido defraudando  convertidos en muchos casos en una forma de hacer política que no era alternativa, ni aglutinadora de marginalidades, ni partido –movimiento, ni partido anti-partido. La realidad ha sido cruel con las ilusiones iniciales de muchos de los que creyeron y siguen creyendo que podría crearse fácilmente unas concepciones políticas nuevas con miembros y costumbres de partidos políticos antiguos. ¿Será que aquí en Colombia no pasa lo mismo?.
En nuestro país, los del partido verde han confluido allí como una alternativa de asilo, en la medida que no consiguen posibilidades en los partidos en que han militado tradicionalmente por convicción o tradición, es decir, lo hacen por la conveniencia de lograr un aval u otros intereses, pero de ninguna manera porque se sientan VERDE. Nos preguntamos, ¿Tendremos aquí en nuestro entorno, ejemplos palmarios? Blanco es, la gallina lo pone.
La realidad ha conmocionado y desilusionado a muchos impulsores de los partidos verde por las mezquindades, las intrigas, los comportamientos, intransigencias y otros aspectos no muy verdes han hecho mella en la ilusión de los primeros militantes, ya que se han dedicado a mecanismos insanos para obtención de votos, que incluso les va a impedir lograr representación institucional con continuidad, ellos mismos, los que han llegado ahora, están lanzando fuera del circuito a los que medraban a corto plazo, a los justos de ilusión y a un gran colectivo que veía en el CAMINO VERDE que sus propuestas podrían ser mínimamente una realidad. Por favor, no se dejen desplazar por los espurios asistidos por apetitos de poder.
Muchos de estos angelitos que visten de verde aparentan ser ausentes o apáticos estigmatizando a los partidos tradicionales, pero esto es sólo un disfraz, ya que no pueden desconocer que militaron en los partidos tradicionales y que la política es polémica  y problemática, en tal sentido, el militante verde debe comprender que estas dos características hacen necesario una reflexión: aún siendo las ideas que se defienden incuestionables desde un punto de vista ético, el realizar cambios sin consenso, sin la comprensión, sin una previa educación, sin una justificación pública y continua, no servirán para nada (con eufemismos, mimos, insignias, signos y apariencias no cambiamos nada), así las cosas, el futuro de los verdes es corto o efímero como ha pasado con otros partidos en Colombia que sólo fueron novelerías.
NOTA BREVE:

Insistimos en que la problemática de la arborización de Valledupar es un problema serio con alta incidencia de la plaga comején, que afecta el 35% de los árboles de Valledupar, especialmente a los uvito, almendro, mango, alistonia, cañahuate y ceiba. Se ha encontrado últimamente un alto porcentaje de comején en la palma de botella y cocoteros, y otros insectos y enfermedades, a estos no escapan los olivos, robles y otras especies arbóreas, lo que amerita un sumo cuidado por algún ente que se responsabilice de estos controles y mantenimiento de la vegetación de Valledupar, que es considerada como una de las ciudades más arborizadas del país. Si no le ponemos cuidado a esta situación en el mediano plazo, dejaremos de ser la ciudad admirada por su vegetación.
En Valledupar, se ha introducido una serie de especies que no son adecuadas para la ecología nuestra en cuanto a suelo, humedad relativa y otras condiciones; por tanto, se están deteriorando rápidamente, lo que implica una reingeniería del sistema de arborización para eliminar árboles envejecidos, árboles plantados en sitios inadecuados, árboles que afectan las placas de los pavimentos, controlar las podas inadecuadas, entre otros. Aquí hemos traído especies foráneas despreciando las nuestras que están adaptadas y también embellecen el paisaje.
Alcalde, propiciemos una reunión con entidades que tengan cierta responsabilidad en el tema y personas que muestren interés por mejorar la parte ambiental de la ciudad, (Corpocesar, Amoblamiento Urbano, ONG’s, ambientalistas y colegios) para crear un ente o una Sociedad de Ornato y Embellecimiento de la Ciudad.