Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 4 marzo, 2010

A elegir congresistas sanos

Algo sobre Por: José Romero Churio Los colombianos no podemos seguir actuando como el avestruz. Para superar la pobreza y el subdesarrollo hay que levantar la cerviz y asumir con dignidad la responsabilidad que otorga la democracia, cuya base fundamental es el voto, a través del cual los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país eligen […]

Algo sobre

Por: José Romero Churio

Los colombianos no podemos seguir actuando como el avestruz. Para superar la pobreza y el subdesarrollo hay que levantar la cerviz y asumir con dignidad la responsabilidad que otorga la democracia, cuya base fundamental es el voto, a través del cual los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país eligen de manera voluntaria a quienes nos gobiernan.
La actual realidad de nuestro país es vergonzante, ya que muchos de los elegidos para gobernarnos están o fueron encarcelados por comisión de delitos. Algunos porque los cometieron para llegar a los altos cargos y otros mientras los desempeñaban.
Y más vergonzoso aún es que la mayoría de estos presos y ex reos que quedan inhabilitados políticamente, descaradamente los relevan, los cónyuges, hijos, otros parientes o amigos muy fieles, que con el dinero obtenido ilícitamente y sus reductos burocráticos vuelven a recuperar las posiciones, mediante las cuales se han perpetuado en el poder, más que todo para beneficio particular que general.
En vista de tan paradójica condición, el próximo 14 de marzo es el momento de emplazar a tales miembros del Congreso de la Republica por personas idóneas y decentes, cualidades demostradas con sus trayectorias y gestiones en bien del mejoramiento colectivo.
Una de estas nuevas opciones para el Senado es el doctor Stevenson Marulanda Plata, quien tiene una trayectoria admirable: profesor formador de cirujanos. Profesor Emérito del Hospital Universitario de la Samaritana de Bogotá. Por sus valiosos logros le han otorgado múltiples distinciones, tanto a nivel nacional como internacional, entre los cuales sobresalen el Premio Nacional de Gastroenterología, Premio a la Excelencia en Medicina concedido por la Asociación de Ex alumnos de Medicina de la Universidad Nacional y Premio latinoamericano de Cirugía.
Miembro honorario y dos veces presidente de la Asociación Colombiana de Cirugía, fundador y dos veces presidente del Colegio Médico Colombiano, Fundador y primer Presidente de la Asociación Nacional de Profesionales de la Salud para Reformar La ley 100. Principal artífice de la  ley 1164  de 2007 que organiza el talento humano de la salud. Tiene titulo de Gerente en Salud Pública y cursa octavo semestre de Derecho.
Stevenson Marulanda, en su proyecto político no promete riqueza gratuita, ya que no  existen los milagros. Es consciente que para alcanzar un mayor desarrollo económico y social hay que trabajar todos los días con tenacidad y sentido de pertenencia. Lo que sí promete es defender la vida y su respeto, frenar la corrupción, disminuir la miseria, aumentar el empleo en busca de mejores oportunidades.
Desde hace muchos años viene trabajando por mejorar la calidad en la prestación de los servicios de salud y de la educación que recibimos los colombianos. Su altruismo lo ha llevado a convertirse en político, con la convicción que nunca jamás será un politicastro. Siempre estará pendiente en ayudar a solucionar las dificultades de las regiones y del país. Piensa que el factor fundamental para elevar el nivel económico, social y cultural de los pueblos es su clase dirigente. De cuya gestión depende que progresen o permanezcan marginados, estancados y empobrecidos.
No podemos seguir equivocándonos en la elección de nuestros representantes al Congreso, el compromiso de los buenos ciudadanos es elegir congresistas sanos con la esperanza  de que permitan vivir con la dignidad a la que tienen derecho todos los colombianos.
Stevenson Marulanda es un buen candidato, con mucha opción de salir elegido, ya que las encuestas lo ubican de cuarto en la lista del movimiento político Compromiso Ciudadano por Colombia, liderado por el candidato presidencial Sergio Fajardo. Ambos invitan a votar voluntariamente con responsabilidad, para establecer una nueva época de la política colombiana, en la que la gente sienta confianza en sus dirigentes y sus representantes sean un orgullo. En fin, Solicitan erradicar la venta del voto, costumbre aberrante que se practica en Colombia, como una subasta en donde los politiqueros compran la conciencia ciudadana y la utilizan según sus intereses.
El próximo 14 de marzo, los invito apoyar con su voto a los  aspirantes al Congreso de la Republica con hojas de vida como la de Stevenson Marulanda, cuyo logo es la mano tricolor y su número el 9.

[email protected]

Columnista
4 marzo, 2010

A elegir congresistas sanos

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
José Romero Churio

Algo sobre Por: José Romero Churio Los colombianos no podemos seguir actuando como el avestruz. Para superar la pobreza y el subdesarrollo hay que levantar la cerviz y asumir con dignidad la responsabilidad que otorga la democracia, cuya base fundamental es el voto, a través del cual los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país eligen […]


Algo sobre

Por: José Romero Churio

Los colombianos no podemos seguir actuando como el avestruz. Para superar la pobreza y el subdesarrollo hay que levantar la cerviz y asumir con dignidad la responsabilidad que otorga la democracia, cuya base fundamental es el voto, a través del cual los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país eligen de manera voluntaria a quienes nos gobiernan.
La actual realidad de nuestro país es vergonzante, ya que muchos de los elegidos para gobernarnos están o fueron encarcelados por comisión de delitos. Algunos porque los cometieron para llegar a los altos cargos y otros mientras los desempeñaban.
Y más vergonzoso aún es que la mayoría de estos presos y ex reos que quedan inhabilitados políticamente, descaradamente los relevan, los cónyuges, hijos, otros parientes o amigos muy fieles, que con el dinero obtenido ilícitamente y sus reductos burocráticos vuelven a recuperar las posiciones, mediante las cuales se han perpetuado en el poder, más que todo para beneficio particular que general.
En vista de tan paradójica condición, el próximo 14 de marzo es el momento de emplazar a tales miembros del Congreso de la Republica por personas idóneas y decentes, cualidades demostradas con sus trayectorias y gestiones en bien del mejoramiento colectivo.
Una de estas nuevas opciones para el Senado es el doctor Stevenson Marulanda Plata, quien tiene una trayectoria admirable: profesor formador de cirujanos. Profesor Emérito del Hospital Universitario de la Samaritana de Bogotá. Por sus valiosos logros le han otorgado múltiples distinciones, tanto a nivel nacional como internacional, entre los cuales sobresalen el Premio Nacional de Gastroenterología, Premio a la Excelencia en Medicina concedido por la Asociación de Ex alumnos de Medicina de la Universidad Nacional y Premio latinoamericano de Cirugía.
Miembro honorario y dos veces presidente de la Asociación Colombiana de Cirugía, fundador y dos veces presidente del Colegio Médico Colombiano, Fundador y primer Presidente de la Asociación Nacional de Profesionales de la Salud para Reformar La ley 100. Principal artífice de la  ley 1164  de 2007 que organiza el talento humano de la salud. Tiene titulo de Gerente en Salud Pública y cursa octavo semestre de Derecho.
Stevenson Marulanda, en su proyecto político no promete riqueza gratuita, ya que no  existen los milagros. Es consciente que para alcanzar un mayor desarrollo económico y social hay que trabajar todos los días con tenacidad y sentido de pertenencia. Lo que sí promete es defender la vida y su respeto, frenar la corrupción, disminuir la miseria, aumentar el empleo en busca de mejores oportunidades.
Desde hace muchos años viene trabajando por mejorar la calidad en la prestación de los servicios de salud y de la educación que recibimos los colombianos. Su altruismo lo ha llevado a convertirse en político, con la convicción que nunca jamás será un politicastro. Siempre estará pendiente en ayudar a solucionar las dificultades de las regiones y del país. Piensa que el factor fundamental para elevar el nivel económico, social y cultural de los pueblos es su clase dirigente. De cuya gestión depende que progresen o permanezcan marginados, estancados y empobrecidos.
No podemos seguir equivocándonos en la elección de nuestros representantes al Congreso, el compromiso de los buenos ciudadanos es elegir congresistas sanos con la esperanza  de que permitan vivir con la dignidad a la que tienen derecho todos los colombianos.
Stevenson Marulanda es un buen candidato, con mucha opción de salir elegido, ya que las encuestas lo ubican de cuarto en la lista del movimiento político Compromiso Ciudadano por Colombia, liderado por el candidato presidencial Sergio Fajardo. Ambos invitan a votar voluntariamente con responsabilidad, para establecer una nueva época de la política colombiana, en la que la gente sienta confianza en sus dirigentes y sus representantes sean un orgullo. En fin, Solicitan erradicar la venta del voto, costumbre aberrante que se practica en Colombia, como una subasta en donde los politiqueros compran la conciencia ciudadana y la utilizan según sus intereses.
El próximo 14 de marzo, los invito apoyar con su voto a los  aspirantes al Congreso de la Republica con hojas de vida como la de Stevenson Marulanda, cuyo logo es la mano tricolor y su número el 9.

[email protected]