Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 9 marzo, 2010

¿Qué es el Parlamento Andino?

ENTRE OTRAS COSAS… Por: Dario Arregoces I PRIMERA Probablemente usted amigo lector, ya decidió por quien votar este catorce de Marzo,  ya escogió su candidato a la Cámara de Representantes. Seguramente también decidió su voto al Senado de la República, tengo también  la absoluta seguridad que ya decidió por quien votar en la Consulta del […]

ENTRE OTRAS COSAS…

Por: Dario Arregoces

I PRIMERA

Probablemente usted amigo lector, ya decidió por quien votar este catorce de Marzo,  ya escogió su candidato a la Cámara de Representantes. Seguramente también decidió su voto al Senado de la República, tengo también  la absoluta seguridad que ya decidió por quien votar en la Consulta del Partido Conservador, y por supuesto votará por la Región Caribe ¿cierto? Pero podría aseverar, sin temor a equivocarme, que en este momento usted no tiene pensado votar por el Parlamento Andino. ¿Por qué? La respuesta muy caribeña podría ser: ¡Hombe! ¿Porque a mí nadie me ha explicado qué es esa vaina?
Justamente porque a nadie parece interesarle el tema y por considerarlo de sumo interés, me propongo orientar al elector acerca de la importancia de votar por el Parlamento Andino, y no porque me encuentre en campaña o porque me asistan afanes  proselitistas en favor de un determinado candidato. No. Deseo dejar claro este punto pues  considero deber de todo columnista informar ampliamente a la opinión pública sobre este asunto en términos sencillos para que puedan entender la importancia y los alcances del tema.
Digamos en primer lugar que el Parlamento Andino  es un órgano legislativo que nació en el seno del Pacto Andino: Tratado Internacional suscrito por Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia y Venezuela (pero Chávez se retiró) denominados Comunidad Andina (CAN). ¿Qué tienen en común esos países? Que todos somos pueblos andinos, es decir,  nos une  la cordillera de los Andes. Entonces dirá usted ¡ahhh… pero sí eso es un asunto de cachacos, para cachacos, pues que sean ellos los que  decidan!
Ciertamente, el Cesar no es un departamento andino, pero ¡ojo! No necesariamente los candidatos al Parlamento Andino deben ser cachacos, pues basta con ser colombiano, además,  lo que atañe a  Colombia debe importarnos a todos. Saben ustedes ¿cómo se eligen los miembros del Parlamento Andino?  Por vez primera se van a elegir por voto popular, universal y directo. O sea que  este 14 de Marzo,  se nos concede  la oportunidad de elegir cinco representantes por Colombia a través del voto popular directo y no elegidos a dedo como venía sucediendo. De ahí que  es una buena ocasión para salir del desempleo que según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE)  llegó al 14.6%. ¿Y… en quién recaía tan honrosa designación “dedocrática”? La hacía el Congreso, y los cinco ungidos desde luego eran los honorables congresistas, quienes por supuesto, aparte de su dieta parlamentaria (nunca he podido saber porqué la llaman así), también tienen derecho a los gastos de representación (viáticos). ¿Saben cuánto gana un Congresista? No tengo la menor idea, pero leí en una revista especializada que con lo que gana uno de ellos podrían subsistir treinta y siete colombianos. El sueldo para cada miembro que resulte elegido al Parlamento Andino es el de un Senador de la República. ¿Cómo la ve?
Bueno, ahora que logré captar su atención, permítanme decirles que por razones de espacio no les puedo hablar de la ley 1157/2007 y el fallo de la Corte Constitucional C-502 de 2007. Pero me  comprometo a explicar el contenido de dichas normas, la semana entrante, así que por  favor,  ¡tengan la  amabilidad de esperarme!
[email protected]

Columnista
9 marzo, 2010

¿Qué es el Parlamento Andino?

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Dario Arregoces

ENTRE OTRAS COSAS… Por: Dario Arregoces I PRIMERA Probablemente usted amigo lector, ya decidió por quien votar este catorce de Marzo,  ya escogió su candidato a la Cámara de Representantes. Seguramente también decidió su voto al Senado de la República, tengo también  la absoluta seguridad que ya decidió por quien votar en la Consulta del […]


ENTRE OTRAS COSAS…

Por: Dario Arregoces

I PRIMERA

Probablemente usted amigo lector, ya decidió por quien votar este catorce de Marzo,  ya escogió su candidato a la Cámara de Representantes. Seguramente también decidió su voto al Senado de la República, tengo también  la absoluta seguridad que ya decidió por quien votar en la Consulta del Partido Conservador, y por supuesto votará por la Región Caribe ¿cierto? Pero podría aseverar, sin temor a equivocarme, que en este momento usted no tiene pensado votar por el Parlamento Andino. ¿Por qué? La respuesta muy caribeña podría ser: ¡Hombe! ¿Porque a mí nadie me ha explicado qué es esa vaina?
Justamente porque a nadie parece interesarle el tema y por considerarlo de sumo interés, me propongo orientar al elector acerca de la importancia de votar por el Parlamento Andino, y no porque me encuentre en campaña o porque me asistan afanes  proselitistas en favor de un determinado candidato. No. Deseo dejar claro este punto pues  considero deber de todo columnista informar ampliamente a la opinión pública sobre este asunto en términos sencillos para que puedan entender la importancia y los alcances del tema.
Digamos en primer lugar que el Parlamento Andino  es un órgano legislativo que nació en el seno del Pacto Andino: Tratado Internacional suscrito por Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia y Venezuela (pero Chávez se retiró) denominados Comunidad Andina (CAN). ¿Qué tienen en común esos países? Que todos somos pueblos andinos, es decir,  nos une  la cordillera de los Andes. Entonces dirá usted ¡ahhh… pero sí eso es un asunto de cachacos, para cachacos, pues que sean ellos los que  decidan!
Ciertamente, el Cesar no es un departamento andino, pero ¡ojo! No necesariamente los candidatos al Parlamento Andino deben ser cachacos, pues basta con ser colombiano, además,  lo que atañe a  Colombia debe importarnos a todos. Saben ustedes ¿cómo se eligen los miembros del Parlamento Andino?  Por vez primera se van a elegir por voto popular, universal y directo. O sea que  este 14 de Marzo,  se nos concede  la oportunidad de elegir cinco representantes por Colombia a través del voto popular directo y no elegidos a dedo como venía sucediendo. De ahí que  es una buena ocasión para salir del desempleo que según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE)  llegó al 14.6%. ¿Y… en quién recaía tan honrosa designación “dedocrática”? La hacía el Congreso, y los cinco ungidos desde luego eran los honorables congresistas, quienes por supuesto, aparte de su dieta parlamentaria (nunca he podido saber porqué la llaman así), también tienen derecho a los gastos de representación (viáticos). ¿Saben cuánto gana un Congresista? No tengo la menor idea, pero leí en una revista especializada que con lo que gana uno de ellos podrían subsistir treinta y siete colombianos. El sueldo para cada miembro que resulte elegido al Parlamento Andino es el de un Senador de la República. ¿Cómo la ve?
Bueno, ahora que logré captar su atención, permítanme decirles que por razones de espacio no les puedo hablar de la ley 1157/2007 y el fallo de la Corte Constitucional C-502 de 2007. Pero me  comprometo a explicar el contenido de dichas normas, la semana entrante, así que por  favor,  ¡tengan la  amabilidad de esperarme!
[email protected]