Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 13 mayo, 2010

¡Coronel Rendón, salve usted la U!

Por: Luis Napoleón de Armas P. Solo podré escribir tres columnas antes del 30 de mayo próximo. La situación apremia porque Colombia se encuentra en una etapa de grandes definiciones. Son muchos los temas por analizar y pienso que los árboles no me dejarán ver el bosque. Ojalá tenga una buena sindéresis y claridad conceptual. […]

Por: Luis Napoleón de Armas P.

Solo podré escribir tres columnas antes del 30 de mayo próximo. La situación apremia porque Colombia se encuentra en una etapa de grandes definiciones. Son muchos los temas por analizar y pienso que los árboles no me dejarán ver el bosque. Ojalá tenga una buena sindéresis y claridad conceptual. Voy a empezar por unas declaraciones de Juan M Santos quien afirmó que las fortalezas de la U se debían al trabajo de JJ Rendón; yo creía que esa había sido una labor de JMS como fundador y jefe de esa facción política, pero esa fue la razón que dio para justificar la nueva contratación en su campaña de este personaje. De este señor ya se conocen sus métodos, al buen estilo de Goebbels, para eliminar al adversario; hasta la camisa negra de las SS hitlerianas usa; esta estrategia de crear hipotéticos enemigos ha sido utilizada ya por grupos con tendencia fascista; los republicanos de los EU han acudido a este macabro expediente; en épocas de Bush, padre, tuvieron su Rendón, llamado Harvey le Roy, apodado, “Lee Atwater”, el rey de los montajes. Remenber Watergate. Se trata, con este método, de circular rumores perversos apócrifos acerca del adversario; calumnia, calumnia que de esta algo queda. Así justificaron las dos guerras contra Irak, por eso hacen la guerra en Afganistán. Decir, por ejemplo, que Mockus es ateo, débil, enfermo, incapaz de contener el terrorismo que ellos mismos prefabricaron, crea muchas confusiones; el expediente que se le está armando a la senadora Piedad Córdoba, es otro ejemplo, un falso positivo. Esta es la propaganda negra. Se comenta con mucha insistencia que este señor juega sucio, así lo hizo en Honduras contratado por el hoy presidente Lobo, renegado hoy por Unasur, y JMS insiste en tenerlo a su lado; tan así es que muchos de sus cuadros de campaña han renunciado a sentarse a manteles con ese espécimen de la publicidad rastrera; dime con quién andas…. Bolívar acudió al coronel JJ Rondón (¡que parecido!) para salvar la Patria, un SOS de dignidad, pero el de Santos podría ser por iniquidad; Goliat no necesita cuchillas para pelear contra David.  Creo que es poco ético montar una campaña sobre la vergüenza y la mofa del adversario, con el silencio cómplice de su protector. Confiar más en la fuerza de las triquiñuelas que en sus propias propuestas de gobierno, lo que muestra es una inmensa debilidad. Esta es la teoría de que todo vale la cual Mockus está denunciando. Mucho se ha dicho alrededor de la personalidad insoslayable de JMS. Después de leer la enunciación de algunos de los principios de Goebbels, suministrados por nuestro colega de opinión Raúl Bermúdez, comienzo a entender que los falsos positivos, las chuzadas y el hostigamiento moral y físico a los adversarios, tienen una filosofía perversa con un pentagrama definido; ahora entiendo, también, por qué algunos le dicen Chuqui, siniestro personaje de las tiras cómicas. Por eso creo que JMS no es un candidato viable para la situación de crispación que se vive en el país y allende nuestras fronteras. Sería  irresponsable elegir a quien, ya intuimos, traería días azarosos a Colombia. Esta no es una afirmación gratuita ni un juicio de valor, es el fruto del análisis de todas las acciones vinculadas a JMS como funcionario. Solo a un grupo reducido de poderosos y privilegiados le convendría esta decisión y aparentemente a muchos, que teniendo cuatro cabras, se creen ganaderos. La guerra sucia tiene fuerza de convicción, sobre todo cuando la ignorancia cunde.
PD. Ahora todos quieren hablar de “tiempo real”, es la moda idiomática.  ¿Habrá algún tiempo que no sea real?

[email protected]

Columnista
13 mayo, 2010

¡Coronel Rendón, salve usted la U!

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Luis Napoleón de Armas P.

Por: Luis Napoleón de Armas P. Solo podré escribir tres columnas antes del 30 de mayo próximo. La situación apremia porque Colombia se encuentra en una etapa de grandes definiciones. Son muchos los temas por analizar y pienso que los árboles no me dejarán ver el bosque. Ojalá tenga una buena sindéresis y claridad conceptual. […]


Por: Luis Napoleón de Armas P.

Solo podré escribir tres columnas antes del 30 de mayo próximo. La situación apremia porque Colombia se encuentra en una etapa de grandes definiciones. Son muchos los temas por analizar y pienso que los árboles no me dejarán ver el bosque. Ojalá tenga una buena sindéresis y claridad conceptual. Voy a empezar por unas declaraciones de Juan M Santos quien afirmó que las fortalezas de la U se debían al trabajo de JJ Rendón; yo creía que esa había sido una labor de JMS como fundador y jefe de esa facción política, pero esa fue la razón que dio para justificar la nueva contratación en su campaña de este personaje. De este señor ya se conocen sus métodos, al buen estilo de Goebbels, para eliminar al adversario; hasta la camisa negra de las SS hitlerianas usa; esta estrategia de crear hipotéticos enemigos ha sido utilizada ya por grupos con tendencia fascista; los republicanos de los EU han acudido a este macabro expediente; en épocas de Bush, padre, tuvieron su Rendón, llamado Harvey le Roy, apodado, “Lee Atwater”, el rey de los montajes. Remenber Watergate. Se trata, con este método, de circular rumores perversos apócrifos acerca del adversario; calumnia, calumnia que de esta algo queda. Así justificaron las dos guerras contra Irak, por eso hacen la guerra en Afganistán. Decir, por ejemplo, que Mockus es ateo, débil, enfermo, incapaz de contener el terrorismo que ellos mismos prefabricaron, crea muchas confusiones; el expediente que se le está armando a la senadora Piedad Córdoba, es otro ejemplo, un falso positivo. Esta es la propaganda negra. Se comenta con mucha insistencia que este señor juega sucio, así lo hizo en Honduras contratado por el hoy presidente Lobo, renegado hoy por Unasur, y JMS insiste en tenerlo a su lado; tan así es que muchos de sus cuadros de campaña han renunciado a sentarse a manteles con ese espécimen de la publicidad rastrera; dime con quién andas…. Bolívar acudió al coronel JJ Rondón (¡que parecido!) para salvar la Patria, un SOS de dignidad, pero el de Santos podría ser por iniquidad; Goliat no necesita cuchillas para pelear contra David.  Creo que es poco ético montar una campaña sobre la vergüenza y la mofa del adversario, con el silencio cómplice de su protector. Confiar más en la fuerza de las triquiñuelas que en sus propias propuestas de gobierno, lo que muestra es una inmensa debilidad. Esta es la teoría de que todo vale la cual Mockus está denunciando. Mucho se ha dicho alrededor de la personalidad insoslayable de JMS. Después de leer la enunciación de algunos de los principios de Goebbels, suministrados por nuestro colega de opinión Raúl Bermúdez, comienzo a entender que los falsos positivos, las chuzadas y el hostigamiento moral y físico a los adversarios, tienen una filosofía perversa con un pentagrama definido; ahora entiendo, también, por qué algunos le dicen Chuqui, siniestro personaje de las tiras cómicas. Por eso creo que JMS no es un candidato viable para la situación de crispación que se vive en el país y allende nuestras fronteras. Sería  irresponsable elegir a quien, ya intuimos, traería días azarosos a Colombia. Esta no es una afirmación gratuita ni un juicio de valor, es el fruto del análisis de todas las acciones vinculadas a JMS como funcionario. Solo a un grupo reducido de poderosos y privilegiados le convendría esta decisión y aparentemente a muchos, que teniendo cuatro cabras, se creen ganaderos. La guerra sucia tiene fuerza de convicción, sobre todo cuando la ignorancia cunde.
PD. Ahora todos quieren hablar de “tiempo real”, es la moda idiomática.  ¿Habrá algún tiempo que no sea real?

[email protected]