Sin margen para la impunidad

Jose_Felix_Lafaurie_Rivera
Por: José Félix Lafaurie Rivera


El fallo de la Corte Constitucional, aún pendiente, por las demandas que pesan contra el “Marco Jurídico para la Paz”, tiene la delicada prerrogativa de definir la suerte de las negociaciones en La Habana

Por: José Félix Lafaurie Rivera

El fallo de la Corte Constitucional, aún pendiente, por las demandas que pesan contra el “Marco Jurídico para la Paz”, tiene la delicada prerrogativa de definir la suerte de las negociaciones en La Habana. Supone el ciudadano del común, que se ratificarán los principios constitucionales que rigen actualmente nuestro Estado de Derecho y los compromisos asumidos en tratados internacionales, que protegen a las víctimas y tutelan sus derechos a la verdad, justicia y reparación. Un reconocimiento en el que esta sociedad no puede transar por razones morales y legales.

Sin embargo, recientemente se han escuchado voces que pretenden convertir los diálogos en una oportunidad, para levantar salvaguardias al lavadero de atrocidades cometidas por las Farc y permitir que este grupo narcoterrorista pueda hacer política, sin pagar un solo día de cárcel por sus graves crímenes y sin resarcir a las víctimas. No será fácil. El alcance del “Bloque de Constitucionalidad” que nos gobierna es claro. Hace compatibles los deberes y derechos consagrados en la Carta del 91, con los convenios o tratados internacionales sobre derechos humanos que hemos ratificado.

Además, cuando la Corte declaró exequible el Tratado de Roma, el más importante para estos efectos, fue absolutamente precisa en sostener que las “concesiones” –amnistías, indultos o perdones judiciales–, están sujetas a la observancia estricta de la Constitución y las normas del Derecho Internacional Humanitario aprobadas por Colombia, restringiéndolas a delitos políticos.

¿Qué significa entonces el fallo? Que los crímenes de guerra, genocidios y de lesa humanidad cometidos por las Farc, deben ser investigados y enjuiciados por Colombia, sin excepción y sin lugar a interpretaciones por el administrador de justicia. Con lo cual, será muy difícil evadir la responsabilidad de los genocidas de las Farc, que han bañado con sangre y lágrimas este país por 50 años. Como tampoco prevalecerá el intento de las Farc por borrar su barbarie de nuestra memoria histórica o el interés de la izquierda por banalizar el dolor y la dignidad de las víctimas.

Cierto es que bajo el actual ordenamiento constitucional, o aun reformándolo, el país no podría otorgar ningún beneficio jurídico o político –en términos de indultos totales o leyes de punto final– para los cabecillas de las Farc, que ordenaron o ejecutaron actos demenciales de lesa humanidad como las matanzas de Tacuyó o Bojayá, las 2 masacres de febrero de 2009 contra 27 indígenas Awá en Nariño, el asesinato con tiros de gracias de los 11 diputados del Valle o de los 8 concejales en Rivera (Huila), para sólo citar algunos.

Además, son responsables penalmente de otras múltiples violaciones contra el derecho internacional humanitario: homicidios, uso de minas, reclutamiento de niños, narcotráfico, secuestros, desapariciones, torturas y más del 30% del despojo de tierras, como para que ahora digan que esa barbarie es conexa al “delito político o culposo”. Bien lo dijo Naciones Unidas: no se pueden encarar las violaciones del pasado mediante amnistías o impunidad que infrinjan las obligaciones con las víctimas. Tendrá que pasar mucha agua bajo del puente, para que los victimarios de las Farc puedan hacer política de manera “abierta y legal”, como fantasea Iván Márquez.

Más aún, o Colombia ejerce su obligación de enjuiciar penalmente a las Farc o, vergonzosamente, enfrentará la intervención de la Corte Penal Internacional u otros tribunales de “Estados no parte en el conflicto”, para cumplir esas labores. Por el respeto a las víctimas y a sus derechos –en términos de verdad, justicia y reparación– es preciso que esta sociedad comprenda que la impunidad, es terreno movedizo de una paz frágil e insostenible, que envilece la reconstrucción del tejido social. La catarsis debe edificarse sobre la base de “hacer justicia” contra los perpetradores y de reconocer y proteger la dignidad de las víctimas. Está escrito en la impronta de la evolución del Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos, como para que ahora lo “lavemos” en la trampa “express” del obsceno show mediático de La Habana.

 


Judicial

Un cazador murió al caerle una gigantesca roca que se desprendió cuando trataba de sacar un ñeque (agutí centroamericano, animal de monte muy apetecido por su carne) de una cueva, en predios de la finca La Esperanza, ubicada en la vereda La Caldera, corregimiento de Ayacucho, jurisdicción del municipio de la Gloria, sur del Cesar.

Una pista de aterrizaje clandestina utilizada por narcotraficantes para enviar cargamentos de cocaína a la Costa y luego transportarlos en lanchas rápidas por el mar Caribe, fue descubierta por funcionarios de Dijín de la Policía y la DEA (Administración para el Control de Drogas).

Pese a que dos fiscales, igual número de agentes de la Policía y un asistente de Fiscalía capturados en Aguachica, Cesar, no se allanaron a los cargos imputados por el ente acusador de Bucaramanga

Ver más
General

La ley 850 de noviembre 18 del 2003  reglamentó este mecanismo democrático, dándole a las personas o instituciones amplias facultades para realizar labores de vigilancia, control y denuncias.

El líquido que destilan los contenedores de basura ubicados en el relleno sanitario Los Corazones estaría cayendo al arroyo Aguas Blanquitas, que atraviesa el corregimiento Los Corazones.

Debido al incremento de las precipitaciones en amplios sectores de la Sierra Nevada de Santa Marta, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) declaró en alerta roja cuencas y varios municipios del Cesar.

Ver más
Deportes

La patinadora vallenata fue la más rápida gracias a los 26 segundos con 25 centésimas que empleó en los 300 metros contrarreloj individual.

Las pocas opciones de ser titular en el Arsenal tendrían pensando al arquero David Ospina en la posibilidad de regresar al fútbol colombiano para tener continuidad en el primer semestre de 2018 y así llegar con un buen nivel al Mundial de Rusia, publicó El Colombiano.

El colombiano James Rodríguez, cambió por unos segundos el balón de fútbol por uno de baloncesto, el 10 de la Selección, estuvo el pasado domingo el Audi Dome

Ver más