Se fue María, la musa del rey vallenato ‘Beto’ Rada

Nostálgico, así se notó Alberto Rada cuando habló con EL PILÓN sobre su esposa María Andrade, quien falleció la madrugada de ayer en Barranquilla.

“Son las cinco, son las cinco de la mañana
Viene ama, viene amaneciendo el día
Hay levántate, levántate María
Ven acá que es tu negro el que te llama…”

El 25 de septiembre de 2017, el rey vallenato Alberto ‘Beto’ Rada concedió a EL PILÓN una entrevista en su residencia, ubicada en el barrio Casimiro Maestre de Valledupar. Allí recibió al equipo periodístico María Andrade, su esposa, quien al atender el llamado a la puerta y también le advirtió a Rada sobre su vestuario, que no era el indicado para hablar con un medio de comunicación.

Pasadas las 10:30 de la mañana ‘Beto’ salió de su cuarto y ella, María, se fue a otra habitación. Desde allá escuchaba como el hombre que llegó hace 48 años de la región de Ariguaní (Magdalena) a Valledupar, contaba sus anécdotas y especialmente hablaba del profundo amor que sentía por la madre de sus hijos: cinco hombres y tres mujeres.

En el diálogo, el ganador de la versión 26 del Festival Vallenato, no aguantó la emoción que le producía hablar de su esposa: una de las cosas que le sacaron lágrimas fue pensar en que falleciera María. “Yo soy sentimental, yo para llorar es ya”, mientras sus mejillas se humedecían con el pasar de los minutos.

Precisamente, la musa de Alberto Rada falleció este 7 de febrero en una clínica de Barranquilla. A los 77 años se despidió de esas melodías hechas en su honor: ‘Levántate María’, ‘La inconforme’, entre otras.

En la tierra quedará ‘Beto’ escuchando una y otra vez ‘Levántate María’, quizás la canción en aire de son más importante en la historia de este matrimonio perdurable para la historia del vallenato.

“Ay levántate, levántate María
Yo te llamo es con empeño
Ven acá, ven acá querida mía
Ven acá deja la cama y el sueño”

En la versión 26 del Festival Vallenato, después de concursar durante 15 años, Alberto Rada fue escogido como rey vallenato.

 

Por Carlos Mario Jiménez
Carlos.jimenez@elpilon.com.co