Yo tengo mi número de cuadrante y ¿usted?

Sigo siendo un fervoroso defensor de la Policía y además de la implementación del Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrante. La nueva vigilancia por cuadrantes sin duda mejorará la seguridad de los vallenatos. Es un reto grande de parte de la Policía, pero debe tener un permanente involucramiento con la comunidad, facilitando de esta manera su participación y control social.

Los frentes de seguridad, como lo he dicho en otras ocasiones, no son otra cosa que la comunidad organizada por sectores o cuadras para su seguridad. En esta forma, los vecinos actúan al detectar personas extrañas por sospechosas en el barrio, haciendo sonar alarmas para dar aviso a la Policía y aquí es donde se debe hacer uso del número de celular del cuadrante correspondiente. Es así como se sofocan los casos más comunes de delincuencia del sector. De esta manera, se impiden asaltos a residencias, atracos o desenfreno de las pandillas juveniles.

Hasta el momento, los frentes o cuadrantes están dando resultados concretos, mediante la captura de numerosos delincuentes, puestos a buen recaudo ante las autoridades competentes. La Policía está bien orientada, va por buen camino, pero requiere de la colaboración de la comunidad.

Por eso, es importante que cada vallenato tenga en su poder el número del cuadrante y del CAI cuando es el caso.

Amigo lector, usted que de pronto no tiene una buena información acérquese a la Policía y averigüe el número de su cuadrante y el barrio que le corresponde. No dude en utilizar su celular, pues está comprobado que en las estaciones de policía donde la estrategia ha sido implementada y se trabaja en coordinación, las condiciones de seguridad han mejorado un 100%.

Le solicito a la ciudadanía que apoyemos en los actuales momentos al comandante de nuestra Policía, coronel Mauricio Pedraza y al coronel Mauricio Bonilla.

Rin, Rin, Rin… Aló, señor Alcalde
Hace rato, estaba pendiente de llamarlo, pero hoy a través de esta columna, quiero manifestarle algunas cositas: las preocupaciones de los vallenatos son muchas. En seguridad, la percepción seguramente ha mejorado, gracias a la Policía, pero aún la delincuencia es mucha. De otro lado, la movilidad es una tristeza, para nadie es un secreto que la movilidad colapsó porque aquí en Valledupar nunca hubo una planificación. Las vías son las mismas que había antes, que hoy reciben 4 veces más población y 10 veces más carros y motos.

En el empleo estamos regular, claro que en este sentido hay cierta lógica, pues a Valledupar están llegando cuanto perro y gato en busca de mejor horizonte. Las calles están acabadas o llenas de gente en el rebusque. Esperamos, señor alcalde, nos saque de estas angustias.

Pero además, quiero agregarle, ya usted conoce los vericuetos de una administración, conoce a sus colaboradores, sabe quiénes han dado la talla o no, hemos tenido la oportunidad de medir su talante, por cierto muy buena, su capacidad para tomar decisiones y su disposición al asumir consecuencias. Tales consideraciones lo han puesto a prueba en sus primeros años y algunos meses de gobierno. En la mayoría de los casos ha salido airoso e indemne y en algunos otros que son muy pocos, he notado alguna improvisación y es el caso del Tránsito Municipal. Pero no importa, todo esto debe cambiar. Usted lo sabe, todavía hay mucha mugre por barrer.