Martín Elías en defensa de su papá

Martín Elías Díaz aseguró que vio llorar a su padre por el episodio con Doris Adriana Niño. Finalmente el artista fue condenado a pagar seis años de prisión y una multa monetaria.

El padre, el hijo y el más grande ídolo de la música vallenata, no deja de estar en boca de la sociedad. Diomedes Díaz Maestre, quien murió el 22 de diciembre de 2013, sigue en la retina del pueblo.

En lo corrido de la semana, la ciudadanía repitió el capítulo más oscuro en la vida de ‘El Cacique de La Junta’. El 15 de mayo de 1997 fue una fecha que le dio punta a la larga lista de escándalos que le aquejaron al artista vallenato y no fue especialmente musical.

Ese día apareció el cuerpo sin vida de Doris Adriana Niño, a las afueras de una carretera en Tunja. Ella estuvo la noche del día anterior en la casa de Diomedes Díaz en Bogotá. Unos meses fue dado a conocer el dictamen de Medicina Legal que indicaba que la mujer murió de un paro cardiorrespiratorio a consecuencia de una sobredosis de cocaína y en octubre de ese mismo año, la Fiscalía ordenó la captura de Diomedes Díaz.

Los archivos de medios de comunicaciones aseguran que dos años después, un equipo de patólogos de Medicina Legal indicó que la mujer no murió por sobredosis, como se había dicho inicialmente, si no por asfixia mecánica.

Fue un momento duro para Diomedes, su familia y la fanaticada. El cantautor estuvo en la cárcel entre octubre de 1997 y abril de 1998, al diagnosticarle síndrome de Gillain Barré fue beneficiado con la casa por cárcel y tiempo después huyó. En 2001 se dictó la sentencia final y entonces fue sindicado de homicidio preterintencional y condenado por un juzgado de Bogotá a pagar 12 años de prisión. Más adelante un juez de ejecución de penas de Valledupar disminuyó a seis años la sentencia. De igual manera dos de sus escoltas fueron condenados.

Diomedes se entregó a las autoridades en 2002 y siempre sostuvo que no asesinó a la joven. El cantante estuvo en total 32 meses en prisión y fue dejado en libertad condicional en noviembre de 2004. Por el hecho, el artista también pagó una suma de dinero a la familia de Doris Adriana Niño de cien millones de pesos por daños morales y 35 por los materiales.

En la novela que se emite en las noches de la televisión colombiana, se recordó el episodio y uno de sus hijos, Martín Elías, aunque no habló directamente de la programadora dejó ver su lado sensible por el hecho y plasmó un mensaje de repudio a través de su cuenta en Instagram.

Mensaje a papá

“Hoy me siento muy orgulloso de ser tu hijo, no solo por lo grande que eres como cantante, sino por el ejemplo que nos dejaste como papá, como amigo, como hermano, como persona, tu nobleza es algo que jamás había visto, tus actos como persona en la vida normal son actos que no he visto hace mucho, dejabas de comer para darle al que no tenía, te desprendías del dinero, de las cosas materiales y nunca le dijiste que no a nadie; mujeriego como hombres que somos, jajajaja, pero tu corazón y tu linda forma de ser era algo único, muchas cualidades hermosas y pocos defectos. Eras tan noble que nunca tuviste de acuerdo con el aborto por eso tuviste muchos hijos, muchas veces vi y sentí el cariño hacia mí y mis hermanos, a mis abuelos, eso me hace saber que tengo un padre ejemplar. Muchas veces también vi montarte a una tarima enfermo y te mejorabas al ver a tus seguidores (…) por eso sé que eras incapaz de hacerle daño a una persona, así como muchas veces te vi llorar por algo que tu no hiciste, bueno así estoy llorando yo porque sé que tu no tenías corazón para hacerle daño a ninguno. Gracias por ser mi padre, fuiste ese cantante que más nunca vuelve a existir y como padre me llevo los mejores recuerdos, gracias por esos consejos papá, digan lo que digan o pase lo que pase, para mí siempre serás ese hombre noble humilde y trabajador lleno de cariño que viva Diomedes Díaz !!! Carajo”.

Este fue el mensaje de Martín Elías para defender el nombre de su padre que siempre estuvo en tela de juicio tras la muerte de Doris Adriana Niño.

El 2 de octubre de 1997, la Fiscalía ordenó la detención de Diomedes Díaz, así como de dos escoltas, una amiga de Doris Adriana Niño y el portero del edificio donde residía el artista en Bogotá.