8 marzo, 2015

En ‘Red’ contra la violencia en mujeres

El género femenino en Valledupar cuenta con Voceras y Voceros en beneficio de sus derechos. Esta Red lleva hoy como insignia ‘Ni una más, las mujeres somos constructoras de paz’.

A través de estas manifestaciones, Voceros y Voceras han rechazado la violencia contra la mujer.EL PILÓN /JOAQUIN RAMIREZ.

¡Párala Ya! Nada justifica las violencias contra las mujeres, fue el programa que hizo visible a la Red de Voceras y Voceras de Valledupar, conformado por un grupo de personas que luchan por los derechos del género.
Desde el 2011 la Red realiza actividades que buscan la disminución y eliminación de las violencias a través de los instrumentos normativos, que a nivel internacional y nacional se han creado. Ejercicios basados en la falta de garantía para la implementación de tales derechos.

La muestra de esta problemática son las alarmantes cifras de violencias contra las mujeres, su baja participación en los espacios públicos y políticos, además del alto nivel de impunidad frente a los casos de violación de sus derechos.

Según miembros de la Red, la forma más extrema de violencia contra las mujeres la representa el ‘Feminicidio’, que significa la muerte por su condición de género, además se evidencia una responsabilidad estatal por acción u omisión en la comisión del hecho.
“Esta forma de violencia, aunque no es la única, si es la más grave y generalmente se da al final de un espiral de violencias que deben sufrir las mujeres a lo largo de toda su vida, violencias que son soportadas, naturalizadas y aceptadas social e institucionalmente”, dicen los Voceros y Voceras.

Ese fue uno de los tantos motivos que conllevó a la Red a trabajar con algunos aliados como la Fundación Carboandes, el programa de Desarrollo y Paz del Cesar, programa Cercapaz GIZ y la Fundación Casa de la Mujer, para mejorar las condiciones de vida de este género en el departamento del Cesar.

Representantes de la Red recordaron que pese a que la Ley 1257 de 2008 establece responsabilidades concretas para las instituciones encargadas de la administración de justicia, los entes territoriales, el sector educativo, la empresa privada y la sociedad en general, toleran de manera significativa el tema.

De acuerdo con Medicina Legal, en el Cesar se observa que el 92 % de los casos de violencia de pareja se presentan contra las mujeres, el 85 % de los casos denunciados de delitos contra la integridad sexual también es contra mujeres y la tasa de feminicidios continúa en aumento.

Desde el 2012 hasta la fecha se han registrado alrededor de 35 casos de feminicidio, en los cuáles se incluyen crímenes atroces contra menores de edad, precedidos de violencia sexual.

Por las razones antes mencionadas es que la Red de Voceras y Voceros viene trabajando de manera incansable de la mano de sus aliados, con un enfoque preventivo, y aunque inicialmente concentró su trabajo en Valledupar, ha empezado a incidir en otros municipios del departamento del Cesar. En el 2014, se crearon nodos de la Red en los municipios de Codazzi, La Jagua de Ibirico, Astrea, Pueblo Bello y el corregimiento de Badillo. Allí se replica el trabajo que la Red hace en Valledupar y se aumenta el número de voceras y voceros trabajando en otros sectores del departamento en esta noble causa.

El martes, la Red realizará un acto simbólico de conmemoración del ‘Día Internacional de los Derechos de la Mujer’, que se llevará a cabo en el parque Las Madres a las 9:00 de la mañana, con el fin de elevar una voz de reivindicación de los derechos de las mujeres.

Cómo inició la Red

Según sus miembros, la Red de Voceras y Voceros nació como una iniciativa de la empresa privada, en cabeza de la Fundación Carboandes, del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD), territorial Cesar, un grupo de organizaciones de la sociedad civil, que trabajaban por la defensa de los derechos de las mujeres y de las víctimas del conflicto armado del departamento del Cesar y ONU Mujeres.

Esta iniciativa se dio para visibilizar las manifestaciones de violencia contra las mujeres en este territorio, teniendo en cuenta, que en ese momento, las estadísticas oficiales, aportadas por instituciones como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar daban cuenta de que el Cesar era el segundo departamento del 2012 con violencia física en mujeres y el primero en manifestaciones psicológicas en el género.

Fue así como nació la campaña ¡Párala Ya! Nada justifica la violencia contra las mujeres, a su vez esta campaña se inscribió en el marco de una campaña del secretario general de las Naciones unidas en toda Latino América que se llamó ‘Únete para ponerle fin a la violencia contra las mujeres’.

Desde entonces se creó la Red de Voceras y Voceros por los derechos de las mujeres, específicamente por la Ley 1257 de 2008, creada con el fin de disminuir y erradicar la violencia en féminas.

Ese grupo de personas inician a poner en la agenda pública un hecho del que no se conocía mucho: La violencia contra este género. Porque si una mujer era golpeada o muerta a manos de otros, pasaba de manera regular.

En ese sentido, se comenzó a hacer un llamado a la sociedad civil y principalmente a las instituciones para que atiendan el tema.

Desde ese punto de vista, miembros de la Red especifican que lo que ha hecho la entidad ha sido la sensibilización de violencia contra mujeres, hacer manifestaciones de rechazos, a través de conmemoraciones, como el Día Internacional de la Eliminación de los derechos contra la Mujer, acto que se celebra los 25 de noviembre.

Así mismo, la Red ha sido protagonista de plantones en contra del feminicidio, réplicas de la Ley 1257 y decretos reglamentarios en instituciones educativas, realiza charlas a funcionarios de entidades territoriales y otros entes comprometidos. También, la Red participa en Mujer Institucional del programa Equidad de Género que crea el Municipio de Valledupar en el 2012.

Actualmente, Voceros y Voceras se han trasladado en otros municipios del departamento, y en el corregimiento de Badillo. Es así como trabajan por nodos en Codazzi, Astrea, La Jagua de Ibirico y Pueblo Bello.

Aunque no es su resorte esta entidad en pro del bienestar de las mujeres del Cesar, ha brindado orientación y seguimiento a algunos casos de maltrato en los que las mujeres no han podido tener acceso a la justicia.

“Se han acompañado a las mujeres a las instituciones para exigir y demandar el cumplimiento de la Ley, para que les otorguen las medidas de seguridad pertinente”, mencionó una de las líderes.

Así mismo, los miembros de la entidad explicaron que se trabaja en el fortalecimiento de la ruta, sin embargo, especificaron que necesitan apoyo económico, porque la voluntad la tiene el grupo de mujeres que trabajan en la Red sin remuneración, porque muchas de ellas lo ven como un ejercicio de reivindicación a sus derechos.

Por Merlin Duarte García/El Pilón
merlin.duarte@elpilon.com.co