En los corregimientos del norte se sienten cercados por la inseguridad

En la zona rural de Valledupar están preocupados por los constantes robos de animales.

Los habitantes de los corregimientos del norte, especialmente en Guacoche, Guacochito, Los Corazones, El Jabo, Atánquez, Chemesquemena y Guatapurí, están desesperados por el incremento de hurtos en esas zonas, por lo que claman a las autoridades pertinentes que les ayuden a contrarrestar esta situación.

De acuerdo con los querellantes, sus animales (como gallinas, cerdos, vacas y burros) corren peligro pese a estar en sitios cercados; así mismo, temen que sus casas sean desvalijadas en caso de dejarlas solas, y las bicicletas de las personas que llegan a sus localidades en aras de hacer deporte son objeto de ser robados.

El inspector del corregimiento de Guacoche, Luis Carlos Zuleta Rondón, manifestó que “en la madrugada del sábado en la finca ‘La Esperanza’ pelaron dos animales de propiedad de Ligia Lacouture; de igual manera, en la finca ‘Los Pierrungus’, de Nibaldo Brito, se robaron dos caballos. Sigue el robo de especies menores; es una gran preocupación que hay en la comunidad. En la vía también se presenta robos de bicicletas; A las personas que vienen de Valledupar a los corregimientos del norte, al parar en la Y que sale a Pescaíto le salen de cuatro a cinco personas y le quitan los vehículos”.

Aseguró además que el martes de la semana pasada tuvieron un Consejo de Seguridad con el secretario de Gobierno, los coroneles de la Policía y del Ejército, donde les pusieron en conocimiento el caso. “La Policía ha realizado patrullajes, pero estas personas inescrupulosas actúan por la noche, aprovechando el momento en que las autoridades no se encuentran”, precisó.

El líder de la localidad, que tiene cerca de 2.000 habitantes con 486 viviendas, enfatizó que “esta situación es reiterativa cuando se aproxima Festival, diciembre y cuando el río Guatapurí está seco. Los delincuentes utilizan el llamado ‘camino viejo’ (que sale al barrio Pescaíto) para entrar a Valledupar porque saben que si se tiran por el puente de Hurtado se topan con el puesto de control. Somos un corregimiento con varias entradas: por el municipio de La Paz, vía La Guajira, y vía a Hurtado, por lo que somos vulnerables a hurtos y se escapan fácilmente)”.

Por su parte, el presidente del Consejo de Guacoche, Argemiro Quiroz, coincidió que se están presentando problemas con el tema del abigeato o robo de ganado, así como de especies menores, que son las crías de las que subsisten.

“Es preocupante lo que se presenta en la zona, máxime cuando toda la culpa se le quiere atribuir a nuestros habitantes, pero el ganado que están pelando llega es a Valledupar, por lo que el control debe hacerse es en la capital y sus alrededores, específicamente en los sitios donde venden carne de manera ambulante. Esta problemática afecta más que todo los que tienen de 15 a 20 animalitos, pues si les roban cuatro o seis animales, los dejan prácticamente sin nada”, manifestó.

Se alteró la tranquilidad de los corregimientos. Gallinas, cerdos, vacas y burros corren peligro de ser robados, pese a estar en sitios cercados; así mismo, las casas son desvalijadas cuando las dejan solas.

Quiroz dio a conocer que se han unido para armar frentes de seguridad con la misma comunidad para evitar que sigan ocurriendo estos hechos. “Nosotros como comunidad podemos hacerlo, lo cual está establecido en el Plan de Reparación Colectiva cuando se habla de la guardia cimarrona, la cual estamos trabajando en ese proyecto, para lo que necesitamos el apoyo de la fuerza pública”, señaló.

Por su parte, el inspector de Chemesquemena, Roberto Arias Montero, afirmó que se ha disparado el robo de especies menores, propiciado más que todo por drogadictos que llegan a sus localidades, argumentando que “las autoridades saben de la situación, cogen a los ladrones y más demoran en capturarlos que cuando los han soltado; no sabemos por qué no ejercen medidas contundentes contra los delincuentes. Este hecho se da en las fincas y parcelas que están alrededor del pueblo y en el mismo pueblo los fines de semana; allí roban más que todos gallinas y cerdos”.

En la población de aproximadamente 500 habitantes, con cerca de 135 casas, no hay policías, la seguridad la presta el Ejército que tiene bases en el corregimiento de Guatapurí, que queda a media hora del lugar, por lo que solicitan presencia de las autoridades dentro del corregimiento.

El inspector de Atánquez, Ricardo Romero Martínez, expresó que “están robando en todos los corregimientos, hay una cantidad de ladrones haciendo de las suyas, robando mulas, burros, y gallinas. Las casas no se pueden dejar solas porque las desvalijan. Tenemos policía, pero son insuficientes para atender a toda la población. Es urgente aumentar el pie de fuerza de las autoridades”.

Panfletos

En pasados días circuló un panfleto amenazante para los inspectores rurales de los corregimientos de Atánquez, Chemesquemena y Guatapurí, proveniente supuestamente del Ejército de Liberación Nacional, ELN.

Al respecto, Arias dijo que “el viernes por la madrugada nos encontramos con los panfletos que nos catalogan como integrantes de la “ultraderecha”, razón por la cual nuestras vidas estaban en peligro. El capitán que nos atendió se puso al frente de la situación. Le pedimos a la Policía que estén más pendientes de las comunidades rurales”.

Entre tanto, Romero Martínez, afirmó “en la misiva nos conminan abandonar el corregimiento junto con nuestras familias. Estamos muy preocupados porque uno no está preparado para esta clase de situaciones”.

Voz del municipio

En contraste con estas denuncias, el secretario de Gobierno Municipal, Gonzalo Arzuza Torrado, aseguró que los hurtos de ganado (ovino y caprino) han disminuido en los últimos tres meses del año, con respecto al año anterior, precisando que se presentan, pero en menor proporción.

“Estamos fortaleciendo la Policía en los corregimientos. Esta semana realizaremos una serie de intervenciones de tipo de control en estas localidades para mantener la calma y tranquilidad de los habitantes. Vamos a hacer operativos en los corregimientos del norte, para aumentar la percepción de seguridad, y si hay algún brote de inseguridad contrarrestarlo”, subrayó.

Con respecto a los panfletos amenazantes, el funcionario trajo a colación un encuentro de ayer con los afectados y las autoridades policivas, brindándoles el apoyo que requieran. “No se desestiman las amenazas, pero la Policía ha desvirtuado que sea del ELN. Se cree que son personas que buscan crear zozobra y terror; se analiza si son falsas amenazas. Esta administración se preocupa por la seguridad de sus habitantes, por lo que estamos al frente de esta situación”, acotó el funcionario.

Voz de la Policía

El comandante Operativo del Cesar, coronel Fredy Delgado, manifestó que con el tema de los panfletos, se mandó inteligencia a los lugares para inspeccionar la situación denunciada, verificándose que éstos son distribuidos por personas particulares, que no pertenecen a ninguna organización.

“Ya se dispuso con Policía de Carabineros revistas por diferentes partes, dirigidas al control de delitos. Damos un parte de tranquilidad de parte de la Policía Nacional y el Ejército, quienes adelantamos labores de prevención y control en diferentes puntos del corregimiento del norte”, aseguró el oficial.

Pronunciamiento del Concejo

El concejal Wilber Hinojoza expresó que “es preocupante lo que se presenta en los corregimientos del norte con el tema de abigeato. Se han tenido dos debates de control político y no vemos resultado por parte de la Policía y el Ejército que permitan mejorar la situación, propiciando tranquilidad en el sector productivo”.

Frente a los panfletos, dijo que al parecer se habla que no es del grupo guerrillero, sino que se presenta de personas con el fin de causar zozobra en la comunidad.

Annelise Barriga Ramírez/EL PILÓN
annelise.barriga@elpilon.com.co