Cayó alias ‘El Sastre’, dedicado al fleteo y hurto de carros

A una de las celdas de la Cárcel Judicial de Valledupar, fue trasladado alias ‘El Sastre’, capturado por las autoridades policiales en Valledupar. Foto cortesía.

Luego de un minucioso seguimiento e investigación adelantado por las autoridades policiales, hicieron efectiva la captura de una persona apodada con el alias de ‘El Sastre’, en cumplimiento de una orden proferida por un Juzgado de Valledupar por los delitos de fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, concierto para delinquir, hurto calificado y uso de menores de edad para la comisión de delitos.

Según indicó el Comando de la Policía del Cesar en un boletín de prensa expedido ayer domingo, el detenido fue identificado como Alexander Ospino, de 32 años de edad, natural y residente en Valledupar, cuya acción de la fuerza pública se llevó a cabo en la carrera 19 del barrio Dangond de la capital del Cesar.

Las autoridades locales precisaron que continúan los operativos y planes focalizados para contrarrestar el delito en todas sus modalidades, que permitan garantizar la seguridad ciudadana, teniendo en cuenta los atracos callejeros que se registran a diario en la ciudad.

Alias ‘El Sastre’, según la Policía, era requerido mediante orden judicial bajo la sindicación de su presunta participación en una serie de hurtos a personas (como fleteos), hurto a vehículos y la utilización de menores en el desarrollo de estas conductas punibles.

Durante la audiencia pública de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento que se adelantó en una de las salas del cuarto piso del Palacio de Justicia de Valledupar, un Juez con funciones de control de garantías, avaló el procedimiento y le dictó medida privativa de la libertad intramural.

El Comando del Departamento de Policía Cesar reafirmó su compromiso con la seguridad de todos los cesarenses, con labores incansables de servir y proteger a los cesarenses y exhortó a la ciudadanía para que denuncien sin temor cualquier movimiento sospechoso, para enfrentar a los maleantes.

Por Abdel Martínez Pérez /EL PILÓN