Ambiente agresivo e intolerante

La Misión de Observación Electoral, MOE, se tomó el trabajo de analizar lo que está pasando en redes sociales respecto a las candidaturas presidenciales y las elecciones de primera vuelta el próximo 27 de mayo. El informe que presentó es la reconfirmación de lo que es evidente: El 20% de la conversación sobre las elecciones en Colombia pasa por agresividad e intolerancia, del 100% (6.480) de la conversación de los candidatos y el 2% (117) contiene algún mensaje que promueve estos sentimientos, entre otros datos.

El informe exactamente es sobre la conversación que está teniendo la ciudadanía a través de las redes sociales, en donde alerta que el 20%, cerca de un millón 509 mil 483 mensajes, han estado cargados de intolerancia y polarización, “lo que a juicio de la organización se ha traducido de manera real en un ambiente de violencia contra los candidatos en contienda”, afirma la MOE a través de un comunicado.

Es un gran trabajo el que realizó la Misión, que no tiene visos de improvisación, porque fue asesorado metodológicamente por Acceso, una agencia internacional que es experta en análisis de redes sociales. Para este informe analizaron ocho millones 188 mil 417 mensajes elaborados en Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Blogs, desde el primero de enero hasta el 5 de marzo de este año, todos sobre el proceso electoral colombiano.

Es evidente la alta carga emocional de los mensajes analizados, que muestran la agresividad, groserías, intolerancia y polarización. Los adjetivos calificativos y construcciones lingüísticas complejas propias del lenguaje colombiano en donde se identificaron este tipo de emociones, muestran a un ciudadano lleno de rabia, violento, reprimido y con ganas de dañar al otro.

Son mensajes, son letras, palabras, que buscan herir, ofender, desacreditar a los candidatos a la Presidencia, a sus aliados, a sus seguidores y posibles votantes. En este escenario, no se salva nadie, ni los aspirantes, ni las personas que trabajan con ellos, ni los ciudadanos que opinan, todos están contagiados del mismo ‘virus’ de la grosería y la mala educación.

En Valledupar, aunque sí existe agresividad en las redes sociales del entorno, no se ha tocado tanto fondo, frente a los que ocurre en ciudades como Bogotá, Manizales, Armenia, Pereira, Medellín e Ibagué, donde el discurso de la intolerancia concentra mayor volumen de menciones. Hacia el sur, las ciudades con más actividad son Cali, Pasto. En la costa Caribe está Barranquilla, así como Montería y Sincelejo. Hacia la Orinoquía, Florencia y en la parte oriental Cúcuta y Bucaramanga también registran importante actividad.

Este informe debe poner a reflexionar a los personajes de la política, pero más a los ciudadanos comunes y corrientes que se dejan llevar por la emoción electoral y pierden la noción del respeto, como ocurrió con la persona que en medio de la euforia se le ocurrió amenazar al caricaturista del diario El Tiempo. Así no.