10 mayo, 2021

¿Sobre qué debemos dialogar en el Cesar?

En el departamento urge hablar sobre calidad educativa, mayor productividad en el campo, mejores condiciones para los maestros, protección de nuestros recursos, entre otros temas. La pregunta ahora es: ¿Se sentarán en la mesa de diálogo las autoridades locales?

En el Cesar se realizaron protestas en los 25 municipios.

Luego de casi 10 días de protestas en Colombia, el Gobierno nacional promovió una serie de mesas de diálogo con diferentes sectores de la sociedad: partidos políticos, coaliciones, líderes religiosos, jóvenes, entre otros. La idea es encontrar  consensos y buscar alternativas para calmar la explosión social que vive el país.

El Gobierno nacional inició unas mesas de diálogo con diferentes sectores. 

Dentro de esa apuesta también se están promoviendo mesas regionales, entre las autoridades de los territorios: escuchar los problemas particulares de cada región para buscar soluciones. Ante esa posibilidad surge la pregunta: ¿Sobre qué debemos conversar en el Cesar?

Aunque no estuvo en el centro de la agenda nacional por el comportamiento pacífico de las mayorías de las marchas, el movimiento ciudadano en el Cesar fue histórico: de sur a norte, de norte a sur, sindicatos, jóvenes, trabajadores, salieron a marchar en los 25 municipios del departamento. Hace 10 o 15 años esto parecía imposible. La dinámica política, electoral y social ha cambiado.

¿Los principales promotores de este movimiento en el Cesar? Sin duda, los estudiantes. Fueron ellos los protagonistas en las calles y en las redes sociales. Muchos de ellos votarán por primera vez en el 2022.

Antes de esas elecciones deberán refrendar en las mesas regionales lo que se demandó en las calles. “Los estudiantes se han caracterizado siempre por ser críticos, propositivos y por estar dispuestos a la construcción siempre y cuando se les respete”, señaló Juan Nacimiento, miembro de la comisión de Derechos Humanos de la Universidad Popular del Cesar. 

Lea también: El pueblo kankuamo se sumó al paro nacional

A la mesa regional, los estudiantes irían con el propósito de hablar sobre matrícula cero y Fedescesar, las luchas más sonadas desde que inició la pandemia. La matrícula cero es una apuesta con mensaje de urgencia para el próximo semestre, además, se busca que sea permanente.

Por el lado estratégico, lo cual requiere un trabajo de varios años, está el impulso a la calidad educativa en el departamento, desafortunadamente rezagado a nivel nacional. Para eso, seguramente, será necesario impulsar la investigación, entre otros puntos. 

 Pero también pondrán sobre la mesa la necesidad de  despolitizar las instituciones de educación superior del Cesar, sobre todo las públicas, afectadas por la burocracia y un manejo político, más que académico.

INDÍGENAS Y LA AGENDA AMBIENTAL

El pasado viernes, más de 200 indígenas del pueblo kankuamo marcharon por Valledupar para mostrar su rechazo en contra de algunas políticas del Gobierno nacional. 

Pero ellos llevan un mensaje adicional: la protección de la naturaleza, incluso, ese viernes hicieron un plantón en el terreno denominado ‘Minakalwa’, en el cerro de Hurtado, el cual está amenazado por una construcción en sus alrededores.

La comunidad indígena protestó en el cerro de Hurtado.

 ‘Minakalwa’, en el cerro de Hurtado, es considerado como un espacio sagrado del territorio ancestral de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta para “pagarle a la madre tierra por los daños y las afectaciones que se le causan a nivel nacional”

Además del cerro de Hurtado, están en la agenda el río Guatapurí, afluente golpeado en su zona alta por la deforestación y en la margen derecha por la invasión de su cuenca hídrica. Situación más crítica sufre el río Cesar, contaminado por las aguas residuales que recibe, lo cual ha afectado directamente a  ciento de familias campesinas que dependían de su cuenca.

Los ambientalistas también deben pedir espacio para hablar del complejo cenagoso del departamento, iniciando por la ciénaga de Zapatosa y el complejo del sur del Cesar. Temas densos y amplios  que requieren intervención, en unos casos, y soluciones, en otros.

PRODUCTORES

En esas discusiones no pueden faltar los productores del Cesar, tan golpeados por la pandemia, pero padeciendo un perpetuo atraso en materia tecnológica y productiva.

No deje de leer: La respuesta de Carolina Ramírez a Carlos Vives por tuit sobre el paro nacional

De alcanzar un espacio en estos diálogos lograrían ser escuchados, algo que buscan desde el 2019, cuando se eligieron los nuevos gobiernos del departamento. 

“Iniciando período de los actuales mandatarios, gobernador y alcalde de Valledupar, sin saber  enviamos desde el Intergremial una propuesta para conformar una Misión para el Empleo. Nunca respondieron ni concretaron nada”, señaló Arístides López, presidente del Comité Intergremial del Cesar.

López señaló que  preocupa la poca capacidad de diálogo de las autoridades del departamento: “En el Cesar no existe ninguna clase de diálogo con el gobierno departamental. Y es necesario abrir ese diálogo sincero y respetuoso, que hace de ello un ejercicio verdaderamente democrático. Hay muchos tópicos que en materia agrícola y productivo se deberían dialogar y consensuar”.

Desde hace tiempo, el Comité viene proponiendo, entre otras ideas, la necesidad de invertir en apoyo al emprendimiento y facilidad de trámites, “especialmente en el sector agropecuario con nuevas actividades o cultivos que permitan agregarles valor y fomentar la agroindustria, con planes de investigación agrícola y estudios de mercados”.

 ADUCESAR

Atentos a los lineamientos que se dicten desde el orden nacional, la Asociación de Educadores del Cesar, Aducesar, señaló que están a la espera que tanto el gobernador, Luis Alberto Monsalvo, como los alcaldes, los llamen a dialogar sobre los temas relacionados con la educación primaria y secundaria en el departamento.

“Cada departamento o ente territorial tiene un comité departamental, en consonancia con el comité nacional. Pero cada región tiene sus propias demandas y necesidades a las que debemos buscar salidas”, señaló Jorge Luis Rivero, de Aducesar. 

El primer punto que pondrán en la agenda será lo que consideran la prestación de un  pésimo servicio de salud a los educadores. Además, el gremio solicitará al gobierno departamental un auxilio de conectividad para los docentes porque han venido “aportando de sus propios recursos el internet para los estudiantes”.

“El dialogo regional es lo correcto. En las regiones deben abordarse temas en concreto. Y ese es el llamado que se ha hecho: vamos a oficiar al gobernador y al alcalde de Valledupar para instalar unas mesas concretas”, sostuvo Rafael Escalona, de Aducesar.

“HAY DISPOSICIÓN”

En ese sentido, el secretario de Gobierno departamental, Eduardo Esquivel, señaló que está abierta la posibilidad de construir esa mesa para escuchar a los diferentes sectores.

Le puede interesar: Gobierno avanza en conversaciones con los líderes del paro

“El gobierno del Cesar siempre ha tenido la voluntad del diálogo, incluso antes de las marchas, prueba de ello fue que hubo conversaciones previo a la protestas”, puntualizó el secretario.

Y agregó: “Todos los bloqueos que se dieron en el departamento: en La Mata, en La Gloria, en Curumaní, en Aguachica, se han solucionado dialogando. Ahora seguiremos estableciendo un dialogo sistemático. Tenemos una reunión con el gobernador este lunes para establecer los lineamientos. Dialogaremos sobre las problemáticas del resorte departamental y municipal, las otras serán trasladadas al Gobierno nacional”

Si como afirma el secretario, la disposición del gobierno departamental es escuchar a los diferentes sectores del Cesar, este espacio debe ser aprovechado por gremios, trabajadores, estudiantes, para llevar a la mesa propuestas reales y concretas que sean del resorte departamental. 

Y luego, con la misma fuerza, exigir el cumplimiento de cada uno de los compromiso para que estos espacios no sean un trámite y simplemente cumplir una orden presidencial. Al contrario, que sean un ejemplo de cómo avanzar escuchándonos.

Por: Deivis Caro