18 junio, 2021

Respeto y espíritu cívico, ideales para embellecer Valledupar

La participación comunitaria es una de las opciones para intervenir los lugares de la ciudad, no solo en el centro, sino también en las comunas y barrios olvidados.

Calles de Valledupar.
Foto: Joaquín Ramírez

Valledupar goza de variedad de árboles, calles, paisajes, corrientes de agua y brisas que día a día demuestran el carácter e identidad propia del municipio; no obstante, la falta de cultura ciudadana y sentido de pertenencia no permiten que la capital del Cesar se deje ver en su máximo esplendor. 

No es necesario invertir grandes cantidades de dinero para ver florecer la ciudad con pequeñas acciones tales como: no desechar basura, no talar árboles, evitar contaminación auditiva y sobre todo respetar el territorio; así se estaría gestando un gran aporte a la transformación de los lugares emblemáticos e incluso ‘periféricos’ de Valledupar. Son colaboraciones que económicamente no representan gasto.

Siembra de árboles y pequeñas acciones pueden embellecer la ciudad.
Foto: Joaquín Ramírez

“La obra en el callejón de la Purrututú arranca con un letrero en la entrada que lo bautiza como una galería y termina con un cartel tipo cine, en donde hay nombres de gente que no puso un peso pero puso tiempo, o un almuerzo”, expresó Yarime Lobo, muralista de la ciudad. 

A su vez explicó que esos reconocimientos generan un efecto positivo en las personas, lo cual ha servido como una pedagogía para reeducar a la ciudadanía y hacerles comprender que no todo debe salir del gobierno, por tanto asegura que es necesario incentivar la participación voluntaria. 

Lea también: ‘Galería el amor, amor’, así se titula ahora el emblemático callejón de La Purrututú

Además agregó: “Valledupar de por sí ya es bella, pero si hay un despertar de la conciencia se puede embellecer de una forma tremenda con la participación comunitaria”.

PEQUEÑAS ACCIONES

El respeto y sentido de pertenencia resume el embellecimiento que pueda tener la ciudad, con acciones que se consideran simples se puede lograr ver la capital del Cesar hermosa. “Uno va a lo barrios tradicionales y son personas que a las 5 o 6 de la mañana están barriendo el frente de su casa, que se toman el café con el vecino; son personas que quieren realmente a la ciudad, mantienen sus calles limpias”, indicó Santander Beleño, arquitecto de Valledupar. 

“Que cada quien aporte su granito de arena barriendo la puerta de su casa porque la ciudad limpia se ve muy bonita. Una de las razones intangibles que hacen ver ‘fea’ a la ciudad es la movilidad, el desorden, el caos, la falta de respeto de las señales de tránsito y las contravías”, agregó Beleño. 

Por su parte, Yull Núñez, licenciado de artes y actor, manifestó que las manifestaciones atractivas, dancísticas y la siembra de árboles son unas de las formas de engalanar la ciudad. “Sembrar árboles y hacerles algún tipo de mantenimiento con un concepto artístico desde lo natural es fundamental”, mencionó Núñez.

Le puede interesar: ¿Quién responde por la construcción de antena en el cerro de Hurtado?

Contar historias por medio de la música y las leyendas es una de las mejores opciones para resaltar la belleza de Valledupar; por medio de la pintura e intervenciones en parques y muros esquineros se mostrará la mejor ‘cara’ de la ciudad que no solo es reconocida internacionalmente por el vallenato, sino también por su potencial artístico. 

LA CULTURA APARTA EL OCIO

Es de conocimiento público que la cultura y el arte son excelentes aliados si lo que se busca es, eliminar los tiempos de ocio de la vida de los niños y jóvenes; por tanto, la participación e intervención comunitaria es una de las mejores estrategias para producir, desarrollar talentos y a su vez, engalanar el ‘Valle’. 

“El atractivo no solo debe estar en el centro, los barrios periféricos y todas las comuna deben buscar sitios emblemáticos y poner a los jóvenes para que desarrollen su talento artístico, no solamente con la pintura sino también con la música”, precisó Beleño.  

Del respeto nace la paz, es necesario que como habitantes tengan sentido de pertenencia por las obras que existen en la ciudad. El arquitecto Santander Beleño relacionó el comportamiento que tienen las personas en la capital del Cesar y en lugares como Miami. “Allá alquilan un carro y se creen los ciudadanos ejemplares, pero aquí son unos grandes patanes, que no respetan la ciudad”, finalizó.

POR: KETTY GUTIÉRREZ MAESTRE/EL PILÓN

Kjgutierrezma.18@gmail.com