Publicidad
El Vallenato - 20 septiembre, 2022

La triste historia detrás de ‘La diosa coronada’, uno de los mayores éxitos de Leandro Díaz

La historia detrás de 'La diosa coronada' de Leandro Díaz.

Leandro Díaz, compositor vallenato. FOTO: CORTESÍA.
Leandro Díaz, compositor vallenato. FOTO: CORTESÍA.

Una de las canciones más hermosas y conocidas de Leandro Díaz es ‘La diosa coronada’, tanto que hasta Gabriel García Márquez utilizó una de sus frases como epígrafe de su novela ‘El amor en los tiempos del cólera’.

Los primeros pasos como compositor de Leandro le permitieron ligar con los músicos del pueblo, entre los que se encontraban el legendario ‘Chico’ Bolaños y Julio Castro, acordeonista de renombre en la región y hermano de Josefa Castro, la esquiva y altiva mujer que lo inspiró.

Señal Colombia reveló un video del compositor contando quién fue la musa inspiradora detrás de esta canción. “Había una chica pobre, pero se creía la más querida de todas las chicas de la vereda”, aseguró Leandro. Además recordó las veces que esta mujer le negó su amistad al compositor, por su condición de discapacidad.

La joven, que entonces tenía 18 años, se desvivía en atenciones con otros muchachos que la visitaban, incluso con el hermano de Leandro que en diferentes ocasiones fue con él hasta la casa de la mujer. “Una vez fui a visitarla con un hermano mío, a mí nunca me quiso ni siquiera saludar, mientras que al hermano mío si lo atendió de todo, cada vez que llegaba le hacía sancocho”, señaló Díaz.

De acuerdo con lo expuesto por el compositor en el video, él sostenía una gran amistad con el hermano de Josefa Castro, quien era acordeonero, y en muchas parrandas les tocó amenizar juntos. En medio de una de estas celebraciones el compositor sintió una vez más el rechazo de la mujer que protagonizaría un tema que escribió en venganza por sus desprecios: “El título que le di a la canción por ofenderla, por desquitarme, la llamé La diosa coronada”.

Luego vino un éxito inesperado. “Empezó mi canción a rodar por todos los pueblos, pero nadie le dio importancia porque era la del ciego, no la del famoso. Al fin al cabo llegó a Valledupar, hasta llegar a convertirse en una canción deseada por muchos de mis amigos. La canción se le hizo a Josefa Castro, la cual su recuerdo todavía lo tengo en la mente (SIC)”, contó Leandro.