4 octubre, 2018

“Hugues nos deja huérfanos”: ‘Poncho’ Zuleta

El maestro de la guitarra, Hugues Martínez Sarmiento, fue sepultado la mañana de ayer en el cementerio Central de Valledupar. Durante sus honras fúnebres, la Alcaldía de Valledupar y la Asamblea del Cesar entregaron reconocimientos especiales por su labor en la música vallenata.

Cantos, homenajes, lágrimas y palabras de sus amigos más cercanos hicieron parte de la despedida brindada a Hugues Manuel Martínez Sarmiento, ayer durante su sepelio en Valledupar.

Las honras fúnebres, desde las 10:00 de la mañana en la iglesia La Concepción, albergaron a esposa, hijos, hermanos, amigos, políticos y músicos, especialmente el cantante Tomás Alfonso ‘Poncho’ Zuleta, quien llegó a la iglesia cargando el féretro y con una nostalgia inocultable por el fallecimiento de su compañero hace cerca de 40 años en la agrupación.

El padre Enrique Iceda dijo durante la homilía que el hombre sobre la tierra es como la estrella fugaz del firmamento, que brilla y se pierde sin avisarlo. “Es la misma experiencia y para estar inscritos en el libro de la vida, simplemente hay que amar”, señaló Iceda.

Agregó el párroco que “la fe es un don que viene de lo alto y necesitamos la fe para comprender este acontecimiento. Necesitamos la fe para ser felices en la vida”.

Dijo además que el mundo ha enseñado un mensaje equivocado, por eso Hugues Martínez fue un ejemplo para la sociedad y su familia, porque había sido un hombre noble, sencillo y humilde, “y solo los humildes pueden decir perdón”.

‘Poncho’ Zuleta, sentado sobre en la primera hilera de bancas del costado izquierdo de la iglesia, siempre estuvo calmado, aunque muy pensativo y atento a las frases de Enrique Iceda. Nunca lloró.

Pasadas las 11:00 de la mañana y una vez terminaron los actos religiosos, Zuleta manifestó su profundo dolor tras conocer la muerte de Martínez, el compañero más longevo y el que más conoció su estilo en la música vallenata.

Lea aquí también: Hugues Martínez y su guitarra de ensueños

“Con mucho sentimiento y un pedazo de mi corazón para despedirlo. Hugues significó para el folclor, para la amistad, para la región, para la música en general, una riqueza inconmensurable e inolvidable. Un hombre con grandeza moral y espiritual. Fue un caballero”, declaró ‘Poncho’ Zuleta en diálogo con EL PILÓN.

En lo musical y artístico, el cantante nacido en Villanueva, La Guajira, consideró que su partida “nos deja huérfanos, una nostalgia que no terminará nunca y muy profunda”.

Entre los amigos más cercanos al hombre nacido hace 85 años en Atánquez, jurisdicción de Valledupar, lo acompañaron Andrés ‘El Turco’ Gil, Gustavo Gutiérrez Cabello, Santander Durán Escalona, Gonzalo Arturo ‘El Cocha’ Molina, Raúl ‘Chiche’ Martínez, integrantes de agrupaciones como Los Kankuis, entre otras personalidades políticas y administrativas del Cesar.

Así nació ‘Parrandas inolvidables’

Gustavo Gutiérrez Cabello, el autor de la canción ‘Parrandas inolvidables’, donde puso el sello inmortal para homenajear a Hugues Martínez, contó cómo nació la obra y la manera de hacerla especial durante las noches de cantos, parrandas y alegrías en el viejo Valledupar.

“Lo despido con una gran nostalgia porque mi compadre Hugues fue mi compañero entrañable, de bohemia y musicalización”, dijo Gutiérrez Cabello.

Narró la anécdota cuando el compositor Freddy Molina hizo la canción ‘Los tiempos de la cometa’: “Estábamos nosotros en Patillal, amanecimos y gozamos mucho”, paso seguido cantó los versos hechos en ‘Parrandas inolvidables’, que nació por la década del 80, entre el 81 y el 83; “es un canto nostálgico y en esos días me llamó ‘Beto’ Zabaleta y no dudé en entregársela”.

“Como lo digo yo en ‘Parrandas inolvidables’: su guitarra tan sentida. La canción fue inspirada en el viejo Valledupar, en la cantinita de Petra Arias y en la guitarra de Hugues Martínez. Un canto muy enguayabador y triste, porque mi compadre Hugues fue como un hermano mío. Siempre estuvimos juntos en parrandas y tertulias; yo tocaba mi acordeón piano y él con el Trío Malanga cantando rancheras, boleros y música argentina”.

Se conocieron por allá en el año 1963, gracias a la música. “Cuando Hugues se vino de Bogotá y se radicó en Valledupar, ahí nos conocimos. Yo estaba comenzando a hacer la canción ‘Confidencias’ y ‘La espina’, es decir que desde mi arranque Hugues estuvo a mi lado”.

‘El Flaco de Oro’, como es conocido Gutiérrez, advirtió que como músico su compadre Hugues fue un guitarrista multifacético, porque no solamente punteaba vallenato, sino que interpretaba música chilena, paraguaya como los boleros, rancheras y especialmente, los places peruanos: “Tanto era la admiración por la música peruana, que le puso a la hija Chabuca, en homenaje a la gran compositora Chabuca Grande”.

Reconocimientos especiales

Al terminar las palabras, el padre Enrique Iceda dio paso para que algunas entidades públicas y algunos amigos cantaran, en homenaje a Hugues Martínez durante el paso a su última morada.

Gustavo Gutiérrez Cabello, acompañado del trío Los Kankuis y las voces de Marta Solano, cantó la canción ‘Parrandas inolvidables’. Los versos, acompañados de lágrimas, hicieron que el compositor se alejara en más de una ocasión del micrófono. “Yo no puedo separarmede las cosas más hermosas más ligadas a mi vida.

Como estar enamorado y escuchar de Hugues Martínez su guitarra tan sentida…”.
El público, embargado de nostalgia y melancolía, acompañó a Gustavo Gutiérrez en uno de los momentos más trascendentales de su carrera, en la despedida de uno de sus mejores amigos.

Lea aquí también:Se fue Hugues Martínez: ‘El pirata del Loperena’

Luego, la Asamblea del Cesar, a través de la proposición 031 del 2 de octubre de 2018, presentada por el diputado José Santos Castro, reconoció el legado musical de Martínez a través de Nota de Estilo. El reconocimiento fue recibido por Hugues Manuel, hijo del connotado músico.

También la Alcaldía de Valledupar emitió un concepto especial y además les brindó Nota de Estilo a los familiares de Hugues, por su destacada labor en la cultura y el género vallenato.
Finalmente, el compositor Santander Durán Escalona leyó una serie de oraciones con palabras narradas en forma poética, como homenaje a Hugues Martínez, a quien consideró como una de las personalidades más destacadas dentro de la región.

Durán Escalona denominó a su amigo “el último gran romántico provinciano”, también “el caballero de la grande sonrisa” y le deseó un buen viaje a ‘El pirata del Loperena’. Con esta canción, de Rafael Escalona Martínez, Los Kankuis rindieron respeto a la memoria de Hugues Martínez y así se despidió del cúmulo de amigos que lo acompañó a la iglesia y seguidamente fueron hasta el cementerio Central de Valledupar.