Publicidad
Política - 21 noviembre, 2022

“Estoy dispuesta a participar en un proyecto colectivo para transformar el Cesar”: Zuleta

Ante la proximidad del 2023, un año electoral, EL PILÓN dialogó con la diputada Claudia Margarita Zuleta, que en el 2019 ocupó el segundo lugar en las elecciones regionales a la Gobernación del Cesar.

Claudia Margarita Zuleta, diputada del Cesar.
Claudia Margarita Zuleta, diputada del Cesar.

En más de una ocasión, la diputada Claudia Margarita Zuleta ha confirmado su deseo de aspirar nuevamente a la Gobernación del Cesar. En el 2019 ocupó el segundo lugar, detrás del destituido gobernador Luis Alberto Monsalvo. 

En entrevista con EL PILÓN, Zuleta analiza la nueva realidad política del departamento y la oportunidad electoral que trae el 2023. 

¿Cómo analiza el momento político del Cesar? 

Es un momento propicio para que se dé un punto de inflexión que cambie el rumbo de la dirigencia del departamento. 

Cuando digo cambio de la dirigencia me refiero no solamente a quienes la conforman, sino también a la forma cómo se elige y a la forma cómo se ejerce. Creo que ese momento existe porque percibo, como nunca antes, un sentimiento colectivo de hastío de las formas de hacer gobierno que han imperado en el departamento. 

Ese momento coyuntural puede tener un doble filo, el riesgo es que el sentimiento de la gente sea instrumentalizado por discursos que se visten de “lucha contra la corrupción”, pero que terminan, en el fondo, siendo más de las mismas prácticas clientelistas e incluso menos eficientes en la administración del Estado (cosa que ya ha pasado en el Cesar).

¿Cómo ese cansancio de la cuestionada clase política tradicional puede beneficiar al Cesar?

Para que resulte positivo el momento se requiere que de manera honesta haya un impulso organizado por varios sectores sociales y se construya un proyecto colectivo realmente interesado y sobre todo capaz de generar transformaciones políticas y sociales en el departamento del Cesar.

¿Participará en ese movimiento?

Yo tengo un deseo honesto de servirle al Cesar y me he preparado para eso. Me he preparado desde mi formación académica, muchos años de estudio sobre el funcionamiento del Estado. 

También con una larga data en el servicio público, en el ejecutivo de orden departamental y municipal, de reconocimiento y entendimiento del territorio. 

Este tiempo en la Asamblea del Cesar ha resultado un gran entrenamiento y aprendizaje. Yo creo que son condiciones que favorecen una posible participación en un momento político como el actual. 

Sin embargo, también soy consciente de las dificultades que encarna, pero estaría dispuesta a participar en el marco de un proyecto político popular, colectivo, ciudadano, engendrado en el seno de la sociedad y de la unión de muchas fuerzas que permitan enfrentar estructuras políticas tan poderosas como las que dominan hoy el departamento del Cesar.

Ha jurado reiteradamente bandera con el Centro Democrático, ¿cuál es el propósito del partido en las próximas elecciones regionales? 

El Centro Democrático, como todos los partidos políticos son instituciones u organizaciones que movilizan ideas sobre el funcionamiento del Estado y de la sociedad. 

Instituciones creadas para el ejercicio del poder. De manera que es natural que el Centro Democrático, al igual que todos los partidos políticos, ve en las elecciones la oportunidad de ganar espacios de participación. 

Es incuestionable que en los 4 años del gobierno Duque dejaron debilitadas las bases del partido como organización política; entonces el CD tiene el reto de recuperar la conexión con la gente, reorganizar sus bases, lograr nuevamente cohesionar las personas que creen en sus postulados, y en la medida que eso se dé, buscará lograr más escaños de participación a nivel local y departamental en este y todos los departamentos del país.

¿Cómo se ha sentido en la Asamblea del Cesar?

Yo me siento muy agradecida con Dios, y con la gente que me acompañó en el pasado debate electoral, que me permitieron este espacio de participación política que para mí ha sido de mucho aprendizaje, de fogueo, de entrenamiento permanente. 

Estoy convencida de que es y siempre será útil el ejercicio político de la oposición. Es consustancial a la democracia. Sin oposición no hay deliberación, ni tampoco hay control al ejercicio del poder y eso debilita las instituciones. 

Puedo mencionar muchos ejemplos de la manera como nuestro ejercicio de manera concreta ha incidido en la opinión pública y ha generado movilización social y promovido actuaciones de los órganos de control.

Por Redacción EL PILÓN