19 mayo, 2021

‘Érase una vez en Venezuela, Congo Mirador’ llega a las salas de cine de Colombia

La película documental, que se estrena el jueves 27 de mayo, narra la problemática de uno de los pueblos del estado Zulia en el vecino país.

Congo Mirador es un ‘pueblo de agua’ ubicado en el lago de Maracaibo, Zulia.    

FOTO: CORTESÍA.

La película documental ‘Érase una vez en Venezuela, Congo Mirador’, producido por la cineasta venezolana Anabel Rodríguez Ríos, se estrenará el jueves 27 de mayo en las salas de cine de Colombia. En ella se narra problemáticas sociales y ambientales del pueblo de palafitos de Congo Mirador, ubicado al lado sur del lago de Maracaibo en el estado del Zulia.

Lee también: Día Internacional de los Museos: una mirada a estos espacios en Valledupar

El largometraje muestra las necesidades de los habitantes, la migración de los venezolanos, la pobreza, falta de oportunidades, corrupción y la forma en la que la sedimentación está acabando con un pueblo que era conocido por la explotación y extracción de petróleo en el lago de Maracaibo.

Los protagonistas son Tamara, una líder sindical que se declara enamorada del fallecido presidente Hugo Chávez y su revolución; Natalie, una maestra que lucha por permanecer en su cargo, así no reciba remuneraciones económicas para mantener abierta la escuela; y Yoaini, una niña valiente y triste que lucha para no dejarse ‘amansar’ por su entorno.

El concepto poético es que esa condición ambiental avasallante, una sedimentación acelerada, posiblemente provocada por el cambio climático, es el tema de fondo, así como lo es el ambiente en las relaciones humanas, porque así como se sedimenta ese pueblo se contaminan y se sedimentan, metafóricamente hablando, sucede lo mismo con las relaciones entre la gente”, dijo la directora de cine, Anabel Rodríguez sobre la película.

En total fueron cinco años que duró el rodaje del largometraje que muestra una problemática ambiental y social. FOTO: CORTESÍA.

Añadió que el verdadero protagonista es el pueblo Congo Mirador, que año tras año atraía a turistas para ver los espectaculares y silenciosos relámpagos del Catatumbo, puesto que allí las descargas eléctricas ocurren 297 días del año con, según los Récord Guinness, 250 relámpagos por kilómetro cuadrado.

No dejes de leer: Dos galardones para Silvestre Dangond y homenaje a Jorge Oñate en los Premios Nuestra Tierra

“El espectáculo en el cielo sigue, pero los visitantes ya no están para admirarlo, puesto que Congo Mirador ya no es un lugar viable gracias al abandono del Estado venezolano y al rigor de la naturaleza como respuesta ante la imprudencia del hombre. La sedimentación del que fuera un pueblo de agua no fue solo en sus canales, sino también en las relaciones de sus habitantes divididos por la política y por la fe en lo más traicionero: el ser humano”, expresó.

Por otro lado mencionó que así como las personas escapan del pueblo por la sedimentación, que consiste en la acumulación de tierra en el fondo del lago hasta que ya no queda apenas espacio para el agua, en el documental se describen esas brechas sociales y falta de oportunidades de una comunidad que ven como única salida la migración, llevando consigo sus viviendas o palafitos en las canoas.

En total fueron cinco años que duró el rodaje de ‘Érase una vez en Venezuela, Congo Mirador’, cuya película documental surgió mientras grababa el largometraje ‘El barril’ y fueron alertados de la sedimentación del pueblo construido sobre las aguas, luego de que al parecer, un habitante “abrió un paso de agua desde el río Catatumbo hasta la laguna del Congo”, por lo que hicieron una investigación con geólogos y se pusieron en la tarea de dar a conocer la historia de un lugar que en el 2013 tenía alrededor de mil personas y cuya población ha reducido, convirtiéndolo en un pueblo fantasma.

POR: REDACCIÓN EL PILÓN.