11 agosto, 2021

El valioso legado ambiental de Miguel Ángel Sierra

El legado de Miguel Ángel Sierra se respira en el aire de Valledupar.

Miguel Ángel Sierra, protector ambiental de Valledupar y la región. 
FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.

El legado de Miguel Ángel Sierra se respira en el aire de Valledupar. Aunque este 5 de agosto se conoció la noticia sobre el fallecimiento del amante y defensor de la naturaleza de nuestra región, quienes lo conocieron aseguran que su lucha por el medio ambiente continuará. 

Durante toda su vida se destacó por su don de generar conciencia, de inspirar a jóvenes, niños y adultos mayores; así como por defender el patrimonio natural de los vallenatos, aun cuando no hay era nativo de esta ciudad. Esto le permitió hacer grandes amigos y ‘sembrar’ amor en el corazón de quienes lo conocieron.

“Miguel Ángel, más de lo que he dicho, era una persona con un carácter fuerte que cualquier cosa que se proponía la hacía y con su acento santandereano decía: ‘Nosotros decimos y hacemos’. Él quiso dejar esa huella que dejó hoy en día; es impresionante la cantidad de amigos que hizo y cómo marcó la vida de muchas personas”, expresó Carolina Vargas, subdirectora de la Escuela Ambiental.

Vargas añadió que ‘Migue’, como le llamaban sus amigos, se propuso hablar, cuidar y preservar los árboles y el río Guatapurí de la ciudad. “En la Escuela Ambiental hay un bosque seco tropical sembrado por niños y yo le decía a Migue que fuéramos a mirar por qué estaban tan secos y él me decía que dejara esos árboles quietos. Una vez le dio un puño a uno de esos troncos y me dijo que ahí había vida”, contó la gestora ambiental en una emisora de la ciudad.

Sierra fue presidente de la Fundación Biosierra y por muchos años trabajó por el medio ambiente en el Cesar. Formó parte de los inicios de la Escuela Ambiental, ubicada en esta capital, y que hoy es ejemplo de reserva natural para el país. Estuvo en varios escenarios ambientales, ya que quería hablar de todos los temas que tuvieran relación con el medio ambiente; además, una de sus pasiones era buscar estrategias para proteger la naturaleza vallenata y llevar un mensaje pedagógico a las personas.

No cabe duda que el medio ambiente de Valledupar extrañará contar con la presencia y protección de uno de los más reconocidos ambientalistas de la región; no obstante, sus amigos y familiares mencionan que el mejor reconocimiento que se le puede dar a ‘Migue’ por su labor es cuidar nuestros árboles, conociendo los beneficios que traen, protegiendo el río Guatapurí y cultivando alegría.

Desde la partida de este incansable luchador ambiental, sus redes sociales están llenas de comentarios sentimentales, nostálgico, pero sobre todo de mucho amor. Pese a su muerte, dejó sembrada la esperanza y protección de la naturaleza en los habitantes de la capital del Cesar.

Por: Ketty Gutiérrez Maestre/EL PILÓN

kjgutierrezma.18@gmail.com