3 abril, 2020

El estrado en su casa: así es ser juez en tiempos de coronavirus

La pandemia del Covid-19 no ha sido pretexto para que los colombianos no gocen de los derechos fundamentales que brinda la justicia, por eso los jueces desde sus casas continúan ejerciendo sus labores. El juez Andrés Alberto Palencia Fajardo relata la experiencia que ha sido trabajar desde el hogar.

Andrés Alberto Palencia, es especialista en Derecho Penal. 

FOTO/CORTESÍA.

Para el abogado Andrés Alberto Palencia Fajardo ser juez en tiempos de alarma mundial, más que una dificultad, es la oportunidad de ‘cambiar mentalidades’ y comenzar a ver en la tecnología el camino para avanzar en la administración de justicia.

Es así, que cada día, el titular del Juzgado Quinto Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento de Valledupar convierte el pequeño escritorio de su casa en un estrado para realizar las audiencias virtuales.

Lee también: El teletrabajo se impone en la cuarentena

Sus mejores aliados son las aplicaciones Polycom y RP1 Cloud, las cuales, permiten el servicio de videoconferencia con archivo en la nube.

Esa reunión queda grabada en la nube y en Bogotá tienen un centro de documentación judicial, es decir, el Consejo de la Judicatura graba eso y hace una copia que manda al juez y a las partes”, comentó Palencia Fajardo.

Estas dos aplicaciones son las que recomienda utilizar el Consejo Superior de la Judicatura aunque los jueces podrían emplear otras herramientas de comunicación.

Son los dos canales institucionales que utiliza el Consejo de la Judicatura para lograr la comunicación con las cárceles, ellos primero contactan los centros carcelarios y dicen que necesitan que coloquen al preso en las salas de audiencias para que se pueda hacer la diligencia en el respectivo juzgado”, explicó Palencia.

Te puede interesar: El mundo registra más de un millón de infectados por coronavirus

Los funcionarios desde Bogotá suministran un enlace a los despachos judiciales para que lo ingresen a cualquiera de las dos aplicaciones por internet y hagan parte de la reunión virtual.

Por ejemplo si todos están conectados y el defensor está teniendo mala conexión, entonces, no solo busco que esté ahí el video si no que lo llamo al teléfono y lo pongo en alta voz para que los demás lo escuchen pero siempre identificando la identidad”, acotó.

Las aplicaciones permiten compartir pantalla, exhibir documentos, entre otros aspectos que contribuyen a que se realice cualquier tipo de audiencia.

Sin embargo, actualmente las diligencias de los juzgados de conocimiento se realizan para las personas que están privadas de la libertad.

Así lo decidió el Consejo Superior de la Judicatura al suspender los términos judiciales y establecer que los jueces laboraran desde sus casas como medida de prevención especial frente al Covid-19.

Entre las actividades, los juzgados continúan resolviendo acciones de tutela y hábeas corpus.

No dejes de leer: Con sobrevuelo, Fuerza Pública verifica el cumplimiento de cuarentena en Valledupar

Las tutelas las recibe el Centro de Servicios del Palacio de Justicia vía correo electrónico y posteriormente las envía escaneada por el mismo medio a un juzgado.

Hasta ahora para el juez quinto penal la tecnología no es una desconocida; entre sus novedades, es el único despacho en la capital del Cesar que maneja una red social como Twitter para dar a conocer las audiencias que maneja en la cotidianidad.

No obstante, reconoce que el Covid-19 adelantó la tarea de mejorar la relación de la tecnología con los despachos judiciales.

Así como ha ocurrido ahora en donde todos estamos en lugares diferentes y conectados en un computador, es la primera vez, el Covid-19 nos ha obligado a eso, nos ha cambiado la forma de trabajar de cierta manera, nosotros estábamos dando el paso hacía allá pero esto nos obligó rápidamente a hacerlo”, finalizó.