28 agosto, 2019

Con dineros del Área Metropolitana se pagaban gastos personales: Contraloría

Las compras de flores, por ejemplo, eran unos de los gastos más comunes en el Área Metropolitana, con dineros de la caja menor, lo mismo que compras en restaurantes.

FOTO: CORTESÍA

EL PILÓN tuvo acceso a un informe de auditoría modalidad especial que practicó la Contraloría General Departamento del Cesar al Área Metropolitana de Valledupar, que arrojó como resultado 15 hallazgos administrativos, 5 disciplinarios y 5 fiscales (por valor de $25.822.407).

El órgano de control halló aparentes irregularidades con el manejo de los recursos públicos, que a través de la figura de caja menor eran destinados, sin aparente justificación, a compras de “flores”, “mecatos de cafetería” y hasta “regalos personales”, según quedó consignado en las conclusiones del informe que evaluó las vigencias del 2016 al 2018.

En un documento de 62 páginas, el contralor general del departamento, César Cerchiaro De la Rosa denota: “La caja menor se constituye mediante Resoluciones del director al inicio de las vigencias 2017 y 2018, por el valor casi total de las apropiaciones presupuestales iniciales de Materiales y Suministros y Combustibles y Lubricantes y todo el gasto ejecutado en cada vigencia en estas dos apropiaciones, se hizo a través de caja menor. Es decir que no se realizaron contratos para la ejecución del gasto, como está establecido para las entidades del Estado bajo el régimen de la Ley 80 de 1993; correspondía realizar por lo menos contratos de suministros de combustible, de materiales de aseo, mensajería, papelería, tintas y recargas de 32 tóner. Estos son gastos recurrentes y previsibles, de ninguna manera son imprevistos”.

Pero, además de las deficiencias en la planeación del gasto, la Contraloría detectó que había “fondos girados sin soporte de legalización” y que se realizaron “retiros mensuales de la cuenta de ahorros del Área Metropolitana de Valledupar”.

El informe es puntual: “En la vigencia 2018 se realizaron nueve (9) retiros por valor de $1,000,000 cada uno en los meses de enero 11, febrero, marzo, abril, mayo 21, junio 12, julio 12, agosto 22, septiembre 13, para un total de $9,000,000; observándose $4,000,000 de los meses de marzo hasta junio 2018, sin soporte de legalización, es decir la relación de giros soportada con las facturas debidamente firmadas. Aunque fueron presentados algunos recibos y facturas no son soporte suficiente y verídico, como legalización de los fondos de caja menor. En la vigencia 2017 se realizaron diez retiros para el fondo de caja menor por valor de $12,000,000 (doce millones de pesos). Observándose sin legalización $2,500,000, de los retiros realizados el 5 de abril 2017 y el 13 de septiembre de 2017. Se constituye detrimento por pérdida de los recursos de $6,500,000”.

¿Manejo de bolsillo?

A la Contraloría General Departamento del Cesar no le pareció procedente la forma en la que se manejaron los retiros de la caja menor del Área Metropolitana, en el periodo administrativo auditado, por eso advirtió: “No se observa que se hayan expedido las resoluciones de reconocimiento del gasto por parte del director de la entidad, tampoco comprobantes de egresos por cada retiro de la cuenta legalizado, los cuales deberían estar anexos en el expediente en el cual se archivan los documentos de la caja menor”.

De forma adicional, la Contraloría advierte sobre posibles prácticas de irregularidades con fraccionamiento de contrato. “En 2018 se observan entre los soportes de gastos de caja menor, siete recibos por valor de $1,882,000, a un mismo proveedor y por conceptos similares relacionados con elementos publicitarios como gorras, pendones, impresos, botones, tarjetas, entre otros lo cual evidencia el fraccionamiento del gasto al cual aplica la contratación estatal”, dice el informe.

Tanto en 2017, como en 2018, según el órgano de control fiscal el Área metropolitana repitió (en ambos años) un gasto fuera de lo establecido en el orden contractual del uso eficiente de los recursos públicos: “Se observaron $752,381 pagados a través de caja menor, en gastos que no corresponden con la apropiación presupuestal afectada, especialmente la apropiación bienestar social y estímulos para los empleados del AMV, estos gastos son también contrarios a la política estatal de austeridad del gasto: restaurante, flores, tortas, confitería, gastos personales de los funcionarios”.

Sobre el hecho

Antonio Junieles, director del Área Metropolitana de Valledupar, sostuvo que esos hallazgos no corresponden al periodo de su estadía en el cargo, dado que a este llegó el 19 de septiembre de 2018, pero que “no obstante, ya hemos presentado ante la Contraloría un plan de mejoramiento, que incluye una serie de acciones dirigidas a que se implementen acciones correctivas al interior de la entidad, que permitan ajustar ciertas deficiencias que a nivel administrativo y financiero fueran detectados para dichos periodos”.

Dijo el funcionario que el compromiso de su administración “es generar transparencia frente a las actuaciones administrativas y muchos de esos hallazgos ya habían sido objeto de un plan que internamente habíamos diseñado con el acompañamiento de la Secretaría General y todas las dependencias del Área Metropolitana, para ajustar las deficiencias encontradas”.

Por: Jorge Laporte Restrepo/ El Pilón