8 marzo, 2019

Aviva revive veeduría ciudadana del centro histórico

Con la primera asamblea general del 2019, los miembros de la Fundación Aviva dieron inicio a sus actividades y fortalecieron los estatutos y reglamentos de la veeduría ciudadana creada hace más de cuatro años por los miembros de la misma.

Con la primera asamblea general del 2019, los miembros de la Fundación Aviva dieron inicio a sus actividades y fortalecieron los estatutos y reglamentos de la veeduría ciudadana creada hace más de cuatro años por los miembros de la misma.

“Desempolvamos la veeduría que hace parte de nuestra fundación pero tiene su personería jurídica aparte para ponerle los ojos a las obras que se construirán este año en todo el centro histórico de Valledupar, con el fin de seguir generando acciones en favor de nuestro patrimonio cultural”, explicó la directora de la Fundación Aviva, Alba Luz Luque.

La veeduría tendrá como líderes y asesoras a la excontralora Mercedes Vásquez Ramírez y a la arquitecta Omaira Herrera, quien se encargará de reorganizar los estatutos y reglamento de la veeduría.

Además, la asamblea general expuso los 17 proyectos que están incluidos en Plan Especial de Manejo y Protección, PEMP, del centro histórico de Valledupar de los cuales aún la administración municipal aún no ha ejecutado ninguno pese a los avances de algunas obras en el sector.

“De estos 17 proyectos y estatutos presentados por el Ministerio de Cultural solo se ha cumplido o que está más adelantado el estándar de los avisos de los locales comerciales que se encuentran ubicados en el centro histórico y es necesario que se cumplan todos”, contó Luque.

Durante la reunión que se desarrolló en la carrera 7 N°14-100 de Cañaguate, también se tocaron temas de gran impacto social y cultura que son de tradición de la fundación como el Festival Gastronómico y el Foro Cultural, los cuales se estudia la posibilidad de volverse a realizar durante este año.

En este sentido, la fundación este 2019 busca ir más allá en la restauración del centro histórico, puesto que se tiene como ejemplo a la Escuela Taller, como la de Cartagena, Mompox, Popayán Barichara y Bogotá. Las casas taller son un laboratorio de conocimiento para que los jóvenes sean capacitados en restauración y ayuden en las estrategias de conservación de los predios destruidos.

Por: Maira Manosalva

Siguenos como @El_Pilon