8 noviembre, 2021

Agencia de viajes en Valledupar estaría estafando: historia de una víctima

Actualmente la agencia, ubicada en el centro comercial Megamall, tiene las puertas cerradas y se desconoce el paradero de los administradores.

Los destinos que ofrecen pueden ser nacionales o internacionales.

Con la ilusión de viajar a otros países, Carlos Mestre y Leidis de Ávila firmaron un contrato con la agencia de viajes Ruta Esmeralda S.A.S., ubicada en el Centro Comercial Megamall de Valledupar; pero después de unos días descubrieron que se trataba de una supuesta estafa y desde entonces viven una lucha constante para tratar de recuperar el dinero que entregaron. 

Aunque el modus operandi de la empresa es llamar a los particulares para ofrecerles como ‘regalo’ un paquete vacacional a destinos nacionales e internacionales por sus compras realizadas con tarjetas de crédito, en el caso de esta pareja fue distinto, ya que Carlos Mestre se encontraba en el centro comercial y unos trabajadores de la agencia le ofrecieron el servicio. 

“Al llegar a la agencia me pasaron con una asesora y esa persona empezó hablando de los bonos y después de la empresa. Ellos dicen ser una mayorista de viajes, luego de preguntar si tenía tarjeta de crédito me empezaron a ofrecer el servicio, reiteraron que son mayoristas de viajes y que al comprar una membresía con ellos algunos tiquetes me saldrían demasiado baratos. Firmé el contrato de una vez porque vi una buena oportunidad para irme de viaje con mi pareja, además, me generó confianza que estuviera en un centro comercial”, rememoró Mestre, agregando que el contrató lo firmó el pasado 5 de octubre con la ilusión de ir con su pareja sentimental a Cancún, México, y otros destinos.

Presuntamente la empresa ofrece un paquete de descuentos vacacionales que se adaptan a las necesidades de los clientes, es decir, venden la idea de experiencias de viaje, pero al final terminan convirtiéndose en planes turísticos falsos. Asimismo, ofrecen descuentos en boletos de transporte, pero todo a través de la agencia. Si las personas deciden adquirir algún paquete la empresa hace el cobro inmediato de la tarjeta y desde ahí su dinero ya está perdido, puesto que la agencia es itinerante y es muy difícil encontrar algún responsable que dé respuesta a lo sucedido.

“Ellos comienzan a ofrecer la membresía con un valor de $7.000.000 (siete millones de pesos) y van haciendo los descuentos, particularmente a mí me quedó en $3.600.000 (tres millones seiscientos mil pesos) más dos cortesías que podía redimir para hospedarme en hoteles. He averiguado con otras personas y la membresía les quedaba hasta en $1.200.000 (un millón doscientos mil pesos). Otra de las mentiras que dicen es que los pagos con la tarjeta no generarán intereses porque, según ellos, tienen convenios con Visa y MasterCard, pero en los extractos que me llegaron aparecen los intereses”, agregó Mestre.

¿CÓMO DESCUBRIERON QUE ES UNA “ESTAFA”?

Leidis de Ávila, pareja sentimental de Carlos, contó a EL PILÓN: “‘Tuto’ llegó un fin de semana a Los Venados (corregimiento de Valledupar en el que reside) y me entregó la carpeta con el contrato, yo estaba súper emocionada y puse un estado en mis redes sociales diciendo que iba a viajar fuera del país y una conocida del pueblo me escribió, en ese momento me preguntó si el viaje sería con la empresa que está ubicada en Megamall y le dije que sí. Al decirle eso me contó que ella y su esposo casi caen en la misma estafa. Si ella no me dice nada mi pareja y yo estaríamos súper confiados todavía que íbamos a hacer ese viaje en diciembre”.

Lea también: Conozca las cinco formas de estafa más comunes en Instagram

Después de ese signo de alarma decidió investigar sobre la agencia y descubrió que no tienen redes sociales y que toda la información la manejan a través de un número de teléfono, al cual se ha estado comunicando desde entonces. “La empresa ‘matriz’ se llama Living Time y la que está afiliada a esa empresa se llama Ruta Esmeralda. En medio de la búsqueda encontré que Living Time ha estafado en otras ciudades, es una agencia de viajes que se dedica a eso y su modus operandi es trasladarse a las ciudades y no dejar rastros”, explicó. 

El local tenía un año de estar funcionando en el centro comercial Megamall, pero la administración les pidió desocupar. 

NO SOLO HAN PERDIDO 3 MILLONES DE PESOS

Cualquiera pensaría que el ‘robo’ solo fue de 3.600.000 más los intereses que genere la tarjeta, no obstante, al no vivir en Valledupar la pareja ha tenido que desplazarse en repetidas ocasiones hasta la capital del Cesar para buscar respuestas, sin embargo, lo único que han encontrado son unas instalaciones con las puertas cerradas. 

“Al ver toda esta situación fuimos hasta Valledupar y llegamos al centro comercial para hablar con la agencia, pero nos encontramos con la oficina cerrada; yo les escribí y me dieron una cita para el día siguiente a las 10:00 de la mañana, pero seguía cerrado ese día y me dijeron que no estaba abierta porque se habían presentado casos de covid-19”. No obstante, EL PILÓN consultó con algunos empleados de Megamall e indicaron que la agencia de viajes llevaba un año de estar funcionando, pero la administración del centro comercial les “pidió el local porque se habían presentado varios inconvenientes y quejas”

Se estima que más personas han sido víctimas de estas presuntas estafas.

“Cuando empezó a pasar todo esto y perdimos la confianza en la empresa les informamos que queríamos deshacer el contrato y nos dijeron que les enviáramos una carta al correo y que nos darían respuesta, pasó el tiempo y no recibimos respuesta. Me dijeron que esa carta era un derecho de petición y debía esperar 15 días hábiles para que me respondieran. Esperé ese tiempo, pero tampoco me respondieron; volví a trasladarme a Valledupar, pero la oficina sigue cerrada. Han incurrido en publicidad engañosa también porque nada de lo que nos ofrecieron nos brindaron, no pudimos redimir ni las cortesías en hoteles de la ciudad”.

Le puede interesar: Cuidado: estarían estafando con falsos bonos de las tiendas D1

Tras agotar todas las medidas para llegar a un diálogo con la empresa, la pareja ha decidido denunciar el caso ante los entes competentes, además, informaron que todas aquellas personas que hayan sido víctimas de la misma empresa pueden comunicarse al 3128866617 para realizar una denuncia conjunta. Tan alarmante es la situación que un empleado de la agencia les informó que no sabía lo que estaba pasando y les sugirió interponer las denuncias que creyeran pertinentes. 

Es importante mencionar que, aunque la supuesta empresa turística no está abierta al público, los vendedores siguen en las instalaciones del centro comercial ofreciendo los planes de viaje. “Si ellos no tienen respuestas sobre lo que está pasando ¿por qué le siguen vendiendo las membresías a otras personas en el centro comercial?”, indicó De Ávila.

CASO DE UNA PERSONA QUE RECHAZÓ LA ‘OFERTA’

Yecelys Padilla, en diálogo con EL PILÓN, relató que la agencia Ruta Esmeralda S.A.S, la llamó y le informó que por el uso de sus tarjetas tenía un bono que podía redimir en un hotel. “Me agendaron una cita y llegué con mi pareja hasta el centro comercial. Al llegar nos dijeron que no era una agencia de viajes sino una oficina de representación turística y que conseguía vuelos y noches de hotel más baratos que en el mercado

En los planes que nos mostraron había varios costos, nos decían que era la única oportunidad que teníamos, que no nos volverían a llamar porque el Ministerio no se los permitía, y nos aseguraron que tenían sedes en Pasto, Medellín y Bogotá; hasta nos mostraron los papeles de Cámara de Comercio y todo”, contó. 

Recordó que les ofrecieron un plan de $3.000.000 millones, pero ellos alegaron que no tenían presupuesto para costearlo por lo que los asesores de ventas empezaron a hacer los descuentos. “Bajaron el precio y lo dejaron como en $1.700.000 y en el plan incluían un viaje a San Andrés y un destino internacional, pero a nosotros nos pareció absurdo porque algo tan barato no podía tener esos dos destinos como beneficio. Al decirles que no queríamos aceptar nada se molestaron y nos tiraron los papeles”.

Agregó que recientemente recibió otra llamada de la agencia en la cual le ofrecían el mismo servicio, sin embargo, ya no la citaban en el centro comercial, sino en un hotel de la ciudad. Por lo que se puede suponer que al desocupar el local se trasladaron a otro sitio.

Por: Ketty Gutiérrez Maestre/EL PILÓN 

Kjgutierrezma.18@gmail.com