4 agosto, 2018

Reviven suspensión del diputado Julio Casadiegos

El corporado ha calificado este hecho como una persecución política ya que se trata del mismo actor que lo llevó al Consejo de Estado en una pérdida de investidura en la que fue absuelto.

En fallo de primera instancia, la Procuraduría Regional del Cesar suspendió por un periodo de seis meses de su cargo al diputado de Cambio Radical Julio Casadiegos Navarro, por un proceso que se seguía en su contra por las inasistencias al recinto de la Asamblea del Cesar.

El corporado dijo que esta situación se trataba de una persecución política ya que desde que se instauró la queja se hablaba de más de 100 ausencias y hoy se habla de 24 sin justa causa para el periodo 2012-2015. “Primero dijeron que 186 ausencias, luego 35 y ahora 24 ausencias. Dicen que falté a mi deber de control político”, expresó el diputado.

La noticia la dio a conocer el mismo Casadiegos a través de sus redes sociales donde expresó que ahora reconocen otro error “y nos sancionan por supuestas ausencias, después de haberme acusado”.

“Es mi Deber informar que me fue notificado sanción en primera instancia por seis meses de suspensión por supuestas 24 ausencias sin justa causa. Quien me ha perseguido, señor Luis Arturo Aragón Zapata, presenta queja en mi contra con los mismos hechos que nos demandó por pérdida de investidura ante Tribunal Administrativo”, escribió el diputado en varios trinos de Twitter.

Lo cierto es que en el mes de enero de este año se conoció un fallo en segunda instancia en el que se decretaba nulidad a la actuación disciplinaria con la que también se había sancionado por seis meses, por basarla en dudas e imprecisiones.

En ese momento la Procuraduría lo había sancionado con suspensión del cargo e inhabilidad especial para ejercer funciones públicas, por no asistir a 35 sesiones de la Asamblea del Cesar durante el periodo 2012–2015, ya que el Ministerio Público había determinado que Casadiegos Navarro no presentó ninguna justificación por su ausencia, con lo que se apartó de su deber y su conducta fue calificada como grave a título de dolo.

Sin embargo, en segunda instancia se decretó la nulidad del fallo de la Procuraduría Regional, al considerar que las pruebas que llevaron a la sanción no tenían el peso probatorio que ellos habían decidido, pero hoy se revivió el proceso que lo deja por fuera de sus curul por seis meses.