15 diciembre, 2016

Hospital San Andrés de Chiriguaná tendrá vigilancia especial de Supersalud

El centro asistencial tiene unos pasivos superiores a los 21 mil millones de pesos y una cartera de difícil recaudo.

Luego de varias reuniones y compromisos para superar la crisis que atraviesa el Hospital San Andrés del municipio de Chiriguaná, la Superintendencia Nacional de Salud ordenó una medida cautelar de vigilancia especial por un término de seis meses para el centro asistencial de segundo nivel que brinda atención a toda la población del centro del departamento del Cesar.

Esta actuación había sido anunciada en noviembre, luego de que por gestión del representante Cristián José Moreno, la entidad identificara a través de auditorías, varios aspectos que impactan la prestación de los servicios y que de continuar, podrían afectar significativamente la estabilidad del hospital.

Según lo dio a conocer la Supersalud, entre los principales indicadores que motivaron la decisión están la deuda por concepto de salarios con personal de planta por 783 millones de pesos por un periodo de seis meses; además de lo que se le debe a los contratistas que superan los 3.382 millones de pesos.

Así mismo se evidencia un bajo número de pacientes que acuden a servicios de urgencias y hospitalización debido al cierre de los servicios de segundo nivel, y lo peor es que no se evidencia gestión de cobro de cartera.

La crisis no es solo financiera, en el San Andrés es notable el deterioro de la infraestructura en algunas áreas por falta de mantenimiento preventivo y equipos biomédicos almacenados sin utilización, áreas de UCI y quirófanos cerrados.

La medida adoptada por la Superintendencia implica que la gerencia del hospital debe presentar un plan de trabajo estructurado que permita superar rápida y adecuadamente las situaciones que están poniendo en riesgo la prestación de los servicios.

En un comunicado, el superintendente Norman Julio Muñoz explicó que lo que han recomendado al representante legal es presentar un plan de acción que contemple entre otros, el refuerzo de la gestión comercial y de cartera, adelantar las acciones tendientes a lograr el equilibrio presupuestal y efectuar el pago de pasivos; de igual manera, presentar estrategias que permitan la reapertura gradual de los servicios de salud de segundo nivel, necesarios para la zona de influencia del centro asistencial.

En el plan de trabajo se deben generar acciones tendientes a evitar que se presenten sobrecostos en los procesos de adquisición, como los identificados por la Contraloría General de la Nación que fueron puestos en conocimiento de la Superintendencia y motivaron las auditorías y posterior adopción de la medida especial.

“Queremos evitar que los indicadores financieros, asistenciales y administrativos se sigan deteriorando y esto genere una afectación mayor frente a la oferta de servicios de salud”, expresó el superintendente.

Se estima que la cartera real del Hospital San Andrés puede ascender a 7 mil millones de pesos y las condiciones de prestación de servicio en el hospital son muy complejas, por el cierre del segundo nivel que beneficiaba a la comunidad del centro del Cesar, como son los municipios de Chimichagua, Curumaní, La Jagua de Ibirico, Pailitas, El Paso, Astrea y Tamalameque.

La deuda por concepto de salarios con personal de planta por 783 millones de pesos, además de lo que se le debe a los contratistas que superan los 3.382 millones.

Andreina Bandera / EL PILÓN
Andreina.bandera@elpilon.com.co

Siguenos como @El_Pilon