12 septiembre, 2021

Gustavo Gutiérrez Cabello, el poeta nostálgico del vallenato

Al cumplir 81 años de edad el cantautor pidió que lo recordaran con cariño y nostalgia, la misma que imprimió en cada una de sus composiciones.

Gustavo Gutiérrez Cabello, cantautor.

“… El hijo que tanto quiero

Me vino a endulzar la vida

Y con mi madre querida lo que más quiero, lo que más quiero

Son dos amores que tengo

El uno nuevo y el otro viejo…”

Haciendo un recorrido por su trayectoria musical y vida personal, el cantautor Gustavo Gutiérrez Cabello cumplió el domingo 12 de septiembre 81 años de edad, de los cuales más de 40 los ha dedicado a enaltecer la música vallenata con cada una de sus composiciones. 

Evocando sus inicios recordó que la canción que lo dio a conocer fue ‘Confidencias’, grabada por el rey vallenato Alfredo Gutiérrez. A esa obra musical le siguieron ‘La espina’, interpretada por Pacho Galán y más tarde por los Billo’s Caracas Boys de Venezuela. 

Por petición de su padre se graduó como Administrador de Empresas en Bogotá y tras llegar a Valledupar, de la mano de Rafael Escalona, Darío Pavajeau y Consuelo Araujonoguera fue nombrado director de Turismo Municipal, cargo que ocupó durante cinco años y que dejó a un lado para dedicarse de lleno a la composición, profesión que ejerció hasta la década de los 90 cuando decidió recorrer el país con otros compositores interpretando sus canciones. 

LA CANCIÓN QUE LE TOCÓ EL ALMA 

Durante más de 30 años Gustavo Gutiérrez Cabello escribió alrededor de 109 canciones, en las que describió los paisajes del ‘Viejo Valledupar’, “los caminos agrestes de Valledupar a Patillal”, sus tristezas, alegrías, desamores y costumbres de la región. Sin embargo, hubo una en particular que tocó sus fibras y logró meterse de lleno en su alma por narrar la transición que tuvo su hijo mayor Gustavo José, inspirándolo a componer ‘Mi niño se creció’. 

El cantautor escribió alrededor de 108 canciones.   FOTO: CORTESÍA.

El tema fue grabado por ‘Poncho’ Zuleta y ‘Beto’ Villa en el álbum Dos Dinastías en 1988 y desde entonces es una de las canciones más significativas por los padres, quienes con nostalgia evidencian el cambio que tienen sus hijos cuando dejan de ser unos niños y empiezan a descubrir el mundo por su propia cuenta.

Lea también: Las prendas que recibió Martín Elías Jr. de su padre

“La canción que más me llegó al alma fue ‘Mi niño se creció’, la compuse cuando mi hijo mayor Gustavo José tenía 10 años y yo notaba que ya no quería jugar conmigo para estar en la calle, en el parque jugando con los amigos y sentí ese vacío que sentimos los padres y las madres cuando ya nuestros hijos quieren descubrir el mundo por su propio albedrío, quieren alejarse y ya no quieren estar bajo el amparo paternal y maternal. Me dio tanta nostalgia e hice esta canción”, contó Gustavo Gutiérrez a EL PILÓN.

‘El flaco de oro’ recordó que otra de sus obras favoritas es ‘Cariño de madre’, canción que se ha convertido en un himno durante la celebración del Día de las Madres en Colombia y que escribió tras un reclamo que le hizo su progenitora. 

EL MOMENTO MÁS EMOTIVO DE SU CARRERA

Evocando más recuerdos mencionó que el momento más emotivo de su carrera fue el homenaje que le hizo el Festival de la Leyenda Vallenata en el 2013, al que se le sumaron reconocimientos por parte de entidades gubernamentales en Neiva, Valledupar, Bucaramanga y Barranquilla, entre otras ciudades del territorio nacional. 

“Me hicieron homenajes en varias ciudades de Colombia y en todos los colegios de Valledupar que no di para tanta fiesta. El colegio Consuelo Araujo Noguera tenía la letra de mi canción ‘Confidencias’ bordada y me la entregaron un 8 de mayo porque no me alcanzó el tiempo. Otra fecha emocionante de mi carrera fue cuando cumplí los 25 años, que me hicieron el homenaje en la plaza Alfonso López de Valledupar”, dijo. 

No deje de leer: “La Fiscalía cree que soy Tirofijo”: las reflexiones de Diomedes estando prófugo de la justicia

“Después que me retiré empecé a viajar por España, Chile, México, Venezuela y viajando por todo el país con mis colegas los compositores porque llegó una nueva época del 2000 cuando empezamos a cantar nuestras canciones ya viejos”, contó.

DE VUELTA A LA JUVENTUD 

Con la pandemia ocasionada por el covid-19 ‘El flaco de oro’ ha dejado de lado su vida social y está dedicado de lleno a su familia, a escuchar la música argentina y los boleros que lo regresan a su juventud cuando con guitarra en mano se inspiraba a componer las canciones que quedaron grabadas en el corazón de los amantes del vallenato.

“Yo le cogí un desapego a la composición y ahora estoy enamorado de los boleros, la milonga y la música argentina… La pandemia como que me volvió a mi juventud, ya no me gusta viajar en bus, me gusta estar por los parques, ir a Patillal, quiero llevar una vida sedentaria y no creo que vuelva a componer porque yo soy un compositor que no tiene imaginación, yo compongo del sentimiento que me sale de adentro y ya cumplí mi ciclo en esa parte”, añadió. 

CUMPLEAÑOS

Al cumplir 81 años de edad, el cantautor pidió que lo recordaran como una persona buena, sencilla y cariñosa, que ha contribuido a la música vallenata al igual que sus colegas. “Quiero que me recuerden con nostalgia porque yo compuse con toda el alma mis canciones y creo que he hecho una contribución, como lo han hecho los otros colegas también”, finalizó.

POR: CARMEN LUCÍA MENDOZA CUELLO/EL PILÓN