1 julio, 2020

El pase de un cesarense abrió el camino a la gloria continental hace 16 años

El Once Caldas disputó la octava final de Copa Libertadores de un club colombiano luego que América (4), Nacional (2) y Cali (2) llegaran al último juego del certamen continental.

Un día como hoy, pero del año 2004 Colombia volvía a estampar el escudo de un club en la Copa Libertadores de América, 15 años después de la obtención del título de Atlético Nacional en 1989. Once Caldas de Manizales sería el encargado de poner al país en la cumbre del fútbol sudamericano luego de vencer en la final al encopetado Boca Juniors de Argentina.

Lee también: Así regirá el ‘Pico y Cédula’ en Valledupar durante julio

Para llegar a los dos partidos más importantes en la historia de la institución caldense, el conjunto blanco enfrentó a otro duro rival, San Pablo de Brasil, que en sus filas contaba con estrellas como Rogerio Ceni, Luis Fabiano, Grafite, entre otros.

Luego de igualar 0-0 en Brasil, el conjunto blanco recibía al San Pablo en el Estadio Palo Grande. Herly Alcazar abriría el marcador para el delirio de los aficionados; sin embargo, Danilo enmudeció a los hinchas con un remate cruzado que no pudo detener el portero Juan Carlos Henao.

PASE GOL

Once Caldas estaba herido y aguantaba estoicamente los embates de un San Pablo que quería llevarse el triunfo y el boleto a la final, pero como si se tratara de una batalla en las praderas africanas, el volante nacido en Codazzi, Cesar, Javier Araujo, peleó un balón contra dos jugadores del San Pablo, a los cuales dejó desairados para posteriormente pasarle la pelota a Jorge Agudelo y este marcara aquel 2-1 que le significó al cuadro blanco el pasaje a la final del certamen continental que lo enfrentaría a Boca Junior, actual campeón de la competición (2003).

No dejes de leer: Atletas vallenatos hicieron el 2-3 en competencia virtual nacional

La historia dirá que Jorge Agudelo fue quien marcó el gol de la clasificación a la final, pero lo que nadie olvidará será aquella acción en la que después de sacarse de encima a dos rivales, Javier Araujo envió un pase que cambiaría el resultado del partido y empezaría a escribir un momento dorado en la historia del fútbol nacional.

LA ACTUALIDAD

Luego de su paso por Once Caldas y equipos como la Equidad, Millonarios, Huila, Juan Aurich (Perú), Uniautónoma y culminar su carrera en el Valledupar Fútbol Club, el mediocampista colgó los guayos y hoy en día se perfila como entrenador.

¿SABÍAS QUÉ

Once Caldas fue el último equipo sudamericano que jugó la Copa Intercontinental?

Por: Robert Cadavid / EL PILÓN