12 septiembre, 2021

Contratista habría desfalcado $6.763 millones al municipio de Valledupar desde el 2005

De acuerdo con la Contraloría Municipal, la Unión Temporal Sistemas Inteligentes de Tránsito de Valledupar, a finales del año 2005, no llevó a cabo las inversiones que se establecieron en el contrato de la concesión. Otro hallazgo significativo fue que la unión obtuvo más del 70 % de lo pactado en las ganancias estipuladas.

La Unión Temporal Sistemas Inteligentes de Tránsito de Valledupar no realizó todas las inversiones que se establecieron en el contrato de la concesión.

La Contraloría Municipal de Valledupar profirió un fallo con responsabilidad fiscal en contra de Jorge Hoyos Canavera, representante Legal de la Unión Temporal Sistemas Inteligentes de Tránsito de Valledupar, debido al posible desfalco al municipio por un monto de $6.763 millones en un contrato celebrado en el 2005.

De acuerdo con el organismo de control, el contrato de Concesión No.15 tenía como objetivo la repotenciación, operación, mantenimiento y expansión del sistema de semaforización de la ciudad. Así mismo, la implantación de un sistema de control de tráfico y la modernización tecnológica y funcional de la Secretaría de Tránsito de Valledupar.

En ese sentido, la contralora Municipal, Mary Flor Therán, argumentó que el estudio que realizó el equipo auditor en el 2015 a las instalaciones de la Secretaría de Tránsito de Valledupar y en una auditoría gubernamental con enfoque Integral constataron que la unión temporal incumplió con su objeto contractual.

“La conducta de Hoyos Cañavera es gravemente culposa porque se observó la concurrencia de los elementos constitutivos de la responsabilidad fiscal en su contra. En el desarrollo de las actividades de la gestión fiscal incumplió sus obligaciones contractuales”, manifestó Therán.

En ese orden de ideas, la Contraloría argumentó que las acciones de Hoyos Cañavera causaron un daño al patrimonio público de Valledupar, debido a que la unión se apropió de manera ilegal de $6.763 millones que pudieron ser invertidos en los gastos públicos del municipio.

¿QUÉ ENCONTRARON?

De acuerdo con la Contraloría, el flujo de caja de la concesión fue positivo desde el primero año de ejecución. Por otro lado, el contratista no cumplió con su obligación de pagar el monto requerido para cubrir Equity en el tiempo acordado, además que lo retiraba del fondo tan pronto lo iba aportando.

La investigación arrojó que el contratista no llevó a cabo las inversiones que se establecieron en el contrato de la concesión. Otro hallazgo significativo fue que la unión obtuvo más del 70 % de lo pactado en las ganancias estipuladas. En ese sentido, la fiducia a finales del año 2005 consolidó un promedio del 85,42 % a su favor, cuando solo le correspondía el 70% de lo acordado en dicha concesión. Así mismo, la realidad de los recaudos superó ampliamente en un 30.00 % la proyección que estimó el concesionario en su oferta, por lo que el contratista se vio enfrentado a un bajo o poco riesgo.

Por: Namieh Baute Barrios / EL PILÓN

@namiibb