11 abril, 2012

Capturan a presunto guerrillero implicado en muerte de ‘La Cacica’ Consuelo Araujo Noguera

En zona rural de Pueblo Bello, Cesar, el CTI de la Fiscalía y tropas del Ejército capturaron a Carlos Hugues Gil Daza, alias ‘Caco Gil’, quien según las autoridades era cabecilla del frente 59 de las FARC que secuestró y posteriormente asesinó a la exministra de Cultura Consuelo Araujo Noguera, ‘La Cacica’.

En zona rural de Pueblo Bello, Cesar, el CTI de la Fiscalía y tropas del Ejército capturaron a Carlos Hugues Gil Daza, alias ‘Caco Gil’, quien según las autoridades era cabecilla del frente 59 de las FARC que secuestró y posteriormente asesinó a la exministra de cultura Consuelo Araujo Noguera, ‘La Cacica’.
Jesús Antonio Avendaño, comandante del Batallón La Popa de la Décima Brigada Blindada, explicó cómo fue desarrollado el operativo de captura en la vereda El Cairo, jurisdicción del municipio de Pueblo Bello, luego de varias semanas de investigación.
“Participamos en la parte de seguimiento, ubicación del tipo y la noche anterior (lunes) se inició una operación ofensiva aproximadamente a cuatro horas a pie de una vereda de Pueblo Bello”, dijo el oficial.
También aseguró que Carlos Hugues Gil Daza, como líder del frente 59 de las FARC, delinquía en los departamentos de Cesar y La Guajira.
“Él se desmovilizó en el año 2008, pero tenía sus procesos vigentes, participó en el secuestro y posterior asesinato de la ‘Cacica’”, afirmó el comandante de La Popa.
Por su parte, Orlando García Quevedo, director del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía seccional Cesar, indicó que alias ‘Caco Gil’ tiene cuatro órdenes de captura por delitos de lesa humanidad.

Secuestro y asesinato
El día 24 de septiembre de 2001,  Consuelo Araujo regresaba a Valledupar de una ceremonia litúrgica en la población de Patillal, cuando el frente 59 de las FARC sorprendió la caravana de vehículos con un retén. Ella, creyendo que se trataba del Ejército, descendió del vehículo y se identificó. El grupo subversivo desvió la caravana, tomándolos a todos por rehenes.
Los operativos de rescate comienzan inmediatamente por parte del Ejército. Cada día se fueron liberando personas que venían en la caravana a medida que la presión del ejército aumentaba. Sólo hasta la madrugada del día 30 de septiembre, cuando el Ejército tenía acorralado al pelotón de las FARC, los guerrilleros deciden asesinarla a quemarropa y abandonar el cadáver en el sitio La Nevadita.