El Vallenato

‘Te dedico mis triunfos’, el regalo de Dios para Jorge Oñate

‘El rey sin ti’, ‘El más fuerte’, ‘Palabras de amor’ ‘El chacho de la película’ y ‘Te dedico mis triunfos’ son algunas de las canciones que por más de 30 años le grabó el cantante Jorge Oñate al compositor guajiro Aurelio ‘Yeyo’ Núñez.  

Lee también: Un mes sin Jorge Oñate: así lo recordaron familiares y fanáticos

Al conmemorarse el natalicio número 72 del ‘Jilguero de América’, el compositor nacido en el corregimiento de Zambrano, jurisdicción de San Juan del Cesar, recordó la historia detrás del éxito de ‘Te dedico mis triunfos’, canción que fue la elegida para titular el álbum que lanzó el fallecido intérprete vallenato al lado de Christian Camilo Peña en el 2009.

Aunque para esa fecha el interés de Oñate era grabar ‘Listo pa’ la foto’, tema que ‘Yeyo’ Núñez había firmado para Diomedes Díaz; Dios puso en sus manos una canción que tiene una historia particular, no por su narratología, sino por la forma en la que fue creada, dado el hecho que el casete donde estaba guardada se lo robaron a su compositor.

Oñate me tenía presionado porque quería grabar ‘Listo pa’ la foto’ sin escuchar la otra canción (‘Te dedico mis triunfos’) y cuando la vine a grabar al estudio con él no pude hacerlo y me regresé en la noche para San Juan; esa misma noche me atracaron siete rateros. Me quitaron el carrito, el bolso y se llevaron la canción que le iba a grabar a Jorge Oñate porque todavía ni me la sabía. Al día siguiente cuando se dio cuenta de lo sucedido se puso triste y me preguntó si me sabía la canción y le dije que solamente la música porque es lo primero que me aprendo de una canción”, rememoró Núñez.

Jorge Oñate y Aurelio ‘Yeyo’ Núñez tuvieron una amistad desde 1984. FOTO/CORTESÍA.

‘Yeyo’ Núñez narró que en el estudio de grabación se puso a tararear la melodía de la canción para recordar su letra y que hasta pensó en ofrecer una recompensa para que le devolvieran el casete donde tenía varias de sus obras, sin embargo, desistió de su idea.

Me puse a darme contra la cabeza para ver si me acordaba y quise hasta poner un aviso para que me devolvían el casete con las canciones, pero me dio miedo y mi mamá me dijo que no lo hiciera porque esos rateros después se molestaban y era peor. Traté de hacer la melodía y a los días empecé a tararear la canción y ya me salió la letra: ‘Aunque soy como soy yo no voy a cambiar, el precio de la fama me ausenta de ti, aunque tengo de todo, vida por doquier, me acuerdo del ayer cuando no tenía nada’…”, relató.

No dejes de leer: “Su historia es inmortal”; así fue el homenaje póstumo a Jorge Oñate en el Congreso

Emocionado narró que tras recordar la letra de ‘Te dedico mis triunfos’ se reunió con el maestro Jorge Oñate, quien emocionado lloró al escuchar la canción y dijo que había sido un regalo de Dios.

Cuando regresé al quinto día a cantarle la canción a Oñate dijo que era una obra especial y hasta se le salió una lágrima y me dijo: ‘Compadre, que letra tan especial, mira cómo es tan linda y hasta mejor que la que se llevaron los rateros, mira cómo está Dios de parte de nosotros que él no quería esa letra vieja para mí, quería una letra divina o especial como esa, esa letra te la regaló Dios para mí’… Así que esa letra quedó marcada en mi repertorio como una canción especial”, concluyó.

‘Te dedico mis triunfos’ es una de las canciones más recordadas del ‘Jilguero de América, en la que una vez más conquistó a sus seguidores por el sentimiento que le imprimió a su interpretación.

“MI SEGUNDO PAPÁ”

La relación de Jorge Oñate y ‘Yeyo’ Núñez inició en 1984 cuando el ‘Ruiseñor del Cesar’ llegó al corregimiento de Zambrano a buscar al compositor con la intención de grabar sus canciones tras una recomendación del acordeonero fallecido Juancho Rois. En agradecimiento dice que ese es su “segundo papá” por ser el artista vallenato que descubrió su talento.

A Jorge lo considero un papá porque fue una persona especial que Dios me mandó a Zambrano para que yo ‘despegara’ como compositor y porque yo fui huérfano de papá desde muy pequeño; no tuve un papá que me ayudara a crecer y cuando hay alguien que lo ayuda crecer y a desarrollar a uno en la vida hay que agradecerle a esa persona como hermano, como amigo y por qué no como un papá. Pienso que puede haber sido el segundo, tercero, el cuarto, pero un papá infinito”, dijo.

Este 31 de marzo se conmemora el natalicio número 72 del cantante vallenato Jorge Oñate. FOTO/CORTESÍA.

Añadió que su relación con Jorge Oñate continúa intacta, ya que siempre lo recuerda y le pide a Dios que siempre esté en su memoria. “Mi relación con él tuvo que ver desde el primer día que nos conocimos; a él le fascinaba mucho el hombre criollo, la persona humilde, espontánea, cariñosa como yo y se desvelaba por eso. Me cogió tanta confianza que me puso a trabajar con él en su agrupación y en los últimos discos que grabó. Siempre me veían con él y la gente hasta le preguntaba por mi cuando yo no estaba en el momento y así era conmigo también me preguntaban cosas de Jorge Oñate y todavía lo siguen haciendo”, añadió.

Te puede interesar: Entre pullas, rebeldías y abrazos: así fue la relación de Jorge Oñate y Diomedes Díaz

Por último, resaltó que el ‘Jilguero de América’ en el folclor hizo un papel único, mágico e indeleble al arriesgarse a ser grande y partir en dos la historia del vallenato al incursionar como solista. “Una persona que se arriesgue a ser grande, a cumplir la misión que Dios le dio en la vida, eso es irrepetible, eso es algo que lo podemos hacer cualquiera de nosotros, pero ser el primero implica naturalidad, implica tesón, implica ser el más fuerte”, finalizó.

Por: Carmen Lucía Mendoza Cuello/ EL PILÓN.

Lucia Mendoza Cuello

Share
Published by
Lucia Mendoza Cuello