9 agosto, 2019

“… y Lili…… allá en Macondo…”

El saludo literal y explícitamente dice: “…! Y Lili allá en el Valle! ¡que acabó con mi vida! ¡No la perdono! Solo he podido saber que el hombre es conocido cariñosamente con el remoquete de “El Pati” inicialmente se pensaba que era de San Diego, pero todo indica que es Guajiro, aunque natural de Monguí […]

El saludo literal y explícitamente dice: “…! Y Lili allá en el Valle! ¡que acabó con mi vida! ¡No la perdono! Solo he podido saber que el hombre es conocido cariñosamente con el remoquete de “El Pati” inicialmente se pensaba que era de San Diego, pero todo indica que es Guajiro, aunque natural de Monguí o de Maicao según me cuentan y no de Barrancas como decían.

La macondiana historia comienza con una grabación audiovisual que inicialmente comenzaron a divulgar vía WhatsApp, en donde un hombre joven, con acento costeño, más específicamente guajiro, graba un video al interior de un vehículo al parecer bastante tomado o amanecido, costumbre muy común por estas tierras; amanecer con amigos, ver salir el sol cuando no nos alcanza la noche para parrandear y se extendiende hasta ver rayar el dia, y es precisamente allí cuando comenzamos a embarrarla, porque creemos que todo nos luce y que somos los dueños del mundo, lo digo no por juzgar a nadie sino por experiencia propia.

En el video que se ha vuelto viral, que ya trasciende fronteras, hay dos protagonistas principales: Pati y Lili (Lilibeth) y unos secundarios: Diomedes Diaz quien es el intérprete de la canción que sirve de improvisada “banda sonora” también “El Médico del Pueblo” Leandrito Sierra personaje de la Junta, de quien se alcanza escuchar el saludo que le echa “El Cacique” y por supuesto la indiscutible nota magistral de Iván Zuleta, autor del “pase” que tiene a todo el mundo gozando con las ocurrencias del Pati, la canción se llama “No tiene na” de la autoría del también Guajiro, Romualdo Brito.

Lo cierto es que Pati y Lili son los personajes de moda, ignoro al igual que media humanidad, qué ocurrió realmente entre esta pareja, pero ya en el mundo se acabó la privacidad con las redes sociales, la espontaneidad, sabrosura y jocosidad con que El Pati hace el video, le ha causado gracia a todo el que lo ve, ese gracioso movimiento de cabeza y cejas acompañado del saludo y posterior pegajoso estribillo imitando vocalmente el acordeón de Zuleta: “arahajan arahajan” y “pititan pititan pin pan” son lo que lo hacen singular, con el plus que personalidades de la farándula y artistas han publicado el video y otros han realizado hasta parodias imitando el mismo, como por ejemplo el humorista “Juanda” Caribe, quien lo publicó y ya lleva mas de 184 mil vistas y mas de 1600 comentarios, eso es solo por ponerles un ejemplo, Ana Del Castillo, Omar Geles, y hasta Silvestre Dangond también lo hizo en un concierto.

Amigo Pati, Lili no acabó con tu vida, ni tú abaste con la de ella, porque sea lo que sea que ocurrió, están más vivos que nunca y más de uno se muere por conocerlos y ser sus amigo, y como Paty lo manifestó en un video que también anda rodando en donde glorifica a Dios, dejenle todo a él, su carga, su rabia, su dolor, sus penas, hagan las paces, si sus familias están disgustadas sean ustedes quienes aplaquen esa rabia, no hay como perdonar, sus vidas no se han acabado para nada, al mal tiempo buena cara, ahora son personas muy populares, y todo lo está ocurriendo pueden usarlo inteligentemente a favor suyo, si sus enemigos se están burlando, hagan caso omiso de eso, ignórenlos, disfruten el momento, porque vuelvo y repito, hay más de uno con ganas de poder conocerlos, porque en realidad están de moda. Este suceso nos deja como ejemplo, de que las redes sociales son un arma de doble filo, y no siempre lo que en ellas se ve, es la realidad.