17 septiembre, 2018

Uñas semipermanentes, una opción para las féminas

La manicura de uñas semipermanentes garantizan unas uñas bonitas y perfectas durante más tiempo, sin dañar las uñas naturales.

Las uñas semipermanentes han evolucionado a tal punto que ya no se limita a las uñas falsas que se sujetaban con pegamento. Ahora estas uñas son el resultado de la aplicación de esmaltes especiales, generalmente con una base en gel, que aporta un efecto más duradero y natural.

Estos esmaltes necesitan una lámpara UV para secar las uñas semipermanentes y aumentar su durabilidad.

Entre las ventajas de esta técnica, según la manicurista Erika Suárez, está que al contrario de otros tipos de uñas falsas, las uñas semipermanentes no dañan la uña natural. “Aunque contengan gel en su composición, no se crea una unión entre la capa superior de la uña y el esmalte, incluso usando la lámpara UV.

El gel aporta solamente durabilidad y una apariencia más natural a la manicura. De hecho, algunas marcas contienen ingredientes que promueven y refuerzan la salud de las uñas naturales. Es más brillante y duradero que un esmalte tradicional y mucho más barato que las uñas de gel o acrílico”, subrayó.

¿CÓMO APLICAR?

En primer lugar, manifestó Suárez, para proteger la salud de la uña natural y aumentar la durabilidad del esmalte se debe aplicar un esmalte protector como base.
“Las uñas semipermanentes se aplican igual que un esmalte tradicional, pero en capas más finas. Hay que aplicar una o más capas hasta lograr el color y consistencia que se prefiere, secando cada capa bajo la luz UV antes de aplicar la siguiente. Para finalizar, se aplica una capa de brillo para sujetar bien el esmalte y darle luminosidad”, explicó la experta.

¿CÓMO QUITAR?

Aunque tengan composiciones diferentes, la remoción de las uñas semipermanentes es igual que el de las uñas permanentes.

“Se debe limar la capa superior de la uña para quitarle el brillo y que se quede porosa. Luego se remoja trocitos de algodón en acetona y se aplica sobre la uña, teniendo cuidado para que estos no estén en contacto con la piel. Luego se envuelve la punta de los dedos en papel de aluminio para sujetar el algodón junto a la uñas; se espera aproximadamente 10 minutos para retirarlo”, acotó la manicurista.

“Por sus pequeñas desventajas, como las grietas que se pueden crear, no aconsejo usar esta manicura si se va de vacaciones o en otra situación en la que no se puedas remover tranquilamente el esmalte. Pero para el día a día, son seguramente la opción más barata y sencilla para tener unas manos perfectas en todo momento”, puntualizó Suárez.