21 diciembre, 2019

Una historia, medio siglo hacia la paz

La resiliencia como arma para la construcción de la paz y el perdón en los 52 años del Cesar.

Un departamento que trabaja por la paz.

FOTO/SERGIO MCGREEN.

Desde hace más de 50 años el departamento del Cesar se ha visto fuertemente afectado por el conflicto armado. La carga que trae consigo años de lucha, resistencia, pobreza y desidia ha hecho de esta región un espacio resiliente hacia la construcción de un nuevo modelo político, económico, social y cultural.

El siglo pasado, los departamentos del Cesar y La Guajira compuestos en una sola hicieron parte del viejo Magdalena, identificado por ser una zona bananera importante desde el punto de vista económico para Colombia. Escenario que dejó una no muy grata historia en el imaginario colectivo de las generaciones que con el paso del tiempo han podido comparar los acontecimientos que rodeaban el día día del Cesar y sus habitantes.

Lee también: La inversión social de Augusto Ramírez Uhía: ¿éxito o fracaso?

‘La matanza de las bananeras’, en Ciénega, Magdalena, en medio de la crisis de la economía en la región y la emergencia de las ganaderías extensivas, los cultivos de arroz y las bonanzas generaron un ambiente de poder económico que posibilitó un escenario emancipatorio e independentista.

En 1948, Colombia entra en una era violenta por el asesinato del líder del partido liberal Jorge Eliécer Gaitán, este hecho produjo la migración interna desde y hacia las regiones por el conflicto ocasionado entre liberales y conservadores.

El hecho desencadenó el surgimiento de movimientos armados que pusieron en jaque a la sociedad colombiana, en particular en el Cesar generando altas olas de desplazados en el país y hacia otras naciones.

Te puede interesar: ¿Quién es ‘Jaider Polo’, el posible homicida del médico ‘Tico’ Aroca?

EL PASO DEL TIEMPO

En el trascurrir de la historia política del departamento han pasado 34 periodos gubernamentales que han traído consigo el acompañamiento a la lucha contra el conflicto armado y la implementación de medidas que permitan restablecer el orden en la entidad y recobrar la tranquilidad.

Con la firma del Acuerdo Paz, se han venido gestando logros importantes que se reflejan en el crecimiento económico, el reconocimiento de organismos internacionales y disminución de los índices que por décadas atacaron el hilo de la seguridad y la tranquilidad de la sociedad cesarense.

Por: Jorge Luis López González / EL PILÓN
Lopezgjorgeluis@gmail.com