14 enero, 2020

Un nuevo noticiero

Realmente tenía otro tema para hoy, pero en la mañana de ayer el periodista Aquiles Hernández me invitó a comentar mi pasada columna en el noticiero de la emisora Cardenal Valledupar, causándome agradable sorpresa el hecho de que en esa emisión comenzaba una nueva etapa de este informativo, bajo su dirección y la colaboración de […]

Realmente tenía otro tema para hoy, pero en la mañana de ayer el periodista Aquiles Hernández me invitó a comentar mi pasada columna en el noticiero de la emisora Cardenal Valledupar, causándome agradable sorpresa el hecho de que en esa emisión comenzaba una nueva etapa de este informativo, bajo su dirección y la colaboración de experimentados comunicadores de la región.

Allí me encontré con Edilberto Castillo Rada, inteligente periodista de mil batallas y dueño de un envidiable repentismo verbal, dueño de frases satíricas a cuestionables conductas oficiales y quien muy seguramente enriquecerá el debate con sus apuntes entre jocosos y punzantes, los cuales mantendrán alerta tanto a los entrevistados como al público expectante de respuestas institucionales y que ven al poder de la prensa independiente como su único canal de expresión.

El resto del equipo lo conforman Abdel Martínez Pérez cubriendo las noticias judiciales, Yolís Díaz Arrieta, el crédito de Pijiño del Carmen, registrando las noticias y haciendo los comentarios deportivos y para bajar el promedio de edad, tal vez recomendada por las directivas de la misma emisora, quienes ya deben estar preocupadas por el alto índice de senectud en la cabina, (jajajajjja), cierra el grupo la joven periodista María Alejandra Vence, apoyando los diferentes temas que se vayan presentando.

Me pareció un buen noticiero, en el grupo hay conocimiento del oficio así se hayan presentado algunas falencias técnicas imperceptibles por la emoción de la primera vez, poco a poco las irán afinando; en general pasaron la prueba de fuego, hoy la audiencia del Cesar cuenta con otro espacio informativo que nos permite escoger de una variada gama, la forma como queremos recibir la información.

Lo importante será que haya objetividad. No se trata de casarse con administración alguna tras una pauta publicitaria, haciendo de caja de resonancia de boletines de prensa sin ningún efecto positivo para las comunidades, tampoco convertirse en un obtuso inquisidor, ensañándose contra el funcionario que no sea del agrado personal, pero que con sus iniciativas cumple metas de desarrollo respetando los atributos de la calidad, como lo son la eficacia y la eficiencia.

El manejo de la información se debe hacer con plena responsabilidad, conscientes de la influencia que ejercen los medios de comunicación en la sociedad, de hecho, el comunicador en cada noticia, editorial, crónica o cualquier componente del género periodístico va escribiendo la historia de los pueblos.

Además de la importancia que su seriedad reclama frente a los representantes del gobierno, reconociéndosele como el cuarto poder, inclusive con más influencia que los tres tradicionales debido a su capacidad de crear opinión pública.

Entonces solo queda desear éxitos a los amigos que comienzan este proyecto periodístico, convencido que les sobra talento e inteligencia para constituirse en una opción cada mañana, ellos tendrán que poner la disciplina y la constancia para cautivar una franja que, aunque difícil, puede conquistarse de acuerdo al cambio de formato y ecuanimidad con que manejen la información.

Un abrazo. amaraujo3@hotmail.com