8 noviembre, 2019

Un destino clásico y moderno de América Latina

“La luna camina despacio pero atraviesa el mundo”. Proverbio Africano. Para Valledupar, Bogotá es un destino distante, pero hace años que atraviesa una renovación que la convierte en un lugar interesante para visitar. Veamos primero algunos datos: Bogotá está ubicada a dos mil seiscientos metros sobre el nivel del mar, en plena sabana bogotana, desde […]

“La luna camina despacio pero atraviesa el mundo”. Proverbio Africano.

Para Valledupar, Bogotá es un destino distante, pero hace años que atraviesa una renovación que la convierte en un lugar interesante para visitar.

Veamos primero algunos datos: Bogotá está ubicada a dos mil seiscientos metros sobre el nivel del mar, en plena sabana bogotana, desde una geografía enmarcada por la imponente cordillera oriental andina. En la lengua de la comunidad originaria muiscas, el nombre Bogotá significa “Campo para Sembrar”. No hay duda que se trata de una tierra generosa, dueña de una potencia, capacidad creativa, emprendedora que se puede apreciar apenas uno llega a su aeropuerto internacional.

Como propuesta turística, Bogotá tiene algo para todas las edades y épocas del año, Ya sea por sus hermosos parques —el Nacional o del 93—, cerros, sus canteros florales, vegetación envolvente, su Casco Histórico, el Barrio de La Candelaria, la Plaza Bolívar, el Museo del Oro, la Catedral, el Museo Fernando Botero y la Casa de Nariño. Tampoco podemos dejar sin mencionar las construcciones preservadas del más clásico estilo colonial que conviven con edificios donde la innovación llego para quedarse, la Laguna de Guatavita y la leyenda de El Dorado, junto a la bohemia de la inolvidable Chorro de Quevedo, y el Mercado de Paloquemao.

Porque la capital colombiana tiene historia, cultura, entretenimiento, diversión, gastronomía, negocios, y mucho más: es sinónimo de diversidad. Un punto de encuentro de la mano de su gente amigable y dispuesta a colaborar.

Su clima es templado con temperaturas entre los ocho y veinte grados. Se recomienda incluir ropa de otoño en el equipaje. En cuanto al alojamiento, los hoteles en Bogotá, se caracterizan por la comodidad, espacio, servicios integrales, y la dedicada atención personalizada, con ofertas pensadas para dar respuesta a variados públicos viajeros.

Algunos hoteles en bogota que vale la explorar son Black Bogotá, Regina, Santa Bárbara Real, Tryp by Wyndham, JW Marriott, Cosmos 100 Hotel y Centro de Convenciones, Lancaster House, Splendor, Regency Usaquén, El Dorado, Cosmos 116, B3 Virrey, Tequendama Suites, Movich Chico 97, Four Seasons Casa Medina, Embassy Suites, BS Rosales, Morrison 84…

Los hoteles en la actualidad constituyen un espacio que jerarquiza placenteramente la estadía. Precios especiales, destinos top, descuentos para aprovechar día a día, con el objetivo principal de encontrar el hospedaje a la medida de tus preferencias, necesidades, y ese plus que hace la diferencia que tanto te agrada y motiva.

Experiencia gastronómica y excursiones 

Hay mucho para ver, pero una opción se destaca: a media cuadra de la icónica Plaza Bolívar está el restaurant “La Puerta Falsa”, con doscientos años de trayectoria compartiendo sus deliciosos y personalísimos tamales, ajiacos, postres y el exclusivo chocolate santafereño…

Entre otras sugerencias para degustar en familia, con amigos, la pareja o en solitario, el chef recomienda: empanadas bogotanas, changua, puchero, fritanga, amasijos y colaciones, aguapanela con queso…Para beber, exquisito café, jugos frutales o aguardiente, nuestro viejo clásico nacional.

¿Te agrada la posibilidad de concretar alguna excursión? Agenda estas opciones: un recorrido histórico por Bogotá y Monserrate, la Catedral de Sal de Zipaquirá y la Laguna Guatavita, un recorrido por las cafeterías especializadas, una clase privada de ritmos latinos, una visita a la hacienda cafetera, rafting, etc.

Bogotá es el destino perfecto para renovar energías, descansar y sonreír. ¡No te lo puedes perder!