Publicidad
Categorías
Categorías
Editorial - 13 mayo, 2010

Un año sin el Maestro

Conmemora hoy el país, y en particular Valledupar, su tierra natal, el primer aniversario de la muerte del maestro Rafael Calixto Escalona Martínez, con distintas actividades religiosas, sociales y culturales. Algunas de estas actividades se habían  iniciado con motivo de ese gran y merecido homenaje que fue el Cuadragésimo Tercer Festival de la Leyenda Vallenata, […]

Conmemora hoy el país, y en particular Valledupar, su tierra natal, el primer aniversario de la muerte del maestro Rafael Calixto Escalona Martínez, con distintas actividades religiosas, sociales y culturales.
Algunas de estas actividades se habían  iniciado con motivo de ese gran y merecido homenaje que fue el Cuadragésimo Tercer Festival de la Leyenda Vallenata, “Escalona, el más grande todos”.
Pero, para Valledupar, para sus familiares, sus amigos y paisanos, es un año triste sin Rafael, sin el enamorado de la vida, el compinche de sus amigos, el extraordinario anfitrión, el agricultor, el ganadero, el liberal, el lopista, el funcionario público, el defensor de las causas nobles como el Festival, el que buscaba ayudar a sus paisanos a conseguir un puesto o cualquier trámite en Bogotá, en Barranquilla o en Panamá, o donde fuera,  el ser humano de carne y hueso, en toda su dimensión, que ya no estará más con nosotros para recibir al Presidente de la República y a los políticos más importantes.
Con seguridad estará en el cielo, al lado de Jaime Molina, de Colacho Mendoza, de Consuelo Araujo y del Presidente López, entre otros, organizando alguna parranda para San Pedro y pidiéndole, como sólo el sabía hacerlo, para su gente y su valle querido.
Su obra ahí está, para cantarla, disfrutarla, gozarla, estudiarla y escrutarla, para analizarla…, que estamos seguros pasará todos los exámenes, principalmente el paso del tiempo, como bien lo presagió su amiga, comadre y biógrafa, Consuelo Araujo Noguera. Su obra es inmortal y su legado permanecerá.
Invitamos hoy a todo el pueblo de Valledupar a acompañar a las autoridades civiles, a la Fundación del Festival, a sus familiares y amigos, a participar activamente y con un sentimiento como  el que él nos prodigó, en todos los actos religiosos, sociales y culturales en su honor.

Los 15 años de la UDES

Quince años cumple ya en Valledupar la Universidad de Santander (UDES). Quince años contribuyendo al desarrollo económico, social y cultural de la región, educando a miles de personas en sus distintos programas de pregrado y postgrado.
La UDES celebra tan importante aniversario con una serie de actos académicos, concursos, eventos culturales, deportivos y sociales, con la participación de sus estudiantes, profesores, egresados, empleados y directivos.
Esta celebración es un buen motivo no sólo para la UDES, sino para Valledupar y la comarca, en general, que ha sido la gran beneficiada con el quehacer académico y cultural de esta importante institución, nacida en el progresista y pujante departamento de Santander, pero acogida por los vallenatos, cesarenses y guajiros como propia.
Ha sido un verdadero voto de confianza en el desarrollo de esta región del país, el depositado inicialmente por la Corporación Tecnológica de Santander, luego convertida en institución Universitaria de Santander. Desde entonces, ha venido creciendo tanto desde el punto de vista académico, como físico, pero, lo más importante, reiteramos, contribuyendo a la formación de nuestro recurso humano y al crecimiento intelectual de toda la región.
Felicitamos a toda la comunidad udesista, a sus estudiantes, egresados, profesores, empleados y directivos, en cabeza de su rector en Valledupar, el destacado abogado Carlos Morón Cuello y al rector General, Rafael Serrano Sarmiento. Deseamos que la Universidad se mantenga en ese sendero de crecimiento, con un gran sentido de la responsabilidad social que tiene en sus manos y con mucha visión futurista en beneficio de todos sus estudiantes actuales y potenciales, y de la esta región del Cesar  y Guajira, que con orgullo y tesón la ha visto crecer.

Editorial
13 mayo, 2010

Un año sin el Maestro

Conmemora hoy el país, y en particular Valledupar, su tierra natal, el primer aniversario de la muerte del maestro Rafael Calixto Escalona Martínez, con distintas actividades religiosas, sociales y culturales. Algunas de estas actividades se habían  iniciado con motivo de ese gran y merecido homenaje que fue el Cuadragésimo Tercer Festival de la Leyenda Vallenata, […]


Conmemora hoy el país, y en particular Valledupar, su tierra natal, el primer aniversario de la muerte del maestro Rafael Calixto Escalona Martínez, con distintas actividades religiosas, sociales y culturales.
Algunas de estas actividades se habían  iniciado con motivo de ese gran y merecido homenaje que fue el Cuadragésimo Tercer Festival de la Leyenda Vallenata, “Escalona, el más grande todos”.
Pero, para Valledupar, para sus familiares, sus amigos y paisanos, es un año triste sin Rafael, sin el enamorado de la vida, el compinche de sus amigos, el extraordinario anfitrión, el agricultor, el ganadero, el liberal, el lopista, el funcionario público, el defensor de las causas nobles como el Festival, el que buscaba ayudar a sus paisanos a conseguir un puesto o cualquier trámite en Bogotá, en Barranquilla o en Panamá, o donde fuera,  el ser humano de carne y hueso, en toda su dimensión, que ya no estará más con nosotros para recibir al Presidente de la República y a los políticos más importantes.
Con seguridad estará en el cielo, al lado de Jaime Molina, de Colacho Mendoza, de Consuelo Araujo y del Presidente López, entre otros, organizando alguna parranda para San Pedro y pidiéndole, como sólo el sabía hacerlo, para su gente y su valle querido.
Su obra ahí está, para cantarla, disfrutarla, gozarla, estudiarla y escrutarla, para analizarla…, que estamos seguros pasará todos los exámenes, principalmente el paso del tiempo, como bien lo presagió su amiga, comadre y biógrafa, Consuelo Araujo Noguera. Su obra es inmortal y su legado permanecerá.
Invitamos hoy a todo el pueblo de Valledupar a acompañar a las autoridades civiles, a la Fundación del Festival, a sus familiares y amigos, a participar activamente y con un sentimiento como  el que él nos prodigó, en todos los actos religiosos, sociales y culturales en su honor.

Los 15 años de la UDES

Quince años cumple ya en Valledupar la Universidad de Santander (UDES). Quince años contribuyendo al desarrollo económico, social y cultural de la región, educando a miles de personas en sus distintos programas de pregrado y postgrado.
La UDES celebra tan importante aniversario con una serie de actos académicos, concursos, eventos culturales, deportivos y sociales, con la participación de sus estudiantes, profesores, egresados, empleados y directivos.
Esta celebración es un buen motivo no sólo para la UDES, sino para Valledupar y la comarca, en general, que ha sido la gran beneficiada con el quehacer académico y cultural de esta importante institución, nacida en el progresista y pujante departamento de Santander, pero acogida por los vallenatos, cesarenses y guajiros como propia.
Ha sido un verdadero voto de confianza en el desarrollo de esta región del país, el depositado inicialmente por la Corporación Tecnológica de Santander, luego convertida en institución Universitaria de Santander. Desde entonces, ha venido creciendo tanto desde el punto de vista académico, como físico, pero, lo más importante, reiteramos, contribuyendo a la formación de nuestro recurso humano y al crecimiento intelectual de toda la región.
Felicitamos a toda la comunidad udesista, a sus estudiantes, egresados, profesores, empleados y directivos, en cabeza de su rector en Valledupar, el destacado abogado Carlos Morón Cuello y al rector General, Rafael Serrano Sarmiento. Deseamos que la Universidad se mantenga en ese sendero de crecimiento, con un gran sentido de la responsabilidad social que tiene en sus manos y con mucha visión futurista en beneficio de todos sus estudiantes actuales y potenciales, y de la esta región del Cesar  y Guajira, que con orgullo y tesón la ha visto crecer.