Publicidad
Tendencias - 5 diciembre, 2022

Trabajadores de la Hacienda La Gloria protestan contra la restitución de tierra

Ante esto, el empresario colombobrasileño Germán Efromovich, defendió la labor que desde el 2008 viene realizando en esa Hacienda.

Se trata precisamente de la posible restitución de 1.300 hectáreas.
Se trata precisamente de la posible restitución de 1.300 hectáreas.

La mañana de este lunes 5 de diciembre, más de 1.000 trabajadores de la Hacienda La Gloria, ubicada en el municipio del Cesar que lleva el mismo nombre, protestan en contra de la decisión que tomaría la Agencia Nacional de Tierras. Se trata precisamente de la posible restitución de 1.300 hectáreas.

Al parecer, los actuales dueños del predio, en cabeza de Efromovich, le compraron a empresarios cuestionados por su alianza con paramilitares, quienes en su momento desalojaron a las personas que allí vivían. “Lo que más preocupa es que dentro de esos hay reclamantes que no viven en La Gloria; simplemente ellos vivieron en esta zona pero los paramilitares hicieron el desalojo”, señaló un protestante.

Lea también: Empezó la restitución en la hacienda Bellacruz

La decisión de la ANT ha preocupado fuertemente a los habitantes de La Gloria, pero también a los trabajadores de la Hacienda, toda vez que es esta es el principal generador de empleo. “Al restituirse parte de sus tierras el negocio de las palmas se ‘iría a bajo”, señalan.

Más de 1.000 personas se verían afectadas. Lo que se pide es que si se falla a favor de los reclamantes, se ubiquen en otros predios, pero que ese cultivo no desaparezca, eso perjudica al trabajador que vive del día a día”, señaló el concejal Alex Villazón.

Ante esto, el empresario colombobrasileño Germán Efromovich, defendió la labor que desde el 2008 viene realizando en esa Hacienda, a pesar de que “personas inescrupulosa y con doble agenda buscan enlodar esa iniciativa y sus alcances”.

Le puede interesar: La multimillonaria inversión del magnate Efromovich en un municipio del Cesar

Explicó además que todo lo desarrollado allí, desde la compra de los predios en el 2008 hasta el desarrollo de los cultivos, se hizo con apego a las normas, de manera transparente, con los estudios requeridos y la debida diligencia.

Los estudios concluyeron que “no había terrenos baldíos en La Gloria”, insistió Efromovich, quien aclaró que tampoco había por parte del Gobierno colombiano condena alguna en contra de los vendedores, en tanto las transacción se hizo de manera legal.

Por tanto, dijo no reconocer la posición de la Agencia Nacional de Tierras respecto a la existencia de 1.300 hectáreas de terrenos baldíos en dicha hacienda.