6 diciembre, 2019

Sicarare un barrio con identidad propia

Las páginas de la historia de este barrio han sido escritas por compositores de talla internacional, jugada por deportistas de alto rendimiento y el relato de sus habitantes que por 50 años han vivido el proceso evolutivo de este sitio.

Este barrio con más de cinco mil habitantes durante medio siglo ha sido el epicentro de encuentros deportivos y culturales.

FOTO/SERGIO MCGREEN.

Al salir del diario EL PILÓN nos trasladamos por la carrera séptima en sentido Norte Sur, por pleno centro de Valledupar, pasamos por el barrio El Carmen, un lugar que a pesar de estar ubicado en el casco urbano de la ciudad aún se sigue viendo la limitante en la prestación de los servicios, los espacios dispuestos para depositar la basura no son más que el suelo por donde circulan niños y adultos, así como la inseguridad que ha pasado de ser cifras estadísticas a la sombra de muchos habitantes en plena carrera quinta.

A cinco minutos del sector El Carmen, desde el 19 de noviembre de 1969, el barrio Sicarare viene abriendo paso a la construcción de un espacio que guarda una historia escrita por compositores, narrada por dirigentes comunales, jugada por deportistas de alto rendimientos y sin duda la visión de los ya retirados, que por sus ojos ha pasado toda una vida y que aún sueñan con la esperanza de ver al Sicarare como un lugar de mejor referencia para la sociedad vallenata.

Este barrio con más de cinco mil habitantes durante medio siglo ha sido el epicentro de encuentros deportivos y culturales. Tuvimos la oportunidad de interactuar con Omar Alexander David, miembro de la Junta de Acción Comunal del barrio Sicarare. Esta pequeña comarca se caracteriza por haber sido creada por un grupo de docentes hace ya medio siglo posterior a ello se fueron vinculando un gran número de funcionarios de la Fuerza Pública.

El barrio Sicarare, es un lugar que cuenta con el privilegio de tener muchos profesionales que siguen esperando la oportunidad de un sistema de gobierno que les permita vincularse de manera directa al desarrollo de su país, en el recorrido conversamos con abogados, médicos, administradores de empresas, ingenieros, arquitectos, contadores públicos y economistas víctimas de políticas sin planeación que han puesto a Valledupar a ocupar el segundo lugar en el índice de desempleo en el país, según el Dane.

Cifras que rayan en los niveles rojos de las estadísticas pero como no todo es negativo, el barrio Sicarare desde hace dos meses cuenta con un espacio al que decidieron llamar el ‘Parque Rojo’, un lugar donde convergen habitantes y visitantes para hacer uso de sus instalaciones en la práctica de disciplinas como patinaje, fútbol y voleibol.

Para el dirigente social, Omar Alexander David, este logro se cristalizó gracias a la intervención coordinada de sus habitantes, miembros de la Junta de Acción Comunal y dirigentes políticos que representan al Cesar en la Cámara de Representantes y con la ejecución del alcalde Augusto Ramírez Uhía, escenario recreacional que se suma a la Red de Parques Públicos de la ciudad.

Para el dirigente comunal esta inauguración forma parte de los espacios con que cuenta la comunidad para el esparcimiento familiar disminuyendo los índices de inseguridad, ya que, el sector es bastante concurrido y es un sitio de distracción para los habitantes de este barrio, así como para los que viven en las urbanizaciones vecinas.

A pesar de la ubicación geográfica, su estratificación y que está rodeado de barrios donde existen posibles niveles de descomposición social por la venta de sustancias alucinógenas, alcohol y otros, estas no han sido limitantes para el desarrollo positivo de este lugar. “Nosotros a toda hora del día, en la mañana, en la noche y en la madrugada vemos adultos y a niños acompañados de sus representantes haciendo deporte”, señaló David, también conocido por su perfil de profesional del derecho.

El Sicarare, próximo a cumplir 50 años, luego de su creación cuenta con 33 plazoletas y tres parques: el Rojo, el Blanco y el del Palo de Mango. La creación del espacio deportivo ‘La Bombonera’ ha sido otro de los íconos de este lugar que ha dado pasó a que El Sicarare, sea un referente desde el punto de vista deportivo para la ciudad.

Este barrio ha ido elevando y mejorando su nivel de vida e incrementando a la vez la seguridad porque es un parque muy bien iluminado. La policía con cierta regularidad viene en algunas ocasiones, llamamos a la patrulla del cuadrante y en dos o cinco minutos ya tenemos respuesta generando mucha confianza y bienestar en la comunidad”, expresó David.

El Carmen, San Antonio, Kennedy, San Jorge y Las Palmas son los cinco barrios con que colinda el Sicarare. Muchos ciudadanos coincidieron que estos centros poblados en Valledupar, deben retomar la celebración de sus fechas para darle identidad y apropiación a estos lugares de manera sana y cargada de cultura, así lo expresó Manuel Flores, residente de este barrio por más de 20 años e hizo una recomendación a las autoridades a que rescaten las plazoletas que son “la cara del lugar”.

Thais Enríquez Pretel, conocida cariñosamente como ‘La mona thais’ es habitante del barrio por más de 40 años, expresó que con la creación de la unidad deportiva ‘La Bombonera’ y con el Parque Rojo naturalmente este sitio mejorará el nivel de vida. “Un parque bien organizado y administrado pasa a ser un Club Social porque allí es donde pasa buen tiempo la familia que desean vivir un rato diferente”.