9 junio, 2019

Semovientes siguen sin control

En repetidas ocasiones se ha puesto de manifiesto la problemática que existe en Valledupar por semovientes que deambulan por las calles de la capital del Cesar sin que exista ningún control de estos por parte de sus propietarios. EL PILÓN ha registrado la presencia de estos animales en barrios como Villa Castro, Villa del Rosario, […]

En repetidas ocasiones se ha puesto de manifiesto la problemática que existe en Valledupar por semovientes que deambulan por las calles de la capital del Cesar sin que exista ningún control de estos por parte de sus propietarios.

EL PILÓN ha registrado la presencia de estos animales en barrios como Villa Castro, Villa del Rosario, urbanización Los Cocos, conjuntos residenciales Las Américas, Los Mayales, Panamá, San Fernando y Los Milagros, en el sur de esta ciudad, donde aún persiste la situación que se ha extendido a otros sectores de esta capital como Villalba y la avenida Sierra Nevada donde ya es común encontrar a estas especies en la vía.

“Es una situación que se presenta casi a diario y genera preocupación porque representan un riesgo para la gente que viene en sus vehículos, sumado a que transitan por las avenidas donde se maneja a mayor velocidad, el peligro es grande”, expresó Paola Rueda, quien hizo referencia a que en su caso se le hace común ver estas especies en cercanía a los conjuntos residenciales ubicados al noroccidente de Valledupar.

Sobre esta denuncia de la comunidad, el capitán Andrés García, jefe de la seccional de Proteccióny Servicios Especiales de la Policía Nacional, indicó que en estos casos se implementa el artículo 124 numeral uno del Código de Convivencia con lo cual se hace un llamado de atención a los dueños para que las vacas no estén en el espacio público. En efecto, en dicha norma, esta conducta está señalada como un comportamiento que pone en riesgo la convivencia por la tenencia de animales y se sanciona con una multa general tipo dos que comprende el pago de ocho Salarios Mínimos Diarios Legales Vigentes, SMDLV, o que se puede conmutar con la participación en un programa comunitario o una actividad pedagógica de convivencia.

“Si vuelve a pasar se les implementa el Código de Convivencia hasta que la persona tome la conciencia y conducta para que no sucedan estas situaciones y discrepancias entre la comunidad”, sostuvo el uniformado, quien explicó que en primer lugar hacen un llamado de atención al tenedor para que no incurra en este comportamiento, pero que si es reincidente realizan el procedimiento imponiendo el comparendo que ordena el código.
“Normalmente con el llamado de atención las personas están haciendo lo respectivo”, enfatizó García.

Por su parte, el secretario de Gobierno del municipio, Gonzalo Arzuza Torrado, se refirió a que para el manejo de este tema se tiene previsto la creación del coso municipal, establecimiento destinado al albergue o tenencia transitoria de animales callejeros.

“Nosotros debemos tener el coso municipal para antes de que se acabe este mes y ya ponerlo en funcionamiento, de todos modos estamos llevando los semovientes que se encuentren en las calles y se está aplicando la multa pertinente al dueño del semoviente una vez lo venga a reclamar”, sostuvo el funcionario.