6 enero, 2020

“Se está gestionando para renovar el banco de maquinarias”: secretario de Agricultura

El secretario de Agricultura del Cesar, Wilson Solano, conversó con EL PILÓN sobre los retos del sector agrícola del departamento. Mejoramiento genético, banco de maquinaria, vías terciarias y medio ambiente, los puntos clave.

La primera vez que el zootecnista Wilson Solano estuvo a cargo de la Secretaría de Agricultura fue en el 2012. Asegura que en ese momento una de las mayores apuestas fue el mejoramiento genético de los animales; apuesta que debe recuperarse.

Vienen cuatro años de grandes retos desde la Secretaría de Agricultura. ¿Cuál es la estrategia para el campo del Cesar?
El gobernador Luis Alberto Monsalvo desde su campaña ha expresado el importante papel que tiene y debe jugar el campo del Cesar. Las esperanzas de muchos sectores del departamento están puestas en el sector agropecuario, hablamos por ejemplo de la generación de 15.000 empleos. No es desconocido que aunque el sector minero es el que más pesa en el Producto Interno Bruto del departamento, no es el que más empleo genera, ese lugar lo tiene el sector agropecuario.

¿Qué proyectos hay para el campo del Cesar?
El sector agropecuario es el gran objetivo a trabajar. Tenemos grandes proyectos, está recuperar y sacar adelante el Centro de Desarrollo Tecnológico, CDT, de la ganadería; vamos a seguir trabajando los proyectos de mejoramiento genético que ya trabajamos y que fueron ejemplo a nivel nacional. Son proyectos que inciden en el mejoramiento de la productividad del sector ganadero.

¿Y en el sector agrícola?
Vienen proyectos importantes en materia agrícola. El gobernador ha hablado de las células agrícolas, agricel, células que permitirán un desarrollo agrícola. Eso enmarca tres grandes espectros: generación de empleo, productividad (mejorar ingresos) y trabajar por la seguridad alimentaria del Cesar.

¿En qué consisten las células agrícolas?
Las células agrícolas consisten en desarrollar una serie de reservorios que nos permitan cosechar el agua en épocas de lluvias y trabajar sistema de irrigación alrededor de nuestros reservorios donde se pueda producir.

¿Qué experiencia dejó el primer paso por la Secretaría de Agricultura?
Mucha. De profesión soy zootecnista con una especialización en Gerencia de Empresa. Trabajé siete años con la Asociación de Criadores de Ganado Cebú. Entonces yo venía de un campo muy técnico y fue mi primer cargo público. Desde allí se ganó experiencia y se pudo llevar la política pública a muchas familias campesinas que en ese momento se sentían olvidadas. Para muchos fue una sorpresa cuando llegamos con los proyectos a zonas como Mandinguilla, el cordón naranjero, donde se establecieron 500 hectáreas de naranjas y los campesinos ya no creían en las ayudas del Estado, te hablo del 2012.

¿Qué viene específicamente para el CDT ganadero?
Es muy importante entender que el CDT ganadero no es la obra, sino todo lo que de ahí vamos a poder irradiar al departamento en pro de la mejora del sector ganadero, pero no solo a este sector. En el CDT tenemos laboratorio de suelo, laboratorio de agua donde vamos a poder desarrollar investigación sobre temas de cultivos. Ya hay unos maestrantes terminando sus proyectos y que vendrán al Cesar a entregarnos y poner al servicio el conocimiento.

¿Cómo llevar la ciencia a todo el departamento?
Ya lo hicimos. Por ejemplo, en el año 2012, 2013, 2014 con el programa de mejoramiento genético estuvimos en todo el departamento con esos proyectos que permitieron que tuviéramos cerca de 5.000 preñeces por transferencia de embriones con genética mejorada.

Hoy en día podemos hablar de un promedio de producción de 3.5 litros por vaca. Con estos mejoramientos desde muchas partes del departamento nos contaban que estaban ordeñando vacas de 10 litros. Se duplicó.

Somos un departamento agrícola pero no somos competitivos
Tenemos que mejorar costos de producción, mejorar parámetros de generación de empleo desde el sector agrícola. Aunque el sector agropecuario es el que más genera empleo, después de la minería hay dos sectores por encima del agrícola en el PIB del Cesar. Quizás no ser el primero porque el carbón se exporta a gran escala, pero sí el segundo.

¿Es posible la formalidad laboral en el campo?
Puede ser posible. Desafortunadamente tenemos factores externos como las cargas impositivas, cada vez más fuertes, que redundan en que los costos de producción se eleven un poco. Con tecnificación se puede llegar.

¿Qué hay para las vías terciarias?
En el primer periodo fueron cerca de 350 kilómetros de vías pavimentadas. En las vías terciarias el factor clave lo jugó el banco de maquinarias. El gobernador ya está en gestiones para tecnificar ese equipo de maquinarias. Es impresionante el desarrollo que trae una vía.

La primera vez que el zootecnista Wilson Solano estuvo a cargo de la Secretaría de Agricultura fue en el 2012. Asegura que en ese momento una de las mayores apuestas fue el mejoramiento genético de los animales; apuesta que debe recuperarse.

Vienen cuatro años de grandes retos desde la Secretaría de Agricultura. ¿Cuál es la estrategia para el campo del Cesar?
El gobernador Luis Alberto Monsalvo desde su campaña ha expresado el importante papel que tiene y debe jugar el campo del Cesar. Las esperanzas de muchos sectores del departamento están puestas en el sector agropecuario, hablamos por ejemplo de la generación de 15.000 empleos. No es desconocido que aunque el sector minero es el que más pesa en el Producto Interno Bruto del departamento, no es el que más empleo genera, ese lugar lo tiene el sector agropecuario.

¿Qué proyectos hay para el campo del Cesar?
El sector agropecuario es el gran objetivo a trabajar. Tenemos grandes proyectos, está recuperar y sacar adelante el Centro de Desarrollo Tecnológico, CDT, de la ganadería; vamos a seguir trabajando los proyectos de mejoramiento genético que ya trabajamos y que fueron ejemplo a nivel nacional. Son proyectos que inciden en el mejoramiento de la productividad del sector ganadero.

¿Y en el sector agrícola?
Vienen proyectos importantes en materia agrícola. El gobernador ha hablado de las células agrícolas, agricel, células que permitirán un desarrollo agrícola. Eso enmarca tres grandes espectros: generación de empleo, productividad (mejorar ingresos) y trabajar por la seguridad alimentaria del Cesar.

¿En qué consisten las células agrícolas?
Las células agrícolas consisten en desarrollar una serie de reservorios que nos permitan cosechar el agua en épocas de lluvias y trabajar sistema de irrigación alrededor de nuestros reservorios donde se pueda producir.

¿Qué experiencia dejó el primer paso por la Secretaría de Agricultura?
Mucha. De profesión soy zootecnista con una especialización en Gerencia de Empresa. Trabajé siete años con la Asociación de Criadores de Ganado Cebú. Entonces yo venía de un campo muy técnico y fue mi primer cargo público. Desde allí se ganó experiencia y se pudo llevar la política pública a muchas familias campesinas que en ese momento se sentían olvidadas. Para muchos fue una sorpresa cuando llegamos con los proyectos a zonas como Mandinguilla, el cordón naranjero, donde se establecieron 500 hectáreas de naranjas y los campesinos ya no creían en las ayudas del Estado, te hablo del 2012.

¿Qué viene específicamente para el CDT ganadero?
Es muy importante entender que el CDT ganadero no es la obra, sino todo lo que de ahí vamos a poder irradiar al departamento en pro de la mejora del sector ganadero, pero no solo a este sector. En el CDT tenemos laboratorio de suelo, laboratorio de agua donde vamos a poder desarrollar investigación sobre temas de cultivos. Ya hay unos maestrantes terminando sus proyectos y que vendrán al Cesar a entregarnos y poner al servicio el conocimiento.

¿Cómo llevar la ciencia a todo el departamento?
Ya lo hicimos. Por ejemplo, en el año 2012, 2013, 2014 con el programa de mejoramiento genético estuvimos en todo el departamento con esos proyectos que permitieron que tuviéramos cerca de 5.000 preñeces por transferencia de embriones con genética mejorada.

Hoy en día podemos hablar de un promedio de producción de 3.5 litros por vaca. Con estos mejoramientos desde muchas partes del departamento nos contaban que estaban ordeñando vacas de 10 litros. Se duplicó.

Somos un departamento agrícola pero no somos competitivos
Tenemos que mejorar costos de producción, mejorar parámetros de generación de empleo desde el sector agrícola. Aunque el sector agropecuario es el que más genera empleo, después de la minería hay dos sectores por encima del agrícola en el PIB del Cesar. Quizás no ser el primero porque el carbón se exporta a gran escala, pero sí el segundo.

¿Es posible la formalidad laboral en el campo?
Puede ser posible. Desafortunadamente tenemos factores externos como las cargas impositivas, cada vez más fuertes, que redundan en que los costos de producción se eleven un poco. Con tecnificación se puede llegar.

¿Qué hay para las vías terciarias?
En el primer periodo fueron cerca de 350 kilómetros de vías pavimentadas. En las vías terciarias el factor clave lo jugó el banco de maquinarias. El gobernador ya está en gestiones para tecnificar ese equipo de maquinarias. Es impresionante el desarrollo que trae una vía.

Pero aún no estamos bien en vías terciarias
Es mucho mayor la necesidad. Si no me falla la memoria, el inventario de intervención de vías terciarias con el banco de maquinaria estaba en cerca de unos 5.000 kilómetros, estuvimos en cerca de 2.000 kilómetros intervenidos.

Deivis Caro/ EL PILÓN
defancaro1392@gmail.com