8 octubre, 2019

Reubicada en Valledupar primera familia de El Hatillo

Después de más de siete años de espera se empezó a ejecutar el proyecto de reasentamiento que beneficiará a más de doscientas familias en zona de afectación minera. La ejecución de este plan inició con la reubicación de una de las familias del corregimiento El Hatillo, que fue trasladada hacia la ciudad de Valledupar, establecida […]

Esta fue la primera familia del corregimiento de El Hatillo que se reubicó en el barrio 450 años de valledupar mediante el plan de reasentamiento individual. 

FOTO: CORTESÍA

Después de más de siete años de espera se empezó a ejecutar el proyecto de reasentamiento que beneficiará a más de doscientas familias en zona de afectación minera. La ejecución de este plan inició con la reubicación de una de las familias del corregimiento El Hatillo, que fue trasladada hacia la ciudad de Valledupar, establecida en la Ciudadela 450 Años.

Por su parte, el vocero de las empresas mineras, Wisam Faraj comentó: “Actualmente y según lo pactado en el cronograma del plan de acción de reasentamiento, Par, hemos logrado el reasentamiento Individual de la primera familia de la vereda, la cual se encuentra reubicada en Valledupar, se estima que para este último trimestre del año, continuemos con un bloque de traslados. La vereda El Hatillo cuenta con algo más de 200 familias, con cada una de ellas se pactaron acuerdos con el fin de conocer la modalidad de reasentamiento que más se acomodara a sus necesidades. Hasta el momento las cifras de las personas que optaron por el reasentamiento individual es confidencial.”

¿Por qué la necesidad de reubicar a estas familias?

El programa de reaseamiento nació de acuerdo a una directriz del ministerio de Ambiente a las empresas mineras CNR, Drummond y Prodeco como una medida preventiva después de un estudio de calidad de aire. Era necesaria la reubicación de estas familias con el fin de evitar afectaciones directas sobre su salud.

Según las empresas mineras: “El proyecto de reubicación y reasentamiento de la comunidad hatillana se llevó a cabo con todas las normas establecidas para hacer una restauración de medios de vida a través de diferentes fases se comenzó este proceso; una fase diagnostica donde se determina el tipo de comunidades existentes, cantidad de familias, definición de cultura y recreación y a qué se dedican, una identificación de impactos que son diferentes de acuerdo a la población, cultura, medios de vida, calidad de vivienda, recursos, o servicios y la elaboración de una matriz de compensaciones donde se tiene en cuenta, restitución de tierras y recursos naturales, aspectos culturales, hábitat y vivienda, aspectos sociales y redes familiares”.

El Banco Mundial, el Banco Interamericano y las Empresas Mineras en cumplimiento con los procesos de reasentamiento, iniciaron la gestión para cada una de las comunidades de manera obligatoria. En la actualidad, las entidades mineras se encuentran avanzando en el proceso Censal del corregimiento de Boquerón.