15 agosto, 2017

Reconstruyen parcialmente la avenida Ciro Pupo por fallas estructurales

La Contraloría determinó que esta obra en el municipio de La Paz, Cesar, presentaba fallas técnicas y debilidades en el proceso de construcción y calidad de la obra, estimando el daño patrimonial en $1.110 millones.

La avenida Ciro Pupo Martínez no ha sido inaugurada y tuvo que ser demolida en ciertos sectores, al presentar fallas en más de 68 placas de concreto. EL PILÓN / Carlos Mario Jiménez.

No terminan los problemas para obras construidas en el Cesar con recursos provenientes del Sistema General de Regalías. En los últimos años, organismos de control y veedurías ciudadanas vienen haciendo advertencias y hallazgos sobre el despilfarro en infraestructura, por ejemplo, del Estadio Municipal Armando Maestre Pavajeau, la edificación del canal de Panamá, entre otras.

La avenida Ciro Pupo Martínez, en el municipio de La Paz, es otro de los pendientes de la Gobernación del Cesar, que ya recibió la obra y ahora esta presenta fallas que están siendo corregidas por el contratista.

Sobre el contrato de obra para la pavimentación de la doble calzada de la Ciro Pupo Martínez, suscrito por valor de $3.994 millones, la Contraloría General de la República determinó que presentaba fallas técnicas y debilidades en el proceso de construcción y calidad de la misma, estimando un daño patrimonial en $1.110 millones.

Adicionalmente advirtió para este mismo contrato un segundo hallazgo con incidencia fiscal por $228.2 millones.
Dichas falencias quedaron en evidencia, según la Veeduría Ciudadana de La Paz, una vez fue entregada la obra por la Unión Temporal La Paz, conformada por Construcciones y Consultorías AC S.A.S., Obras Maquinarias y Equipos Tren S.A.S., y Eduardo Alfredo Ghisays Vitola, a la Secretaría de Obras Departamental.

El presidente de la Veeduría de dicho municipio, José María Oñate Araújo, explicó que las fallas fueron denunciadas desde los trabajos complementarios de la obra y fue la veeduría nacional, encargada de elevar la queja a los organismos de control.

“Hoy están destruyendo las placas que se habían dañado. La inversión inicial no fue bien ejecutada, así que no hubo eficiencia. La Contraloría encontró fallas en 76 placas y la veeduría local había un hecho un inventario de 54.

Las fallas son proporción cemento – arena, no da la resistencia y cuando el vehículo de carga pesada pasa las parte. Utilizaron un cemento pasado”, declaró Oñate Araújo

Este contrato se firmó el 7 de junio de 2013 y el plazo pactado entre la Gobernación y el contratista fue de 180 días, pero la Unión Temporal La Paz no cumplió y entonces le dieron dos prórrogas, una de 90 y otra de 60 días, para culminarlo.

Los trabajos tenían fecha para entregarse en seis meses, pero finalmente son más cuatro años y la obra no está terminada, teniendo en cuenta los arreglos que entró a realizar la Unión Temporal La Paz, luego de las fallas encontradas al interior del mejoramiento y rehabilitación en doble calzada de 3.8 kilómetros, como está estipulado en el contrato inicial.

En agosto de 2013, cuando puso la primera piedra, el entonces gobernador Luis Alberto Monsalvo Gnecco, dijo “esta obra, que permite conectar el departamento de norte a sur, mejorará de manera significativa las condiciones de movilidad de los más de 8.000 vehículos que a diario transitan por la misma”.

Hoy la expectativa de los pacíficos es total por la demolición de 68 placas hechas en concreto y así lo entiende el secretario de Obras, Federico Martínez Daza.

“Actualmente se está adelantando la reparación de las losas que estaban con inconvenientes, se demolieron y se están fundiendo las nuevas. La obra se recibió hace algún tiempo y las reparaciones que solicitó la Gobernación al contratista las está atendiendo por estabilidad de obra”, señaló Martínez Daza en diálogo con EL PILÓN.

El funcionario aseguró que al contratista le requirieron atención del caso y está cumpliendo.
“Se han atendido 68 placas, entre las dos calzadas que son casi tres. Esperemos que deban terminarse en unos 20 días. El problema en su gran mayoría fue retracción del concreto por las altas temperaturas”, acotó el jefe de la Secretaría de Infraestructura del Cesar.

A la avenida Ciro Pupo Martínez además deben hacerle bordillos, colectores de aguas lluvias, señalización, ciclo rutas, señales de tránsito, lámparas para el alumbrado público, bancas, canecas de basura y suministro de árbol mediano, cambiando el perfil urbano y el espacio público de la zona.

 

Por Carlos Mario Jiménez
Carlos.jimenez@elpilon.com.co