4 febrero, 2019

Prepárese: útiles escolares, un gasto adicional en el inicio del año

Muchos padres de familia han tomado conciencia y ahorran en diciembre para los gastos en enero y febrero. Los impuestos y los aumentos en los diferentes productos de la canasta familiar y combustibles no son los únicos costos a los que se deben enfrentar cada año los colombianos; los útiles escolares son otros gastos para […]

Muchos padres de familia han tomado conciencia y ahorran en diciembre para los gastos en enero y febrero.

Los impuestos y los aumentos en los diferentes productos de la canasta familiar y combustibles no son los únicos costos a los que se deben enfrentar cada año los colombianos; los útiles escolares son otros gastos para los que deben prepararse en el inicio de año los ciudadanos.

La Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, dio a conocer una encuesta en la que se muestra que las familias con hijos en edad escolar deben enfrentar gastos adicionales referentes a útiles escolares entre 300 mil y 700 mil pesos, que no incluyen matrículas y pensiones.
Según la encuesta, el 39 % de los colombianos gastará una cifra cercana a los 300.000 pesos; el 30 % pagará entre 300.000 y 500.000 pesos; un 14 % entre 500.000 y 700.000 pesos y un 17 % comprará útiles por más de 700.000 pesos.

También dice la encuesta que muchos hogares previendo los gastos adicionales de enero y febrero ahorran en diciembre, por lo que el 39 % guardó durante el fin de año para estas compras.

Respecto al lugar en donde compran los colombianos en la temporada escolar, papelerías y sitios especializados son aún el lugar preferido con el 46 %. También están los almacenes de grandes superficies con un 31 %; las ferias escolares con el 20%, entre otros.

La encuesta de Fenalco dice que el 57 % pagará en efectivo, el 24 % con tarjeta débito y el 14 % con tarjeta crédito, mientras que el 5 % con otros medios de pago.
El director de Fenalco en el Cesar, Octavio Pico Malaver, explicó que esta encuesta aplica para toda Colombia, toda vez que las familias tienen este tipo de gastos cuando empieza la jornada escolar.

En cuanto a los textos usados dijo que estos pocas veces se pueden utilizar, porque hay una práctica de que todos los años los cambian: “Cómo si cambiara la pedagogía, como si cambiaran los conocimientos o los métodos de enseñanza, lo que hace que la gente no pueda utilizar los libros”.

INFORMALIDAD
Uno de los factores que sigue afectando a los libreros de tradición es la informalidad; según explicó Pico Malaver, el sector está muy mal debido a esta práctica ilegal.

“La informalidad le hace mal a los libreros, ello son los que jalonan el tráfico, pero el ilegal, el informal se pega de eso, eso no solo se presenta en textos, sino en útiles”, dijo el director de Fenalco en el Cesar

Además de la ilegalidad, estas personas ocupan el espacio público y generan un estrés callejero.

Por Sandra Santiago B. / EL PILÓN
Sandra.santiago@elpilon.com