23 noviembre, 2021

“Necesitamos confianza entre el sector privado y público”: presidente de Fenalco, seccional Cesar

Hace más o menos un mes, Eloy Gutiérrez Anaya, gerente del Club Valledupar, fue elegido como el nuevo presidente de la Junta Directiva de Fenalco, seccional Cesar. EL PILÓN dialogó con el empresario sobre los desafíos de Valledupar y el Cesar en materia empresarial.

Eloy Gutiérrez Anaya, presidente de la Junta Directiva de Fenalco, seccional Cesar.

Eloy Gutiérrez Anaya, actual gerente del Club Valledupar, es el nuevo presidente de la Junta Directiva de la Federación Nacional de Comerciantes, seccional Cesar. Gutiérrez habló con EL PILÓN y manifestó que urge recuperar la confianza entre el sector público y el sector privado para poder crecer como departamento.

¿Cómo está estructurada la seccional Cesar de Fenalco?

De esta seccional hacen parte todos los sectores empresariales, tales como: automotriz, autopartes, sector hotelero, turismo, y demás; cada uno de esos sectores tienen unos comités, es decir, una especie de subdivisión, y cada uno de ellos tiene un representante en la Junta Directiva. En ese sentido, la Junta Directiva tiene un presidente, un primer y segundo vicepresidente; y en lo ejecutivo tenemos un director que es Octavio Pico, encargado de todos los temas ejecutoriales. 

¿Cuáles son las propuestas estratégicas de la seccional Cesar de Fenalco?

Hemos planteado a nivel seccional una serie de estrategias, entre las que se encuentra el crecimiento, impacto a nivel de comunicaciones y difusión, influencia a nivel de ciudad y una cuarta estrategia tiene que ver con el aporte a la construcción de un documento de ciudad a través del Comité Intergremial. 

En esta última propuesta cada uno de los sectores de los gremios que conforman el Comité Intergremial deberá plantear una alternativa de solución como ciudad, por supuesto que impactará a su gremio pero también debe impactar a la ciudad. 

Empecemos con la estrategia de crecimiento como seccional…

Lo primero que debemos hacer es que más afiliados conozcan Fenalco, qué hace, para qué existe, que conozcan el nivel de impacto que tenemos en la ciudad y en la región para que quieran estar con nosotros;  es decir, crecer en cuanto al número de afiliados, la idea es crecer hasta un 11 %.

La segunda meta que tenemos es que nos conozcan más, porque a pesar de que Fenalco hace mucho por el gremio casi que no se conoce, podemos hacer más eventos educativos y más convocatorias.

¿Y la tercera?

Está relacionada con el tema de impacto como ciudad, ampliar los convenios con las universidades, con los medios y con cada uno de los públicos interesados en que el gremio se fortalezca. 

Y por último, esperamos que a través del relacionamiento con los empresarios y academias podamos construir el documento que mencioné anteriormente para que se convierta en propuesta de solución para el Estado.

¿Quiénes están en Fenalco?

Si dividimos al país en grandes y medianos empresarios, para el primero estaría la ANDI (Asociación Nacional de Industriales) que agremia a las empresas más grandes del país; y luego, en ese orden de ideas, vendría Fenalco. Nosotros también tenemos dentro de nuestro gremio grandes, medianas y pequeñas empresas, y el pequeño comerciante. 

En ese orden de ideas, somos, quizá, el gremio más importante del país en nuestro sector. Fenalco tiene influencia en todos los sectores, es decir, está en todas las actividades. Fenalco es el autor del auxilio de la nómina, esa fue una iniciativa que impactó a todos los empresarios del país. A nivel de liderazgo como gremio, podemos decir que somos el más representativo en todo el país. 

¿Cuántos empresarios del Cesar están en Fenalco?

En este momento tenemos afiliados 117 empresarios de los 14.000 que hay en el departamento, por eso, la apuesta que tenemos es crecer y pasar de ese 0,7 % que tenemos hoy, por lo menos a un 10 %. Ahí está planteado el reto. 

¿Cuáles son los beneficios de estar afiliado al gremio?

La razón de ser de la seccional la dividimos en cuatro: acompañar, representar, defender y ayudar al empresario. Queremos que el empresario se sienta representado ante todas las entidades gubernamentales y no gubernamentales; el pertenecer a Fenalco tienen muchas ventajas, una de ellas es que en el proceso de acompañamiento hay muchas alternativas y apoyo para que el empresario y comerciante aumente sus ventas, que se beneficie de las decisiones que se toman a nivel gubernamental, que sienta la defensa cuando por alguna medida se sienta afectado, entre otros beneficios.

¿Qué radiografía puede hacer del sector empresarial de esta región?

Valledupar y la región tienen un problema de competitividad, poca fuente de generación de ingresos para el ciudadano; es decir, tenemos poca oferta en cuanto a productividad, nuevos negocios y nuevas oportunidades.  

Un tema que nos tiene que preocupar es qué pasará cuando se vaya el carbón, al cual le quedan, a lo mucho, 10 años. 

Por otro lado está la desconfianza de los empresarios hacia la institucionalidad, si no se recupera la institucionalidad no vamos a tener un desarrollo sostenible. En otras palabras, el Estado es como la vía férrea donde se van a movilizar los vagones que van a empujar el desarrollo, y los vagones serían el sector privado. 

El sector público, en este caso el Estado, es el que dicta y hace las normas, en otras palabras, es el que plantea una posición de árbitro para que el sector privado invierta y se sienta seguro. 

Pero tenemos  un gran problema que no se puede desconocer y que está en todos los niveles del Estado: la corrupción, y eso hace que la ruptura sea evidente; hoy la institucionalidad del departamento del Cesar tiene poca credibilidad, es decir, quienes hoy ostentan cargos en el Estado no están generando confianza. 

¿Cuál debe ser la apuesta empresarial y económica del departamento?

Es complejo, pero lo primero que debemos hacer es pensar que en 10 años ya no habrá carbón y buscar cómo reemplazarlo. Una de las opciones puede ser retomar el mercado de Venezuela, no es una decisión del departamento ni nuestra, pero es una alternativa; eso nos representaba 12.000 millones de dólares anuales que se perdieron y no se pudo recuperar.

Lo segundo que se habla y se discute es que debemos retomar la producción agrícola, pero eso implicaría una cantidad de temas, porque tenemos unos acuerdos de libre comercio que debemos respetar. Tenemos que mirar cómo nos volvemos productivos en infraestructura, un ejemplo de ello es el puerto seco de Bosconia, como principal centro logístico del Cesar. 

Por Redacción EL PILÓN.