Publicidad
Judicial - 8 agosto, 2022

Murió apedreado por la comunidad tras violar a una niña en Valledupar

El sujeto abordó a la menor cuando se movilizaba sola a su lugar de residencia; la sometió a golpes en el rostro y la lesionó en sus partes íntimas para abusarla

El sujeto murió por golpes contundentes en la cabeza.
El sujeto murió por golpes contundentes en la cabeza.

Alrededor de las 11:00 de la noche del domingo, Nelson Enrique Pérez, de 42 años de edad, murió apedreado por la comunidad luego de abusar sexualmente de una niña de 10 años de edad en el barrio Galán, suroccidente de Valledupar. 

Al parecer, el sujeto abordó a la menor cuando se movilizaba sola a su lugar de residencia; la sometió a golpes en el rostro y la lesionó en sus partes íntimas para abusarla. Sin embargo, los habitantes del sector notaron la brutal agresión y en cuestión de minutos atraparon al hombre en una vía pública de la carrera 36 Bis con número 2-21 de ese mismo sector. 

Se da una reacción de la comunidad y le ocasionan (al sujeto) múltiples golpes a esta persona en varias partes del cuerpo, quien fue trasladado de manera inmediata al hospital donde posteriormente fallece”, manifestó el coronel Luis León Rodríguez, comandante del Departamento de Policía Cesar. 

Las autoridades determinaron que Nelson Enrique Pérez presentaba anotación judicial por el delito de secuestro simple. 

LA PEQUEÑA 

La niña de 10 años fue trasladada a un centro asistencial para iniciar el restablecimiento de sus derechos. Según indicó la mamá de la víctima a las autoridades, ella se encontraba con la hija en un puesto de fritos y la menor se desplazó sola hasta su residencia, pero en el camino fue abordada por el hombre que la intimidó y abusó de ella. 

UNA DENUNCIA

No obstante, personas del sector indicaron a EL PILÓN que la mujer presuntamente tiene a la niña y a otros menores de edad en condiciones deplorables. Denunciaron que la femenina pone a trabajar a algunas de las hijas y no estudian. Además, una ciudadana manifestó que a veces los mismos vecinos le dan comida a las menores por las precarias condiciones en las que residen. 

Al respecto, este medio de comunicación contactó al ICBF del departamento, pero hasta ahora no se habían pronunciado sobre el caso.