Publicidad
Cultura - 16 septiembre, 2022

Mural ‘Relieve de una serranía musical’, nuevo atractivo de Valledupar

La obra del versátil artista Juan Carlos Ravelo Hernández, pretende simbolizar la idiosincrasia y cultura de los cesarenses.  Está ubicada en el centro de Valledupar.

EL MURAL ‘RELIEVE DE UNA SERRANÍA MUSICAL’ está plasmado sobre una pared del tradicional hotel Sicarare en pleno centro de la ciudad./ FOTO JOAQUÍN RAMÍREZ.
EL MURAL ‘RELIEVE DE UNA SERRANÍA MUSICAL’ está plasmado sobre una pared del tradicional hotel Sicarare en pleno centro de la ciudad./ FOTO JOAQUÍN RAMÍREZ.

Valledupar amaneció este jueves con un nuevo atractivo cultural en pleno centro de la ciudad.  Se trata de un mural, plasmado sobre una pared del tradicional hotel Sicarare, el cual pretende simbolizar, principalmente, la idiosincrasia de los cesarenses. 

El autor de esta obra es el versátil artista Juan Carlos Ravelo Hernández, oriundo de Chimichagua (Cesar), quien resultó ganador de la convocatoria ‘La cultura va’ de la Alcaldía Municipal, direccionado por parte de la secretaría de Cultura local.

El mural llamado ‘Relieve de una serranía musical’, explica su autor, es una radiografía pictórica y tangible donde se ve plasmada la idiosincrasia, cultura, musicalidad y plurietnicidad que tiene Valledupar, que destaca además ese manto precioso como lo es la Serranía.  “Busca convertirse para Valledupar, propios y extraños, en una obra que quede en la retina y corazón de aquel que llegue y se encuentre con ella”, explicó Ravelo en diálogo con EL PILÓN.

Aunque en un principio la obra estaba presupuestada para realizarse solamente en pintura, Ravelo aprovechó su manejo versátil dentro del arte de la escultura en toda su dimensión, para hacerla con la técnica de ‘tallado en cemento sobre relieve’.

En la obra confluyen varios elementos como un árbol de Cañahuate, que simboliza la vegetación de Valledupar y sus alrededores; mochilas arhuacas, elemento propio de las comunidades indígenas de Valledupar y sus alrededores; un camino pedregoso y agreste, que desnuda la faena para transportar los alimentos y la complejidad de la serranía y su contexto.

Además, se puede observar un poporo, elemento importante de esas tradiciones ancladas en esas comunidades indígenas; una caja, una guacharaca y un acordeón que simbolizan la esencia musical vallenata y, en su fondo, una mata de café que es precisamente esa vegetación y producto “que tenemos como nativos de la región”.   Al final, unas cayenas iluminan la obra y le dan un aspecto tropical y alegre. “Como somos nosotros los cesarenses, los costeños”, recalca Ravelo.

EL AUTOR DE LA OBRA es el versátil artista Juan Carlos Ravelo Hernández, oriundo de Chimichagua (Cesar)./ FOTO JOAQUÍN RAMÍREZ.

El mural, que mide 7,70 metros de largo y 3 de alto, tuvo al pintor Pedro Vivas como invitado quien hizo parte del proceso artístico.

Valledupar es cuna de acordeones, cuna de vallenatos, cuna de ancestrales, de comunidades indígenas, ese es Valledupar, es el epicentro de la cultura a nivel Colombia”, puntualizó el artista chimichagüero.

POR JOSÉ ALEJANDRO MARTÍNEZ VEGA / EL PILÓN